La carraca europea: un ave de aspecto llamativo

La carraca europea es una especie muy colorida. La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) la eligió como ave del año 2012. ¡Descubre aquí todo sobre ella!
La carraca europea: un ave de aspecto llamativo
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 19 julio, 2023

En Europa, existe un ave de plumaje azul y castaño muy vistoso, que tiene por nombre popular «carraca europea». Además de hermosa, destaca por su canto singular: un reclamo fuerte y ruidoso. También se trata de un animal migratorio y con una dieta generalista, que te gustará conocer a profundidad.

Pertenece al orden Coraciiformes y a la familia Coraciidae, en la que solo se incluyen dos géneros: Coracias, con 9 especies, y Eurystomus con 4. Su nombre científico es Coracias garrulus. En este artículo te traemos una ficha descriptiva completa de esta ave, tan llamativa e interesante. ¡Sigue leyendo para que la conozcas a detalle en su ambiente natural!

¿Dónde vive la carraca europea?

La carraca europea se ubica en Europa, en parte de África subsahariana y en la región noroeste. También puede encontrarse en el centro de Asia. Habita en zonas templadas o cálidas, que presenten árboles, hasta los 2400 metros sobre el nivel del mar, como límite superior de altura. Aunque prefiere espacios bajos, abiertos y también esteparios para criar.



Características de Coracias garrulus

Se trata de un ave muy colorida, que llama la atención con su plumaje vistoso. Este presenta tonos azulados, con algunas partes marrones, como el dorso. Su cabeza posee un color azul verdoso, mientras que el obispillo y las plumas escapulares son de un azul más intenso.

Por otro lado, el extremo de las remeras es negro, lo que hace un buen contraste —con el resto de los colores— cuando se encuentra en vuelo. Sus tonalidades son muy llamativas. Además, de convertirla en un ejemplar hermoso, le permiten una fácil identificación.

Con respecto a su tamaño, apenas alcanza de 30 a 32 centímetros de longitud y de 66 a 73 de envergadura, es decir, la medida que va de un ala a otra cuando están extendidas. Estos datos los proporciona la Sociedad Española de Ornitología (SEO-BirdLife). De acuerdo con ellos, la Coracias garrulus se considera como un ave mediana.

Su aspecto es robusto y presenta una cabeza grande, con relación al resto del cuerpo. Además, la carraca europea tiene un pico fuerte y negro, y unas patas de tonos amarillos. Los ejemplares jóvenes sí se diferencian de los adultos, ya que sus plumas tienen colores menos intensos.

No existe dimorfismo sexual entre los sexos, porque ambos son muy similares en tamaño y coloración. Sin embargo, en una investigación de E3S Web of Conferences, publicada el año 2021, los autores detallan que machos y hembras de esta especie son diferentes, en cuanto a la intensidad del color de su plumaje.

En este sentido, afirman que los organismos femeninos son más pálidos que los masculinos.

Subespecies

Existen dos subespecies o tipos de carracas europeas. Se trata de las siguientes:

  • Coracias garrulus garrulus, la especie nominal,
  • Coracias garrulus semenowi.

Canto de la carraca

El sonido que emiten estos animales es característico: un canto fuerte y ruidoso «rak cra». Es usual que sus vocalizaciones se escuchen durante el cortejo, cuando sienten peligro y en otras interacciones con otras especies.

Alimentación

Carraca europea lleva alimento a sus polluelos en el nido.
Una carraca europea lleva comida a sus crías en el nido. Es común que los padres alimenten a los polluelos con saltamontes y grillos. Crédito: Andy Morfew/Wikimedia Commons.

La carraca europea es un ave omnívora, generalista y oportunista. Su alimentación depende de la abundancia y disponibilidad en el entorno. Por lo general, suelen consumir gran variedad de insectos y otros invertebrados. No obstante, incluyen pequeños vertebrados y frutas, de manera ocasional.

Asimismo, pueden incorporar animales muertos, como los que consiguen en las carreteras. Como verás, la dieta consta de variedad de seres. Entre ellos, se destacan los siguientes:

  • mariposas y polillas,
  • saltamontes y grillos,
  • lombrices,
  • libélulas,
  • escarabajos,
  • lagartijas,
  • serpientes pequeñas,
  • babosas y caracoles,
  • anfibios,
  • roedores.
Estas aves suelen buscar alimento durante el día o al anochecer, pero en ciertas ocasiones pueden hacerlo durante la noche.

Los polluelos consumen presas animales en su totalidad. Así, lo detalla una publicación de la revista Ardeola. Además, precisa que en su dieta predominan los artrópodos. Entre ellos, se pueden mencionar los siguientes:

  • ortópteros,
  • coleópteros,
  • himenópteros,
  • isópodos.

