¿Los peces pueden ahogarse?

Los peces no pueden ahogarse dentro del agua desde un punto de vista técnico, pero sí que existen condiciones específicas en las que la falta de oxígeno acaba con su vida. Aprende más.
¿Los peces pueden ahogarse?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 04 noviembre, 2021.

Última actualización: 04 noviembre, 2021

La naturaleza ofrece adaptaciones a casi todas las condiciones ambientales presentes en la Tierra, de ahí que existan seres vivos hasta en los lugares más recónditos (como fuentes termales o zonas con un alto índice de radiación). Algunos de los animales que más llaman la atención por sus características fisiológicas son los peces, pues tienen una forma de moverse y respirar muy diferente a la nuestra.

Debido a la fascinación que nos generan como grupo biológico, seguro que en algún momento de tu vida te has preguntado lo siguiente: ¿los peces pueden ahogarse? No dejes de leer, ya que la respuesta a este paradigma te sorprenderá. Aunque no lo creas, morir por falta de oxígeno bajo el agua es posible.

¿Cómo respiran los peces?

El término pez se utiliza para describir a todo vertebrado acuático, craneado y con branquias que carece de extremidades digitadas. Este concepto incluye a tiburones, lampreas, mantas rayas y otros seres vivos que no tienen un esqueleto óseo, aunque también a los peces típicos con escamas y aletas (teleósteos).

Los peces respiran bajo el agua gracias a unas estructuras especiales conocidas como branquias. Estas se encuentran a cada lado de la faringe y están compuestas por una serie de filamentos muy segmentados, los cuales aumentan la superficie en contacto con el medio acuático. Muchas especies presentan una pieza que funciona a modo de tapadera y que protege al aparato branquial (el opérculo).

Los peces típicos empujan el agua hacia la boca con una serie de movimientos, mueven la corriente a las branquias, captan el oxígeno disuelto en el líquido y lo integran en los capilares sanguíneos de los filamentos branquiales. Así, el oxígeno se incorpora en la sangre y el dióxido de carbono es excretado a la masa acuosa circundante. El agua sale a través del espacio que deja libre el opérculo.

La respiración es mucho más demandante para los peces que para los vertebrados terrestres, pues la cantidad de oxígeno disuelto en agua es menor que la presente en la atmósfera. De todas formas, son capaces de colonizar este medio sin llegar a fallecer en el proceso gracias a los mecanismos adaptativos de la selección natural.

Uno de los animales más peligrosos del Mediterráneo.

Las excepciones que confirman la regla

Aunque la mayoría de peces respiran como te hemos descrito en las líneas previas, algunos se saltan este mecanismo de forma parcial. Por ejemplo, los bettas y otros ejemplares del suborden Anabantoidei presentan una estructura muy especial conocida como laberintoEste es un órgano respiratorio altamente vascularizado y ubicado bajo el opérculo.

Gracias a este conglomerado especial, los peces laberíntidos pueden obtener el oxígeno directamente de la atmósfera respirando en la superficie del agua, lo que les posibilita vivir en aguas estancadas en muy mal estado. Algo similar ocurre con los peces pulmonados del orden Dipnoi.

De todas formas, un pez betta fuera del agua moriría igualmente por la ausencia de humedad y una saturación ambiental excesiva de oxígeno.

¿Pueden los peces ahogarse?

El concepto de ahogarse hace referencia a morir por asfixia. Para que esto ocurra debe darse un cuadro previo de hipoxia, es decir, que tenga lugar en el animal una deficiencia de oxígeno en la sangre, las células y los tejidos. Sin este gas, los procesos metabólicos no pueden llevarse a cabo y en poco tiempo se produce un fallo multiorgánico.

Si tomamos este término como referencia, la respuesta es que sí, los peces pueden ahogarse bajo el agua. No mueren como los tetrápodos por la entrada de líquido en los pulmones, pero sí por la ausencia de oxígeno en su propio ambiente. El término clave para comprender este acertijo es el siguiente: oxígeno disuelto.

El oxígeno disuelto (OD) es la cantidad de O₂ que, valga la redundancia, se encuentra disuelto en el agua. La concentración de oxígeno libre en el medio acuático es esencial para que invertebrados, algas, peces y microorganismos puedan sobrevivir. Tal y como indican portales profesionales, la DO mínima para soportar vida abundante en el agua es de 4-5 miligramos por litro.

¿Cuándo se ahoga un pez?

La concentración de oxígeno disuelto en el agua dictamina cuándo el ambiente puede ahogar al animal. Por ejemplo, la perca americana (Micropterus salmoides) aguanta hasta un DO mínimo de 5,5 miligramos por litro durante 24 horas, mientras que el pez gato (Ameiurus melas) tiene una mayor tolerancia a aguas inclementes con un DO de 3,3 miligramos por litro. 

Cuando no hay suficiente oxígeno disuelto en el agua, las branquias del pez no pueden extraer la cantidad de este gas esencial para nutrir a sus tejidos y se producen fallos multiorgánicos. Dicho de otro modo, el animal se ahoga. Esto también puede ocurrir si las temperaturas del agua suben demasiado, se producen daños en las propias branquias o se vierten compuestos químicos, por ejemplo.

Signos de que un pez se está ahogando

Salvando a los bettas, los peces pulmonados y unas pocas excepciones aisladas, todo pez mostrará una serie de signos cuando se coloca en un ambiente acuático hipóxico o anóxico (con poco o nada de oxígeno) antes de morir. Estos son los siguientes:

  1. El pez boquea en la superficie: los niveles de oxígeno son más altos en el agua superficial, pues allí se está llevando a cabo el intercambio gaseoso. Un pez que se está ahogando boqueará todo el rato.
  2. Comportamiento letárgico: los tejidos musculares y nerviosos no reciben suficiente oxígeno, así que el animal no tiene fuerzas para moverse o coordinarse con eficacia.
  3. Nado errático: misma razón que el punto anterior.

Este conjunto de signos clínicos es relativamente común en los tanques sobrepoblados. Si hay demasiados peces en una masa de agua, el oxígeno disuelto puede bajar a límites peligrosos y hasta acabar con la vida de los integrantes. Todo profesional en el mundo de los acuarios te afirmará que, efectivamente, los peces pueden ahogarse dentro del agua por exceso de ejemplares.

Uno de los síntomas de un pez enfermo.

Los peces pueden morir por muchas razones en el ambiente cautivo o natural y el ahogamiento es una de ellas. Si bien no fallecen por la entrada de agua en su aparato respiratorio, se fomenta un cuadro de hipoxia letal cuando la concentración de oxígeno en el entorno acuático es muy baja. 

Te podría interesar...
¿Cómo se reproduce el pez guppy?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cómo se reproduce el pez guppy?

La reproducción del pez guppy no es muy complicada, aunque hay que conocer ciertos aspectos de su fisiología para poder llevarla a cabo.