¿Las cobayas muerden?

Las cobayas muerden porque lo necesitan, ya que sus dientes crecen sin parar. Aun así, no son animales agresivos.
¿Las cobayas muerden?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 19 octubre, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 19 octubre, 2021

Última actualización: 19 octubre, 2021

Las cobayas son animales hermosos y tiernos, pero muchas personas suelen preguntarse si muerden. También conocidas como conejillos de indias, estas criaturas son bastante asustadizas, por lo que ante una situación de estrés o de peligro salen corriendo y no son nada agresivas.

Las cobayas (Cavia porcellus) son roedores que provienen de los Andes peruano-bolivianos y pertenecen a la familia de los cávidos (Caviidae). Son animales herbívoros, sociables y cariñosos cuando logran establecer vínculos. Estos pequeños mamíferos tienen solo 4 incisivos (2 arriba y 2 abajo) y se presentan con colores muy variados.

Además, estos roedores tienen unos molares que no son visibles y que se rozan con la parte superior del cuello. Al igual que en el caso de los conejos y otros roedores, sus dientes no dejan de crecer nunca. Sigue leyendo para descubrir si las cobayas muerden o no.

¿Las cobayas muerden a las personas?

Los conejillos de indias necesitan morder para limar sus dientes incisivos, pues estos nunca dejan de crecer. Sin embargo, es poco probable que muerdan a las personas, aunque físicamente tienen la capacidad de hacerlo.

Cuando se enfrentan a una situación que les genera estrés, las cobayas buscan tranquilizarse entre las manos de su cuidador y lamen sus dedos. Hay que decir que son muy tranquilas, por lo que para morder tienen que sentirse en peligro. De todas formas, su comportamiento inicial siempre será evitar la confrontación.

Estos pequeños roedores son muy amigables y una vez logran reconocer a su tutor lo “saludan” con un silbido muy particular.

Dos cobayas disfrutando de su compañía.

¿Por qué muerden las cobayas?

Como lo mencionamos, las cobayas muerden a las personas si se sienten en peligro o en situaciones incómodas, como pueden ser los siguientes escenarios:

  • Aprendizaje y refuerzo: esta criatura es muy inteligente, así que puede aprender en qué situaciones morder. Por ejemplo, si al tomarla en sus manos el tutor no se siente seguro, la cobaya percibirá lo mismo y le morderá para conseguir que la suelte.
  • Ansia de golosinas: es importante que el cuidador lave muy bien sus manos tras comer antes de agarrar a la cobaya. Si ella siente olor a golosinas o verduras, se mostrará ansiosa y morderá sus manos. Ten presente que estos roedores son miopes y por ello no notarán la diferencia entre tus dedos con olor a zanahoria y una de verdad.
  • Enfermedad: si la mascota tiene alguna afección que le genera dolor, una alergia o una enfermedad de la piel como la sarna, puede morder al humano al intentar acariciarla.
  • Inseguridad en el nuevo hogar: es normal que un nuevo ambiente y las personas desconocidas mantengan nerviosa a la cobaya mientras se familiariza con su nuevo entorno. Asimismo, es de esperar que tienda a morder cuando la vayan a acariciar. Poco a poco hay que transmitirle seguridad y así se irá adaptando a su nueva casa.
  • Susto: si tienes al conejillo de indias en tus manos y sucede algo que lo altere, puede que el susto provoque sobresaltos y mordidas.

¿Las cobayas muerden los cables o los muebles?

A las cobayas les encanta morder, pues no dejan de ser roedores de tamaño mediano. Además, sus dientes incisivos justifican esta actividad debido a que crecen de forma constante. Por ello, si tu mascota no tiene sus propios juguetes y snacks podrá empezar a morder los muebles y los cables que encuentre en su camino.

Como roer es un comportamiento instintivo en estos animales, lo mejor será adaptar el espacio de la cobaya para que no se fije en otros utensilios que no debe morder. No solo porque dañará tus elementos decorativos, sino porque puede morir electrocutada si mastica un cable que está conectado a la energía.

¿Por qué las cobayas muerden su jaula?

