El lenguaje de los gatos… ¿qué es lo que nos quieren decir?

Antonia Tapia · 20 diciembre, 2014

¿Tienes un gato y no entiendes su lenguaje? ¿Sabías que el tono de su voz, la posición de las orejas y el movimiento de su cola pueden revelar sus sentimientos e intenciones? Tú puedes aprender a leer estas señales y muchas de otras. De esa manera podrás tener una idea de lo que está pasando en la mente de su gato. Vamos a identificar algunas de estas pistas para entender el lenguaje de los gatos.

¿Qué nos dicen los sonidos que emiten los gatos?

lenguaje de los gatos 2
Chirridos, maullidos puedes aprender mucho del vocabulario de tu gato. Por medio de esos sonidos ellos te dirán cuándo es hora de levantarse, cuando se sienten cariñosos, amenazados o con dolor.

Miau, por ejemplo, es una expresión de uso múltiple. Tu gato puede estar diciendo “miau” como un saludo, un pedido o un anuncio.

Otra forma de sonido que utilizan los gatos son los chirridos y trinos. El chirrido es muy habitual escucharlo entre las gatas que han sido madres, a través de él indican a sus gatitos que deben seguirla. Si lo llevamos a nuestra práctica, probablemente el chirrido significa que tu gato quiere que lo sigas, por lo general, a su plato de comida. Si tienes más de un gato, seguramente los oirás conversar de esa manera.

El ronroneo, por ejemplo, suele ser un signo de la alegría. Los gatos ronronean cuando están contentos, incluso mientras están comiendo. Sin embargo también puede indicar ansiedad o enfermedad. Usando su ronroneo el gato se consuela a sí mismo, como cuando un niño se chupa un pulgar.

El gruñido, al igual que sucede en algunos perros, significa que tu gato está molesto, enojado, agresivo o asustado. En esos casos lo mejor siempre es dejarlo solo.

El aullido es parecido al maullido pero en voz alta. Los gatos utilizan este sonido para expresar angustia. Por ejemplo puede suceder que se haya quedado atrapado en un armario y utilice este sonido para indicarte en dónde se encuentra.

El aullido también forma parte de la conducta de apareamiento sobre todo en aquellos gatos que no están castrados o en gatas que no han sido esterilizadas. Suelen ser muy molestos. Finalmente, si tu gato es de edad avanzada, y suele emitir frecuentemente este sonido, quizás puede estar sufriendo de un trastorno cognitivo (demencia) y puede aullar porque está desorientado.

Interpretando algunas posturas de tu gato

lenguaje de los gatos 3
Orejas: si tu gato acomoda sus orejas hacia adelante puede significar que está alerta, interesado o feliz. Sin embargo si se encuentran hacia atrás o hacia los lados probablemente esté irritable, asustado o enojado.

Pupilas dilatadas (grandes): nervioso o sumiso. Si se le dilatan un poco, defensivamente agresivo completamente dilatada, posiblemente juguetón

Frotamiento: cuando tu gato se frota su cuerpo contra el tuyo, él te está diciendo que te quiere y está marcando su territorio. Verás que también hace lo mismo frotándose en la silla, las puertas y en todo aquello que esté a la vista. En cierta medida lo que quiere expresar con ese movimiento es que todo eso es suyo, incluido tú.

Amasadura: comúnmente así se conoce al movimiento que hacen los gatos con sus patas sobre una superficie blanda. Este movimiento es un vestigio de cuando era pequeño en donde masajeaba los pezones de su madre para mejorar el flujo de leche. Si tu gato hace esto seguramente es porque está realmente feliz.

¿Has notado que por momentos tu gato olfatea algún elemento y abre la boca ligeramente? Esto significa que está recabando información sobre este objeto ya que su sentido del olfato es muy sensible. Lo que él hace con esa información aún no se sabe.

Si tu gato está irritado o sobre-estimulado tendrá las pupilas dilatadas, puede gruñir morder y arañar. Si se siente nervioso o ansioso sus pupilas estarán dilatadas, tendrá la cola baja o metida entre las piernas y buscará algún escondite.

En caso de que tu gato esté enojado o agresivos sus orejas se mantendrán  hacia atrás y sus pupilas estarán estrechas. Su cola puede estar hacia arriba o hacia abajo. Si ves a tu mascota en esta posición recuerda que los gatos realmente no quieren pelear, pero ese comportamiento puede progresar si uno de los gatos no da marcha atrás.