Comunicación felina: tu gato habla

La comunicación felina es la manera en la que los gatos se expresan. Este tipo de comunicación se puede dar entre animales, pero también con sus dueños. Entender su comportamiento genera mayor empatía.

Existen dos formas de comunicación en los felinos: a través de instintos naturales y comportamientos. El primero, como en la mayoría de los animales, está definido por el marcado de territorio.

A través de su olor, los gatos dejan marcas donde se posan para identificar su espacio. Esto les sirve a modo de rastro, pero también es un mensaje para otros felinos que paseen por el lugar.

Los gatos se han ganado la fama de ser desapegados e independientes. Sin embargo, se ha comprobado que los felinos disfrutan de la compañía como cualquier animal domesticado.

Para saber cómo se siente un gato basta con analizar su comportamiento.

La comunicación felina del comportamiento

No es de extrañar oír a algunos gatos y confundirlos con la voz de un niño. Los felinos tienen la capacidad de imitar tonos de voz y, en muchos casos, puede llegar a parecer que pronunciar palabras.

Gato maullando

De igual forma, gracias a la cantidad de músculos en su cara, pueden ser muy expresivos. Aprender a leer sus expresiones puede ayudar a descifrar el estado de ánimo del animal.

Por ejemplo, en el caso de las orejas, de acuerdo a su posición, hablan sobre el humor del gato. Si estas están inclinadas hacia delante indican que el felino quiere ser amigo.

Si por el contrario se encuentran hacia atrás son señal de alerta o amenaza. Cuando las orejas se encuentran en esta posición y, además, están dobladas, el gato puede tener miedo.

Otro elemento que habla por sí solo son los bigotes. Si los bigotes se encuentran estirados, por debajo de las mejillas, es señal de miedo.

Por otro lado, si tienen forma de abanico, extendidos hacia los lados, el gato está de buen humor. Cuando tienen la misma forma, pero hacia delante, es señal de tensión. Y si están hacia atrás indican timidez.

El flehmen es una expresión característica de los gatos, que se produce cuando perciben un olor que les da placer. Consiste en una especie de arruga que realiza su labio superior que, a simple vista, se asemeja a una expresión de asco.

Tips básicos para comprender la comunicación felina

  1. Muchos elementos del cuerpo del gato hablan por sí mismos, y la postura es una de ellas.  Un gato con las patas delanteras dobladas se prepara para atacar, y cuando se siente inseguro doblará las patas traseras. 

A través de la cola del felino también se pueden identificar las necesidades del animal. Por ejemplo, si la cola se mantiene recta y ligeramente curva en la punta, el gato está contento. De la misma manera, si el pelaje está tupido es señal de entusiasmo.

Si, por el contrario, la cola está encrespada, el gato está emocionado. Sin embargo, si la cola está baja o escondida el felino está asustado o denota timidez.

Otro modo de comunicación es su actitud. Los gatos que se frotan a las personas es porque las sienten de su propiedad. Para reconocer a alguien olfatean su cara, mientras que si recuestan su cabeza sobre la persona es señal de saludo. 

  1. Por medio de la intensidad del maullido los gatos indican el nivel de necesidad que tienen.

Los maullidos cortos y múltiples se usan como saludo y, cuando el maullido es largo, existe una necesidad. A mayor intensidad en el maullido, mayor será la urgencia que tenga el gato.

Gato en casa con su dueña

Otros sonidos comunes, como el ronroneo o parloteo, dejan entrever el entusiasmo que siente el felino. 

  1. A través de la comunicación no verbal, el dueño también puede conectarse con el gato. El hecho de establecer contacto visual con el gato nos va a ayudar a saber cuál es la situación.

Si se parpadea lentamente mientras se mira al animal, el felino sabrá que se trata de una situación segura.

Si, por el contrario, se fija la mirada en el gato directamente, él creerá que se trata de una amenaza. 

La repetición es la mejor manera de enseñar modales a un felino. Con las manos se puede indicar a dónde se desea que vaya. En el momento de dar órdenes se debe hacer con un tono de voz firme y contundente. Y es que resulta primordial que el animal siempre reconozca la autoridad de su dueño.

Fuente de la imagen principal: Jerry Liu

Te puede gustar