Conoce por qué el bisonte americano fue una vez el símbolo de las Grandes Llanuras

María Eugenia Thomas · 22 febrero, 2019
Se trata de uno de los animales más simbólicos para las tribus americanas; en 2016 se promulgó la Ley de Legado Nacional de Bisontes que, oficialmente, convierte al bisonte americano en el mamífero nacional de Estados Unidos

El bisonte americano es un mamífero ungulado de pezuñas grandes. Esto quiere decir que se apoya y camina con el extremo de los dedos, los cuales están cubiertos por las pezuñas. Su hábitat natural se encuentra entre las Grandes Llanuras estadounidenses.

Aunque algunas personas lo llaman búfalo, el bisonte americano no tiene relación con la especie del búfalo africano, que es la única especie de búfalo verdadero en el mundo. El bisonte americano está más íntimamente relacionado con vacas y cabras.

Su rol como símbolo americano

El bisonte estadounidense tiene unas de las historias más dramáticas sobre el impacto humano en el medio ambiente. En el siglo XVII, aproximadamente 60 millones de estos animales vagaban por las llanuras de América del Norte. Tras el arribo de los colonos, esta especie fue expulsada de su hábitat natural.

Fueron cazados despiadadamente y en 1890 se contaban menos de 1 000 ejemplares supervivientes. El hombre nativo tradicionalmente había cazado al bisonte en busca de comida, herramientas y pieles, pero la masacre de los europeos era principalmente por deporte.

Con una visión fortuita, la Sociedad Americana de Bisontes se formó en 1905 para asegurar la supervivencia de esta especie. Con la ayuda de la cría en cautividad y las reintroducciones a la naturaleza, la población de bisontes estadounidenses está ahora relativamente segura.

Ataques de bisontes a personas

Este ejemplar es un superviviente de la Edad de Hielo, el mamífero terrestre más grande de Estados Unidos y un antiguo símbolo de libertad, fuerza y autodeterminación. Su imagen ha sido grabada en monedas de níquel y es el sello oficial del Departamento del Interior de los Estados Unidos.

A pesar de los desafíos casi insuperables, un grupo diverso de estadounidenses se unieron para evitar la extinción del bisonte. Su esfuerzo combinado resultó en una de las primeras historias de éxito en conservación del país. Gracias a su dedicación, el público comenzó a ver al bisonte como algo más que una fuente de cuero.

Características físicas del bisonte americano

El pelaje del bisonte americano es marrón oscuro y largo en la parte delantera. Los pelos individuales suelen medir 50 centímetros de largo y en raras ocasiones el pelaje es gris, moteado o de color crema. Los terneros nacen de color marrón rojizo claro, pero cambian a marrón oscuro a los seis meses de edad aproximadamente.

En la frente, el pelo es lanudo y rizado, lo que le da una apariencia de trapeador entre los cuernos. Sus hombros son macizos y jorobados, y mantiene la cabeza baja. Las cornamentas están presentes en ambos sexos; se arquean hacia atrás, hacia afuera y luego hacia arriba, para curvarse ligeramente en las puntas.

La longitud de su cuerpo oscila entre los 3 y 3,5 metros de largo, y mide 1,95 metros de alto aproximadamente. Su cola es de 30 a 90 centímetros y en su etapa adulta un bisonte puede pesar entre 500 y 1 000 kilos. A pesar las dimensiones, este animal puede andar a velocidades de 50 km/h y ejecutar saltos hasta de dos metros en el aire.

Comportamiento y hábitos de reproducción

Conocido por recorrer grandes distancias, el bisonte americano se mueve continuamente mientras come. Las hembras lideran los grupos familiares, mientras que los machos permanecen solitarios o en pequeños grupos durante la mayor parte del año.

Comportamiento del bisonte americano: reproducción

Los bisontes se adecúan a las condiciones climáticas extremas de las Grandes Llanuras. Desde el calor del verano hasta el intenso invierno, época en la cual suelen cavar sobre la nieve profunda para alcanzar la vegetación que se encuentra debajo.

Esta especie disfruta de frotarse, rodar y revolcarse en la tierra. El revolcarse crea una pequeña depresión en la tierra similar a un enorme plato. Esta fue una característica común de las Grandes Llanuras y, por lo general, estos espacios de tierra eran solo cuencos de polvo sin vegetación.

Los machos tienen una vida solitaria hasta el momento de la reproducción. Esto ocurre entre los meses de junio a septiembre: entonces los machos se golpearán mutuamente con sus cabezas en un intento por llamar la atención de las hembras.

En el primer semestre del siguiente año, la hembra parirá a un solo ternero. Estas crías carecen de la característica joroba de los adultos. Después de los seis meses, cuando comienza a cambiar el color de su pelaje, irá apareciendo progresivamente la joroba.