El cerdo vietnamita como mascota

Francisco María García · 1 octubre, 2017

Actualmente, se habla mucho sobre tener un cerdo vietnamita como mascota. Sin embargo, este animalito viene llamando la atención desde la década de los 80.

Esta raza porcina enana oriunda de las granjas de Vietnam puede vivir de 12 a 20 años. Su diferencia principal en relación a las otras razas es su fisionomía peculiar y diminuto porte, además de su coloración negra.

Mientras un cerdo común puede llegar a pesar más de 300 kilos, los vietnamitas suelen tener entre 40 y 80 kilos. Ya el tamaño de su cuerpo varía entre 40 y 50 centímetros.

Sin embargo, los cerditos también necesitan cuidados con su higiene, nutrición y acondicionamiento físico para desarrollarse saludablemente. Además, no requieren tanto tiempo de sus propietarios y son muy inteligentes.

Aquí resumimos las principales ventajas de adoptar un cerdo vietnamita como mascota y los consejos para su crianza.

¿Por qué tener un cerdo vietnamita como mascota?

Sabemos que perros y gatos están en el top del ranking de mascotas más queridas. Pero diversos animales más exóticos son igualmente capaces de llenar el hogar de alegría y acompañar fielmente a sus dueños.

Resumimos las ventajas de adoptar un cerdo vietnamita como mascota.

Carácter dócil y curioso

Estos animalitos son mucho más que su carita graciosa. Su carácter es dócil, curioso y enérgico. Muy raramente se muestran agresivos. Cuando son incentivados, están dispuestos a jugar, correr y descubrir nuevas actividades. Por lo cual, un cerdo vietnamita como mascota puede ser la compañía ideal para los niños en fase de desarrollo.

Estos animalitos son muy expresivos y capaces de interactuar, estableciendo una profunda relación afectiva con sus propietarios. Piden mimos, proponen ejercicios conjuntos y disfrutan al estar en la compañía de humanos y otras mascotas.

Capacidad de adiestramiento

Mucha gente ignora, pero los cerdos son animales muy inteligentes que suelen aprender fácilmente. Con la debida orientación, pueden ser adiestrados al igual que perros y gatos. Incluso son capaces de contestar por su nombre y pasear con total normalidad por las calles.

Muchos cerdos domésticos aprenden a hacer sus necesidades en el sitio apropiado. También son capaces de memorizar y reproducir trucos, al igual que contestar a comandos.

Limpios y con poco pelos

Aunque nuestro prejuicio diga lo contrario, los cerdos son animales muy higiénicos que no gustan vivir en ambientes sucios. Como casi todos mamíferos, poseen pelos, pero muy pocos si son comparados a perros y gatos.

Otro detalle interesante es que pueden ser responsables ellos mismos por gran parte de su limpieza corporal.

Consejos básicos para cuidar de un cerdo vietnamita como mascota

Cuando se retira un animal salvaje de su hábitat natural, es necesario prestar mucha atención. Hay que proporcionar las condiciones favorables a su desarrollo saludable.

Cerdo vietnamita en el pasto

El cerdo vietnamita como mascota va a necesitar que su dueño ofrezca una buena alimentación, higiene periódica y ejercicios regulares.

  1. Alimentación equilibrada

Los cerdos vietnamitas son omnívoros y se adaptan a diversos tipos de alimentos. Tanto que suelen ser muy glotones. Pero su dieta diaria debe ser rica en frutas y verduras (cerca de 70%).  Y como todo mamífero, necesitan mucha agua fresca y limpia para mantenerse hidratados.

No se debe alimentar a los cerdos vietnamitas con piensos comerciales para cerdos comunes. Este producto está pensado para engordar a estos animales, no para nutrirlos. Al alimentarse de dichos piensos, el animal podrá desarrollar sobrepeso rápidamente.

En Estados Unidos existen piensos comerciales apropiados para cerdos enanos domésticos. Las proporciones son adecuadas para mantener su peso equilibrado. Sin embargo, aún es difícil encontrar estos productos en Europa.

Existen algunos compuestos de cereales que pueden adaptarse como base de la alimentación del cerdito. Pero la mejor opción suele ser una nutrición casera de acuerdo con las recomendaciones del veterinario especializado.

  1. Higiene y acondicionamiento del ambiente

Como vemos, los cerdos vietnamitas son limpios y no desprenden mal olor de su cuerpo. Al contrario, es la falta de aseo del ambiente que ensucia el animal y lo deja con feo aroma.

Por eso, mantener a tu cerdo vietnamita limpio es fácil cuando se le proporciona un ambiente higiénico. También se recomienda bañarlo de 2 en 2 meses para mejorar la salud de su piel y pelos, principalmente en verano.

Como son originarios de una zona templada, la temperatura óptima para su desarrollo varía entre 19º y 25ºC. Son vulnerables al calor y al frío extremos, por eso hay que tener atención con la climatización del ambiente.

  1. Ejercicios físicos y cuidados de salud

En su hábitat natural, estos animales acostumbran a caminar libremente por las granjas y se aparean con bastante frecuencia. Lo que significa un elevado gasto de energía. Un cerdo vietnamita como mascota va a necesitar ejercicios físicos y espacio libre para mantener su peso.

Al proporcionarles una buena alimentación y ejercicios, no piden mucho más cuidados con su salud. Sin embargo, es necesario vacunarlos periódicamente al igual que perros y gatos.