Cerditos vietnamitas como mascotas de compañía

Alba Muñiz · 22 junio, 2015

Como ya sabemos, los gatos y los perros son las mascotas más populares. Y, si bien las aves, los conejos, los peces o los cobayos pueden ser también elegidos como animales de compañía, en los últimos tiempos parecen estar imponiéndose los cerdos. Pero no nos referimos a cualquier cerdo que podamos observar en las granjas reales y de ficción. Se trata de los cerditos enanos vietnamitas, unas criaturas que conquistan con su encanto y simpatía. Tanto es así que hasta el astro George Clooney se ha dejado seducir por ellas.

Información necesaria a la hora de elegir cerditos vietnamitas como mascotas

cerdo 2

  • Estos inteligentes y sensibles animales son los más pequeños entre las razas de cerdo. Pesan entre 45 y 50 kilos y tienen un promedio de vida de entre 20 y 25 años. Su pelo es corto. Por tal motivo, se los puede peinar y bañar fácilmente. Este dato es fundamental si quieres tenerlo dentro de la casa. El color del pelaje puede ser negro, rosado, blanco o moteado.
  • Son animales omnívoros –comen de todo– y suelen engordar fácilmente. Por eso hay que cuidar su alimentación, ya que tienden a la glotonería. Hay en el mercado compuestos de cereales que son los más indicados para su nutrición, y que deben ser acompañados por gran variedad de hortalizas, frutas y verduras. Pero atención: nunca le des pienso para cerdos. Recuerda que este producto está pensado para cebarlos.
  • No suelen ser portadores de enfermedades pero, al igual que con el resto de las mascotas, deberá ser vacunado, desparasitado y controlado periódicamente por el veterinario.
  • Al contrario de lo que se suele pensar del género porcino, los cerditos vietnamitas no huelen mal. Además, hacen sus necesidades, y de forma muy cuidadosa, en su arenero. Y, a diferencia de lo podría llegar a creerse, nunca entran en contacto con sus excrementos. Ten en cuenta también que, si el arenero está ubicado cerca de la zona elegida para que duerma o coma, se negará a descansar o alimentarse allí.
  • Una de las características principales de los cerditos vietnamitas es su gran olfato. Son buenos rastreadores y son conocidas sus virtudes como buscadores de trufas. Pero, además, en algunos países se los emplea para detectar explosivos y alijos de droga.
  • Les encanta conocer lugares nuevos, pasear y aventurarse en sitios desconocidos. Es un dato de su carácter que deberás tener en cuenta si lo dejas vivir en condiciones de semilibertad.
  • Algo que seguramente te sorprenderá son los diferentes sonidos que utiliza para comunicarse: según quiera transmitir un saludo, una solicitud, un agradecimiento, mostrar gusto o enfado, lo hará con sonidos distintos. Esto es, sin duda, de gran utilidad para conocer el estado de ánimo de la novedosa mascota.
  • Y un detalle importante: No lo pongas nunca patas arriba. Es una posición que les desagrada, porque le provoca sensación de inseguridad y amenaza.

Más información sobre el cerdito vietnamita

cerdo

Seguramente ya tienes ganas de saber más cosas sobre este nuevo animal de compañía. Así que te contamos otros detalles:

  • Las crías que tienen madres dóciles y que han sido destetadas de forma correcta, son las más sociables y, por lo tanto, las más aptas para tener como mascotas en casa.
  • El destete prematuro puede acarrear problemas de conducta con el tiempo.
  • No seremos capaces de educar a aquellos animales criados de modo salvaje o necesitaremos mucho esfuerzo para lograrlo.
  • Los cerditos no llegarán a adaptarse a la vida en una casa si se los trata de forma brusca o se carece de paciencia para enseñarles normas básicas de convivencia.
  • Dada su gran inteligencia, si no impones reglas claras pueden convertirse en grandes malcriados.
  • Tienen una gran necesidad de afecto y les encanta recibir caricias.
  • Precisan sentirse parte de la familia, integrarse en su nuevo grupo social.
  • El aire libre y el ejercicio moderado diario son de gran utilidad, tanto para la salud física como para el equilibrio mental de estos animalitos.

Como ves, con el cariño, la paciencia y la educación adecuada, los cerditos vietnamitas pueden llegar a ser una  mascota divertida, juguetona y obediente que hasta podrás pasear con su correa. ¿Ya te decidiste a adoptar uno?