Cangrejos ermitaños: tipos y características

Aunque las conchas son los materiales que utilizan de forma habitual los cangrejos ermitaños, también pueden ocupar corales, piezas de madera o piedras.

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 19 enero, 2022

Los cangrejos ermitaños se caracterizan por tener un abdomen muy blando, razón por la cual utilizan las conchas de caracoles muertos para protegerse. De esta forma, cargan consigo una coraza que les sirve como un hogar durante algún tiempo. El único problema es que tienen que cambiarla conforme sus cuerpos crecen.

Estos organismos son crustáceos decápodos que suelen habitar los fondos rocosos del mar. Además, son parientes cercanos de los camarones, las langostas, los copépodos y los percebes. Si quieres conocer más sobre los curiosos cangrejos ermitaños, sigue leyendo este espacio.

¿Quiénes son los cangrejos ermitaños?

Los cangrejos ermitaños están conformados por alrededor de 1800 especies que pertenecen a la superfamilia Paguroidea. Son artrópodos marinos que exhiben solo la mitad de su cuerpo endurecido, pues su abdomen es demasiado blando y precisa de una protección o coraza, como la concha de otro ser que antes estaba vivo.

A esta habilidad de ocupar los restos de otro organismo muerto para su propio beneficio se le conoce como tanatocresis.

El abdomen de estos crustáceos puede entrar en la concha gracias a que tiene una apariencia curvada. Además, sus ojos son sostenidos por dos estructuras alargadas, por lo que son bastante evidentes y fáciles de reconocer. Tienen 2 pares de antenas diferentes, unas alargadas y otras cortas. Cada una les permite “sentir” y “oler” su ambiente para detectar presas, evitar el peligro y sobrevivir.

La forma física de estos cangrejos presenta los típicos 5 pares de patas de los decápodos, aunque los dos últimos pares suelen permanecer dentro de la concha. Poseen tenazas que les sirven como si fueran manos y cuchillos, pues con ellos cortan a sus presas para comérselas.

Una casa a la medida

Algunos ejemplares se dedican a modificar sus conchas para hacerlas más adecuadas a su cuerpo. El único problema es que el desgaste vuelve más amplio el interior de su casa, lo que provoca que no se adapte bien a su abdomen. Según un estudio publicado en la Royal Society Open Science, los cangrejos ermitaños solucionan esto “agrandando” sus órganos sexuales para “ajustar” su concha y que no se les resbale.

Hábitat y distribución

Todos los ejemplares exhiben branquias, por lo que pueden respirar bajo el agua. Sin embargo, algunas especies tienen una modificación de estas estructuras que les permite respirar bien fuera del ambiente acuático. Esto significa que existen cangrejos ermitaños acuáticos y terrestres.

Estos organismos se pueden encontrar en casi todo el mundo. Suelen ser más abundantes en las aguas someras, pero esto no implica que no se localicen a grandes profundidades. Uno de los factores más restrictivos para su población es la disponibilidad de conchas, pues sin estas son incapaces de protegerse y resguardarse.

¿Qué come el cangrejo ermitaño?

Los cangrejos ermitaños son considerados recicladores de nutrientes, lo que significa que se alimentan principalmente de carroña. A pesar de esto, también consumen gusanos, restos de plantas, mejillones, caracoles y pequeños crustáceos. Por esta razón, a veces son clasificados como organismos omnívoros, aunque es más preciso decir que son oportunistas.

Reproducción

El proceso de reproducción se lleva a cabo en el agua, donde los machos toman a las hembras y les transfieren su paquete de esperma (espermatóforo). Para ello, cada uno se separa un poco de la seguridad de su concha con el fin de unir su abdomen con el de su pareja. Una vez finalizado el apareamiento, las nuevas madres comenzarán a producir varios cientos de huevos que se fijan a la parte inferior de su abdomen.

La hembra puede cargar durante meses o años a sus huevos y los liberará cuando estén a punto de eclosionar. Las crías son muy pequeñas y no se parecen en nada a los cangrejos adultos, pues necesitan pasar por una metamorfosis para desarrollar su apariencia. El proceso de muda (ecdisis) es el encargado de estos cambios, pero necesita pasar por varios eventos para lograr alcanzar la madurez.