Las cobayas muerden su jaula por diferentes motivos, entre ellos porque se sienten solas o aburridas. Antes de adoptar una de estas mascotas, hay que tener en cuenta que son muy activas, aman correr y necesitan jugar. Por ello, cuando pasan mucho tiempo encerradas se ponen ansiosas y empiezan a morder los elementos de su casa.

Por otro lado, el tutor también debe considerar un posible cuadro de estrés o de dolor cuando el conejillo de indias empieza a roer la jaula. Lo primero será consultar a un veterinario para descartar afecciones de salud. También es necesario evaluar en estos casos las condiciones de la zona y alejar la jaula de la fuente de ansiedad.

Tipos de mordidas de cobayas

Antes de alarmarse por el mordisco de una cobaya, hay que conocer los tipos de mordedura que esta es capaz de propiciar. Así podrás clasificar su conducta y saber cómo corregirla. Distinguimos las siguientes variantes dentro de esta conducta:

  1. Mordida por error: puede ocurrir cuando el humano le ofrece una golosina al roedor o cuando sus manos huelen a comida. En este caso no hay intención alguna de morder.
  2. Mordisco: si la mascota se siente incómoda con la persona que la ha tomado en sus manos, morderá con la intención de expresar cómo se siente. Esto puede ocurrir si le carga alguien que no identifica o si su tutor la peina y causa dolor. En ese caso, morderá con fuerza e intentará escapar.
  3. Cobaya enganchada: a este tipo de mordisco hay que prestarle atención, pues es un signo de agresividad y un comportamiento antisocial. Significa que la cobaya le tiene mucho miedo al tutor, por lo que hay que trabajar los lazos de confianza.
  4. Pellizco: esta es una conducta habitual entre cobayas y la llevan a cabo a modo de defensa. Además, la aprenden de su madre cuando intenta terminar la lactancia y en momentos de regaño. Por ello, es normal que repliquen este comportamiento con el tutor. Es importante reconocer que este mordisco no refleja agresividad.

¿Cómo evitar que tu cobaya muerda?

Para evitar que las cobayas muerdan, hay que trabajar en los lazos de confianza con el tutor cuando se han descartado posibles problemas de salud. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para lograrlo:

  • Trata a tu conejillo de indias con respeto, no lo asustes a propósito y tampoco lo estreses.
  • Cuando te quieras acercar, hazlo con calma y háblale al en tono bajo mientras acaricias su lomo.
  • Bríndale verduras frescas y permite que tome los alimentos de tu mano sin obligar al animal.
  • Si notas que no quiere salir de su jaula en tus manos no fuerces a la cobaya, pues intentará morderte.
  • Cuando haya aceptado tu mano, acaricia a la cobaya con calma y seguridad. Toca su cabeza y la punta de su nariz.

Reacciones frente a la mordida

Aprender cómo reaccionar cuando una cobaya te muerde es importante, ya que influirá en su proceso de aprendizaje. No la sueltes después de un mordisco, porque aprenderá que eso basta para huir y lo hará una y otra vez sin considerar los daños a los que puede exponerse en la caída.

Prepárate para mantener la calma ante el mordisco (aunque hayas sangrado), respira y no sueltes a tu cobaya. Háblale y acaríciala, luego ponla en su jaula y cúrate la herida por tu propia cuenta. Nunca sueltes al animal, pues es lo único que quiere al realizar el acto agresivo.

¿Conoces las diferencias entre hámster y cobayo?

Las cobayas muerden por instinto, pero este no siempre es un signo de agresividad. Estos roedores se ejercitan de este modo para limar sus dientes, para desestresarse y para divertirse. Solo en momentos en que se sienten inseguros o en peligro morderán a su tutor, pero será extraño que lo hagan de forma continuada.

Te podría interesar...
8 curiosidades de las cobayas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
8 curiosidades de las cobayas

Las cobayas son pequeños roedores que se ganan el corazón de todo aquel que las conoce en profundidad. Si quieres aprender algo más sobre estos ani...



  • Cuidados y mantenimiento de cobayas. Clínica Veterinaria Madagascar.
  • Yagi, T., Morimoto, T., Hidaka, O., Iwata, K., Masuda, Y., Kobayashi, M., & Takada, K. (2003). Adjustment of the occlusal vertical dimension in the bite-raised guinea pig. Journal of dental research, 82(2), 127-130.