Comportamiento y reproducción de los Íbices

Virginia Duque Mirón · 14 enero, 2019
Los íbices destacan por sus enormes cornamentas –en el caso de los machos– y por su gran capacidad de adaptación a diversos ecosistemas

Quizá no hayas escuchado hablar nunca de los íbices y, por eso, hemos pensando escribir este articulo, en el que te los daremos a conocer. ¿Te quedas con nosotros para descubrirlos?

Qué son los íbices

Seguro que si te mencionamos una cabra salvaje sabes lo que es. Pues bien, es el nombre común para un íbice: una especie de cabra salvaje europea que pertenece al orden Artiodactyla y la familia Bovidae.

Características

La cabra salvaje presenta un dimorfismo sexual, ya que el macho es mucho más grande y pesado que la hembra. Los machos pueden medir de 90 a 101 centímetros de altura y pesar de 67 a 117 kilogramos, mientras que las hembras no miden más de 84 centímetros y pesan entre 30 y 45 kilogramos.

Su cabeza es ancha y los cuernos de las hembras son algo más parecidos a los de una cabra doméstica, aunque los de los machos son prominentes y enroscados. La cara de los machos también es más alargada y tiene barba oscura bajo la mandíbula.

Cabra montesa

Respecto a su pelaje, tanto en la largura como en el color dependerá de la especie de cabra que sea, así como de la temperatura del año. En invierno, por ejemplo, este se hace más largo y toma un color más grisáceo, mientras que en primavera se torna color arena o canela y, además, no crece tanto. Curiosidades de la madre naturaleza…

Hábitat

Su hábitat natural son los bosques y extensiones de hierba, así como montañas que estén al menos a una altura de entre 500 y 2 500 metros. No obstante, cuando se acerca el verano, intentan elevar esta altura a al menos 3 000 metros. Cuanto más arriba, menos calor.

Hoy día, debido a que están protegidas, y dado su nivel de adaptación, pueden verse en zonas costeras de Málaga, Almería o Granada. Es, sin duda, algo que hace unos años habría parecido impensable.

Carácter y personalidad

Esta especie es muy versátil, ya que sus habilidades y agilidad funcionan del mismo modo de noche que de día, aunque su pico de actividad suele verse en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

No obstante, tienen capacidad de adaptación, sobre todo al clima, así que invierno suelen tener más actividad a horas medias del día, cuando el calor es más intenso. De esa manera, se refugian del frío.

Cabra salvaje de los alpes

Son animales sociables y, aunque normalmente podemos ver a muchas de ellas solas, la realidad es que siempre van en manadas. Tienen su propia forma de comunicarse en caso de que se encuentren en peligro y, así, toda la manada acude en su ayuda.

Reproducción

Las manadas están constituidas por machos, hembras y crías, y los adolescentes se incorporan durante la época veraniega, pues el resto del año están buscándose la vida por libre. Los meses de celo abarcan noviembre y diciembre, y es ahí cuando ambas especies se juntan en las manadas.

Es en esta época cuando se ven los conocidos combates entre machos, cabeza con cabeza con el fin de conseguir a la hembra. No obstante, hay algunos ejemplares que toman partido en la reproducción de manera diferente.

Se trata de la estrategia reproductiva de la persecución, en la que persiguen a una hembra hasta que la fecundan y luego la dejan ir sin monopolizar una relación. Las crías siempre nacen en mayo y cada hembra puede tener dos o tres a la vez.

Y esto es todo lo que podemos decirte sobre los íbices o cabras montesas, un animal llamativo con costumbres peculiares y un alto sentido de la adaptación.

  1. Danieli C De, Sarasa M. Population estimates, density–dependence and the risk of disease outbreaks in the Alpine ibex Capra ibex. Anim Biodivers Conserv. 2015;
  2. Rice CG, Jenkins KJ, Chang W-Y. A Sightability Model for Mountain Goats. J Wildl Manage. 2009;