Comportamiento de los burros

Los burros o asnos son animales poco valorados que no despiertan un mayor interés en muchas personas. Sin embargo, su lenguaje corporal permite estudiar más a fondo su comportamiento y te fascinará.
Comportamiento de los burros
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 22 julio, 2021

Los burros o asnos (Equus asinus) son animales que pertenecen a la familia de los equinos, quienes a lo largo de la historia han apoyado al hombre en las labores domésticas. Se dice que la domesticación de este animal se inició hace más de 6000 años al norte de África, donde se utilizaba como animal de carga. Sin embargo, el comportamiento de los burros no es tan conocido.

Al ser un apoyo en las labores de las granjas, la industria o hasta la guerra, se ha categorizado al burro o asno como un animal sin importancia frente a sus conductas o comportamiento. Afortunadamente, existen algunas particularidades de esta especie animal que permiten entender su lenguaje corporal y sus sonidos, lo que nos ayuda a valorar más a los burros como entes sintientes y autoconscientes.

Características de los burros

Físicamente, el burro es un animal muy similar al caballo. Sin embargo, su tamaño es menor y su cabeza es más grande. Sus orejas también son más grandes, pues en la antigüedad sus antepasados se apoyaban en ellas para soportar el calor del desierto. Los burros se caracterizan por un pelaje abundante en la zonas cercanas al morro, el vientre y la parte periférica de los ojos.

En cuanto al tamaño, sus medidas variarán entre los 90 y los 140 centímetros. Su peso puede estar entre los 80 y 500 kilos y, si se habla del pelaje, por lo general varía entre negro, gris o marrón. Curiosamente, los burros o asnos son animales longevos que pueden vivir hasta 20 años, por lo que eran el aliado perfecto para trabajos pesados y continuados en el tiempo.

Una pareja de burros felices.

Carácter de los burros

El burro tiene un carácter generalmente pacífico y amigable. Es un animal paciente que no se enfada fácilmente y, por tal razón, se relaciona muy bien con niños o personas de cualquier edad. Tal es su buen carácter que existe un parque temático o refugio dedicado a la protección y bienestar de los burros que han sido víctimas de maltrato. Este lugar se llama Burrolandia.

Comportamiento de los burros

Aunque el término “burro” sea utilizado como un concepto despectivo para referirse a alguien con poca inteligencia, la realidad es que los burros son animales muy inteligentes. Su memoria es tan amplia que recuerdan sin problema los caminos o senderos por los que suelen moverse o las rutas que recorrieron en el pasado.

Como se mencionó anteriormente, los burros tienen un buen temperamento, pero también son animales que se defienden cuando se estresan o agobian. Por esta razón, estos équidos utilizan sus patas traseras para dar patadas o podrían morder si se sienten amenazados. Por otro lado, los burros son animales muy curiosos que olfatean todo a su al rededor.

Comunicación de los burros

Otro de los aspectos más importantes sobre el comportamiento de los burros es su comunicación en general. Los sentidos de este equino le permiten comunicarse y expresar sus emociones, pues tiene un espectro de visión muy amplio. Por ejemplo, presenta visión nocturna y panorámica, gracias a que gran parte de su cerebro está apartada para el análisis de imágenes.

Sin embargo, los burros poseen un repertorio más limitado de vocalizaciones que los caballos, por lo que varios de los sonidos que emiten son similares a los de otros équidos. Es importante aclarar que el rebuzno un aspecto diferenciador entre el burro y los caballos, además que las orejas son la parte del cuerpo con la que más se comunican.

Una investigación de la revista PLoS ONE explica que, cuando los burros mantienen las orejas hacia atrás, tratan de pedir un saludo, con la intención de recibir un contacto físico. Por otra parte, cuando tienen las orejas extendidas hacia atrás es porque se están enfrentando a una situación retadora o de dolor. Si las tienen hacia arriba, es porque quieren cortejar a una pareja con intención reproductiva.

Lenguaje corporal

El cuerpo de los burros es su mayor instrumento de comunicación. Al igual que los caballos, utilizan su musculatura para expresarse, por lo que es común verlos mover sus grandes orejas o cualquier otra parte del cuerpo. Asimismo, estos equinos son conocidos por su terquedad, que manifiestan con su cuerpo al no moverse hacia el lugar que se les exige.

Esto en realidad es un acto de defensa propia, puesto que los burros velan mucho por su propia seguridad. Si no ceden ante la petición, es porque sienten que lo que se les está obligando a hacer atenta contra su bienestar. Esto genera que a veces su adiestramiento sea algo complejo, pero al final el burro es un animal que apoya fuertemente las labores en las que se le disponga.

Una pareja de burros.

Como se pudo apreciar, el comportamiento de los burros evidencia que son mucho más que un animal de carga. Aunque en la actualidad sigue siendo usado en labores muy pesadas, los diferentes gobiernos buscan generar legislaturas que permitan proteger a los ejemplares que son sobreexplotados. Es importante conocer los límites de cada burro y no exponerlo a un mayor estrés.

Te podría interesar...
Burrolandia: un refugio para asnos maltratados
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Burrolandia: un refugio para asnos maltratados

El burro está en peligro de extinción desde que ya no es necesario como animal de trabajo. Descubre aquí qué hace Burrolandia por la especie.



  • Regan, F. H., Hockenhull, J., Pritchard, J. C., Waterman-Pearson, A. E., & Whay, H. R. (2014). Behavioural repertoire of working donkeys and consistency of behaviour over time, as a preliminary step towards identifying pain-related behaviours. PLoS One9(7), e101877.
  • McLean, A. K., FJ, N. G., & Canisso, I. F. (2019). Donkey and Mule Behavior. The Veterinary Clinics of North America. Equine Practice, 35(3), 575-588.
  • Rota, A., Sgorbini, M., Panzani, D., Bonelli, F., Baragli, P., Ille, N., ... & Camillo, F. (2018). Effect of housing system on reproductive behaviour and on some endocrinological and seminal parameters of donkey stallions. Reproduction in Domestic Animals, 53(1), 40-47.
  • Purdy, S. (2018). Small herd behaviour in domestic donkeys. Equine Vet. Educ, 31(4), 199-202.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.