Otro estudio, publicado en la revista IBIS, menciona que las crías de carracas europeas ingieren más que todo saltamontes y grillos, mientras que los adultos prefieren los escarabajos.

Los métodos de caza son también variados y eficientes. Por lo general, la búsqueda de presas se realiza desde lo alto de una percha y luego, si consigue alimento que atrapar, vuela al suelo o hierba sin aterrizar, con el fin de capturarlo. Asimismo, puede agarrar presas en vuelo. También aprovecha las lluvias para buscar lombrices de tierra en suelo.

Reproducción

Una pareja de carraca europea sobre una rama.
En la especie Coracias garrulus, ambos padres comparten el cuidado de los polluelos. Crédito: Bernard Dupont/Wikimedia Commons.

Estas carracas son aves monógamas. No obstante, un estudio —que realizó un estudiante de la Universidad de Córdoba— detalla que pueden exhibir comportamientos reproductivos alternativos, como la paternidad fuera de la pareja o el parasitismo a otros nidos de su misma especie.

Las aves seleccionan un territorio para la nidificación y lo indican con vuelos característicos al aire y gritos roncos. Las exhibiciones son ejecutadas por los machos, pero las hembras pueden acompañarlos.

También es frecuente observar la alimentación de las hembras por los machos, incluso días antes de la puesta y hasta que esta termina. En menos ocasiones ocurren en sentido contrario. El apareamiento se da unos días antes de la puesta (alrededor de 3 a 5).

El nido

El nido en estas aves consiste en agujeros, bien sea en acantilados naturales o de origen antrópico. También emplean los huecos de los árboles. En Europa, les gusta colocar sus huevos en los agujeros de los pinos y robles.

Para ser más precisos, en la península ibérica lo hacen en almendros, chopos, palmeras y alcornoques. Estos hoyos suelen ser de 30 a 50 centímetros de profundidad y emplean el mismo lugar por varios años.

Los huevos

Varios huevos —desde 3 hasta 7— conforman la puesta de la carraca europea. Estos son blancos, de forma redonda a elipsoide, y presentan una superficie lisa, así como brillante. Según una publicación del año 2023, de la revista Ecosystem Transformation, tienen un tamaño promedio de 32,97 por 26,81 centímetros y 13,77 gramos de peso. La incubación dura alrededor de 17 a 20 días.

Las crías

Los polluelos nacen con los ojos cerrados y pesando 14,77 gramos en promedio, con valores que van desde los 13 a los 17,5 gramos. Al día 7 abren sus ojos y a los 23 o 24 tienen el cuerpo cubierto de plumas de contorno. De esta manera, pueden realizar vuelos a partir de este momento.

Adquieren el desarrollo completo entre los 26 y 27 días de vida y pesan alrededor de 140 a 150 gramos. En este período, es cuando se encuentran listos para dejar el nido.



El cuidado parental

En esta especie, existe cuidado parental por parte de los dos sexos. Los padres se encargan de incubar y alimentar a sus crías. Los machos vigilan el territorio, tanto de carracas europeas, como de otras especies de aves.

Las hembras incuban los huevos durante la noche y, en el día, realizan la tarea por turnos, ambos parentales. Después que nacen los polluelos, los dos se encargan de ofrecer la comida.

Estas aves se preocupan mucho por sus crías, tanto así que la familia completa se mantiene cerca del lugar del nido —entre 300 y 700 metros de distancia— hasta por un tiempo de dos semanas, después que los pollos lo dejan. Esto ocurre mientras la prole termina de aprender las técnicas de búsqueda y captura de alimentos.

Estado de conservación de la carraca europea

Este coraciforme no se encuentra en peligro de extinción. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), lo clasifica como «preocupación menor», desde el 2015. Sin embargo, en los años 2005, 2008 y 2012 figuraba como «casi amenazado».

En la actualidad, las poblaciones se encuentran en estado decreciente, aunque no en cifras alarmantes para poner en riesgo su supervivencia a nivel global. A pesar de esto, la Sociedad Española de Ornitología la declara un «ave en peligro».

Las amenazas que afectan su vida incluyen la pérdida de hábitats de reproducción y anidación, así como el uso de pesticidas que disminuyen la disponibilidad de insectos (su principal alimento). También existe riesgo por la caza ilegal en ciertas regiones.

Colorido plumaje, canto singular y cuidado parental

La carraca europea es muy llamativa no solo por su plumaje colorido y vistoso, sino que también destaca por su canto grave y característico. Esta ave cuida con esmero y dedicación a sus crías y su rol parental está bien distribuido en ambos sexos.

En la actualidad, no se encuentra en peligro de extinción a nivel global, pero la disminución de sus poblaciones es preocupante en algunas localidades. De esta manera, las acciones de conservación pueden ser necesarias, más temprano que tarde, para ayudar a la carraca a perpetuarse en el tiempo.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.