Tipos de cangrejos ermitaños

Como se mencionaba más arriba, los cangrejos ermitaños son en realidad un grupo conformado por varias especies distintas. Para hacer más sencilla su identificación y su clasificación, se suelen subdividir en 6 familias. A continuación se lista cada una de ellas con sus características más importantes:

  • Coenobitidae: esta familia contiene a las especies de hábitos terrestres. Aunque pasan la mayor parte de su vida fuera del agua, estos ermitaños necesitan vivir cerca del océano para reproducirse y para respirar. Se conforma por dos géneros, Coenobita y Birgus (cangrejo cocotero).
  • Diogenidae: son también conocidos como cangrejos ermitaños zurdos porque su tenaza izquierda es más grande que la derecha. Es la segunda familia más grande de estos organismos.
  • Paguridae: este grupo contiene a la mayor parte de las especies de cangrejos ermitaños. Son los organismos más fáciles de observar porque habitan aguas no muy profundas.
  • Parapaguridae: son un grupo que viven en las profundidades de los mares. Contrario a la mayoría de los cangrejos ermitaños, estos tienden a cargar colonias de anémonas como si fueran sus “conchas”.
  • Parapylochelidae: es un grupo de nueva creación que contiene a dos géneros: Parapylocheles y Mesoparapylocheles. La especie Parapylocheles scorpio es la única de la familia que sigue viva y habita a profundidades de entre 200 y 925 metros. Su aspecto físico tiene un enorme parecido con los escorpiones.
  • Pylochelidae: también son denominados como los cangrejos ermitaños simétricos. Se distribuyen en la mayoría de los océanos a profundidades de 2000 metros.
  • Pylojacquesidae: otra de las familias de reciente creación. Contiene solo dos especies, Pylojacquesia colemani y Lemaitreopsis holmi. Suelen utilizar los tubos calcáreos que producen los gusanos serpúlidos para resguardar sus cuerpos.

Existe una amplia variedad de cangrejos ermitaños en el mundo, por lo que es imposible abarcarlos a todos. A pesar de ello, cada uno exhibe características y comportamientos increíbles que merece la pena conocer a fondo. Es posible que parezcan simples a primera vista, pero por dentro guardan muchas incógnitas que aún quedan por descubrir.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Cangrejos: tipos, características, comportamiento y reproducción

Los cangrejos son crustáceos decápodos cosmopólitas que han colonizado muchos ecosistemas del mundo. Son muy variables.



  • Fraaije, R. H., Klompmaker, A. A., & Artal, P. (2012). New species, genera and a family of hermit crabs (Crustacea, Anomura, Paguroidea) from a mid-Cretaceous reef of Navarra, northern Spain. Neues Jahrbuch für Geologie und Paläontologie-Abhandlungen, 85-92.
  • Alvarez Martinez, O. (2016). Ecología, dinámica de las poblaciones, e interacciones en el ecosistema. Publicaciones didácticas, 72, 168-172pp.
  • Martínez Campos, B., Hernando Campos, N., & Bermúdez Tobón, A. (2012). Distribución de cangrejos ermitaños (Anomura: Paguroidea) en el mar Caribe colombiano. Revista de Biología Tropical, 60(1), 233-252.
  • Laidre, M. E. (2019). Private parts for private property: evolution of penis size with more valuable, easily stolen shells. Royal Society open science, 6(1), 181760.
  • Hendrickx, M. E. (2012). Crustáceos decápodos (Arthropoda: Crustacea: Decapoda) de aguas profundas del Pacífico mexicano: Lista de especies y material recolectado durante el proyecto TALUD. Biodiversidad y comunidades del talud continental del Pacífico mexicano. Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Instituto Nacional de Ecología (INE), Mexico City, 283-317.
  • Merchán Cepeda, A., Hernando Campos, N., Franco, A., & Bermúdez, A. (2009). Distribución y datos biológicos de los cangrejos ermitaños (Decapoda: Anomura) del mar Caribe colombiano colectados por la expedición Invemar-Macrofauna II.