Cisnes negros y blancos: en qué se diferencian

Yamila · 23 febrero, 2018
Mientras el ejemplar de tonalidad clara vive en el hemisferio norte, el oscuro solo habita en Australia; aparte de la evidente divergencia en cuanto a plumaje, también destaca que el pico en la especie opaca es rojo con blanco en la punta, y la otra presenta uno naranja y negro

Más allá de los colores contrarios, los cisnes negros y blancos se diferencian en otros aspectos. En este artículo te contaremos las características de ambas especies: dónde habitan, cómo se comportan e incluso qué rol tienen en la cultura popular.

Qué saber sobre el cisne blanco

Su nombre científico es Cygnus olor y es una especie de ave propia del hemisferio Norte; su área de distribución es enorme, ya que los podemos ver en toda Europa, Asia y América del Norte. Habita lagos y ríos poco caudalosos con vegetación alta en las orillas.

Los cisnes blancos migran en invierno hacia estuarios cerca del mar y aunque son bastante territoriales, forman grupos de decenas de ejemplares para protegerse entre sí. Los juveniles de hasta cuatro años se agrupan aparte de los adultos y sus crías.

Aunque no emiten sonidos como otras aves, tienen la capacidad de gruñir, silbar y bufar para comunicarse con sus crías o espantar a los intrusos. Además, cuando esto sucede baten ligeramente las alas.

En cuánto a sus características físicas, tienen el plumaje completamente blanco y lo único fuera de este color es el pico negro y naranja. Si bien no presenta dimorfismo sexual los machos son un poco más grandes: en promedio llegan a los 150 centímetros de longitud y a los 10 kilos de peso.

Cisne blanco

Se alimentan de plantas acuáticas, ranas e insectos, por ese motivo pasan la mayor parte de su vida en el agua, a excepción del momento de la reproducción cuando confeccionan los nidos en la orilla.

Tras el apareamiento y la puesta de hasta ocho huevos, la pareja –los cisnes son monógamos– trabaja en conjunto para empollar durante 35 días a la cría y luego cuidarlos al nacer. Los polluelos permanecen con sus padres hasta los cinco meses y luego se ‘mudan’ con los demás jóvenes hasta que a los tres años maduran sexualmente y ya pueden buscar pareja.

Dentro de la cultura popular, el cisne blanco aparece en numerosas ocasiones: es el ave nacional de Dinamarca, un ballet compuesto por Chaikovski (El lago de los cisnes), un personaje de Andersen (en El patito feo) y hasta propiedad de la reina de Inglaterra si nadan en el río Támesis.

Cisne negro: el menos conocido

Quizás cuando nos dicen “cisne negro” nos imaginamos la película protagonizada por Natalie Portman, sin embargo… ¡Este animal existe! Por supuesto no es tan famoso como su pariente blanco y además naturalmente no viven en en el mismo lugar.

El Cygnus Atratus es originario de Australia, aunque en la actualidad ha sido llevado a Europa y América para ‘adornar’ estanques de jardines privados. En estado salvaje viven en lagos poco profundos y costas marinas; para poder alimentarse introducen su largo cuello de hasta un metro de largo en el agua.

Cisne negro: curiosidades del animal

Tanto los machos como las hembras tienen las plumas del mismo color –negro– y el pico rojo con la punta blanca. Cuando nacen los polluelos son blanquecinos con el pico negro. Los adultos pueden medir hasta 140 centímetros y pesar cinco kilos; los ejemplares masculinos son más grandes que los femeninos.

Son animales bastante sociables y, si bien no migran, se desplazan en cientos de kilómetros en busca de comida para toda la colonia. De alimentación herbívora, su dieta está compuesta por plantas acuáticas de todo tipo.

En la temporada de lluvia construyen los nidos sobre la vegetación acuática, muy cerca de otras parejas –también son monógamos como los blancos– con las que en conjunto conforman colonias.

La hembra pone entre tres y siete huevos y los incuba durante 45 días. Al principio las crías ‘viajan’ en la espalda de sus padres, a los seis meses ya pueden volar y a los dos años se convierten en adultos.