8 claves sobre la alimentación del gato según su edad

No todos los gatos pueden alimentarse de la misma manera. Su raza, su condición física y otros factores determinan la mejor forma de alimentarlos.

Aunque se crea que todos los gatos pueden comer el mismo alimento, la realidad es que una correcta alimentación del gato depende de la edad de cada ejemplar. De igual forma, su estado de salud y su raza condicionan los alimentos que se le puedan ofrecer.

Los félidos, al igual que cualquier otro animal de compañía, requieren una dieta especializada en cada etapa vital. A continuación, conocerás 8 claves para asegurar una alimentación sana y de calidad para tu gato según su edad.

1. Alimentación de los gatitos

El crecimiento es, sin duda, el condicionante más importante en la alimentación del gato pequeño o recién nacido. En consecuencia, el gatito debe tener una alimentación con algunas necesidades concretas y elevadas, en especial en lo que a los nutrientes y las proteínas se refiere. Cuando se asegura que el felino reciba los nutrientes esenciales, se garantiza un crecimiento sano y fuerte.

Por otro lado, cuando no se brinda una alimentación balanceada, es posible que el gatito empiece a presentar algunos problemas de salud.

Gracias a la leche materna que reciben los gatitos en sus primeras semanas de vida, se puede tener tranquilidad en que la alimentación no será causante de problemas de salud. Es por esto que no se recomienda el destete de los gatitos antes de las 8 semanas de vida, pues antes de este periodo no puede asegurarse que el felino pueda comer por sí solo.

Cuando llega el momento de recibir al gatito en el hogar, lo más recomendable es adquirir un pienso para gatos cachorros. El producto debe tener la contextura y el tamaño de croqueta ideal para la boca del gatito, además de los valores nutricionales apropiados. Se puede elegir entre el pienso seco o dieta mixta, sin embargo, siempre debe contarse con la opinión de un veterinario.

Un gato comiendo de su bol.

2. Alimentación de un gatito huérfano

En el caso de la alimentación del gato huérfano, debe tenerse muy en cuenta que, si tiene menos de 3 semanas de vida, solo puede nutrirse a base de leche. De igual forma, es importante aclarar que dicha leche debe ser formulada específicamente para gatitos, por lo que sería mala idea poner a su disposición leche de consumo humano.

Solo después de la tercera semana de vida se recomienda ofrecer alimento sólido a un gatito huérfano.

Es por esto que se recomienda siempre acudir a un veterinario al momento de encontrar a un gatito huérfano. El profesional determinará el estado de salud del animal y aparte dará las pautas de alimentación apropiadas que deben seguirse al pie de la letra. La leche recomendada asegura que el gatito reciba los nutrientes esenciales para su desarrollo, tales como las proteínas, minerales, y vitaminas.

3. Alimentación de gatos adultos

Por lo general, un gatito pasa a ser adulto después de los 7 meses de vida. Por lo tanto, la alimentación del gato adulto iniciará a partir de la edad señalada aunque varios piensos dirigidos para gatos adultos cambian el rango de edades recomendadas. En consecuencia, antes de iniciar el cambio de alimento de un gatito a un adulto, deben consultarse las etiquetas de los piensos que se considere adquirir.

En el caso de los gatos castrados, las necesidades nutricionales van a variar, pues el procedimiento cambia el metabolismo del felino. De igual forma, otras condiciones médicas de los gatos serán las que condicionen su alimentación.

4. ¿Es bueno que un gatito coma alimento de un gato adulto?

Teniendo en cuenta los datos proporcionados anteriormente, es obvio que no se recomienda que un gatito coma alimento de un animal adulto. Los piensos de los gatos senior no se indican para gatitos en crecimiento porque no asegura que vayan a recibir todos los nutrientes necesarios para desarrollarse. Es por esto que en el mercado se dividen los productos alimenticios para gatos según la edad.

5. Alimentación de gatas lactantes y gestantes

La alimentación del gato que se encuentra en la etapa de lactancia o gestación requiere una composición que garantice la formación y alimentación sana de las crías. Por lo tanto, cuando una gata entra en alguna de estas dos etapas, debe recibir una dieta distinta a la que consume normalmente, para evitar déficits en la prole.

Por otro lado, las necesidades nutricionales de la madre irán aumentando progresivamente en el transcurso de la gestación. Durante este proceso, la gata gestante deberá acumular reservas de energía para no desgastarse durante la crianza y alimentación de los gatitos. Por tal motivo, debe asegurarse una nutrición que complete sus necesidades durante la lactancia y la gestación.

6. Alimentación de gatos esterilizados

El proceso de la esterilización en gatos machos o hembras disminuye progresivamente su necesidad energética. Por lo tanto, no se recomienda que la alimentación del gato que pasa por este procedimiento sea igual antes y después del proceso. Ya que el metabolismo cambia al intervenir al felino, la energía que tomará de la alimentación y que no gastará puede provocar que se acumule grasa y se fomente la obesidad.

7. Alimentación del gato anciano

Luego de los 7 u 8 años de vida, la alimentación del gato pasa a ser de ancianos o seniors. En el caso de que el gato tenga alguna enfermedad, lo más recomendable es que su alimentación sea acorde al tratamiento de la patología. Por lo general, los gatos mayores son más propensos a la deshidratación, por lo que debe ofrecérsele la cantidad apropiada de agua y alimentos húmedos.

Asimismo, es importante garantizar una dieta palatable para el gato adulto, con la que reciba un alto contenido energético que lo motive a alimentarse y le proporcione suficiente energía, ya que a través del ejercicio pueden perder peso. Estos animales son propensos a manifestar problemas bucales, por lo que los alimentos tendrán que ser más blandos.

8. ¿Cómo alimentar a un gato enfermo?

En el caso de los gatos que ya padecen una enfermedad —como la obesidad o la diabetes—, la alimentación debe ser un pilar en el bienestar de la mascota. Si se quiere garantizar una vida plena y sana para el gato, debe recibir un pienso o someterse a una dieta estricta que le permita perder peso o, como mínimo, mantener nivelados sus niveles de azúcar.

En la posibilidad que se desee ofrecer comida casera, se necesita de la autorización y el consejo de un veterinario. Este deberá valorar los posibles riegos de ofrecer este tipo de alimentación a un gato con patologías ya diagnosticadas. En el caso de alergias, bolas de pelo, enfermedades renales, hepáticas o cardíacas, se puede recurrir a algunos fármacos para mantener una dieta más sana.

Un gato enfermo comiendo.

Tal como apreciaste, la alimentación de los gatos muestra diferentes etapas según la edad de la mascota. Lo más importante es entender que cada gato y raza es diferente, por lo que no puede generarse un tipo de alimentación global o general. Conociendo las características físicas y el estado de salud del gato, se puede saber qué alimentos o qué dietas debe seguir para tener una vida plena y duradera.

  • Horwitz, D., Soulard, Y., & Junien-Castagna, A. (2006). Comportamiento alimentario del gato. Enciclopedia de la Nutrición Clínica Felina; Pibot, P., Biourge, V., Elliott, D., Eds, 439-478.