12 síntomas de un pez enfermo y cómo actuar

Existen muchos signos clínicos que indican enfermedad en los peces de acuario, ya sean tropicales o de agua fría. Aquí te los mostramos.
12 síntomas de un pez enfermo y cómo actuar
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 14 octubre, 2021.

Última actualización: 14 octubre, 2021

Existen muchos síntomas que indican que un pez está enfermo. Todo tutor debe tomarlos en serio y no dejarlos pasar por alto, pues de lo contrario el resto de integrantes del acuario también pueden llegar a verse amenazados. Ten en cuenta que una pecera es un ecosistema reducido, así que es muy sencillo que las enfermedades y los desajustes químicos se expandan rápido.

La esperanza vital de los peces tropicales típicos no suele ser muy alta (3-5 años), pero esto no significa que haya que tratar su deceso o su falta de calidad de vida como algo normal. Tener un animal no es un juego, así que la visita a un especialista se hace esencial ante cualquier signo extraño. Conoce con nosotros los 12 síntomas de que un pez está enfermo y cómo actuar en cada caso.

1. El pez no come

Los peces tropicales omnívoros comen durante gran parte del día en su ambiente natural y, por ello, se suele recomendar a los tutores dispensar alimento en la superficie del tanque cada 12 horas. Uno de los primeros síntomas de que un pez está enfermo es que deja de comer, pues carece de sentido a nivel biológico.

Es probable que tengas a tus peces sobrealimentados y esto les esté causando hinchazón abdominal y otros problemas. Recuerda que la regla de oro es no darles más alimento del que puedan consumir en 2-3 minutos, máximo 2 veces al día. Si te pasas, la comida se depositará en los fondos y ocurrirán desajustes químicos en el agua potencialmente letales.

Esta regla general se aplica a los peces omnívoros, pues los carnívoros grandes pueden pasar bastante más tiempo sin alimentarse.

2. Nada de lado

Nadar de lado es una conducta maladaptativa en peces, ya que les hace perder rango de visión, movilidad y efectividad para desplazarse por el tanque. Por ello, un ejemplar que se mueve de forma ladeada y espasmódica siempre estará enfermo.

Este signo clínico suele deberse a un fallo en la vejiga natatoria, el órgano que poseen los peces para intercambiar gases con el entorno y aumentar o disminuir su flotabilidad. La inflamación del tejido de esta estructura es bastante común en los goldfish (Carassius auratus) y siempre requiere atención veterinaria.

La inflamación de la vejiga natatoria provoca el 44 % de las visitas al veterinario en los goldfish.

Un pez enfermo nada boca abajo.

3. Boquea en la superficie

Este síntoma, más que indicar que un pez está enfermo, demuestra que hay un problema a nivel químico en el acuario. Una correcta cantidad de oxígeno disuelta en el agua es esencial para los integrantes del tanque y estos empezarán a boquear en la superficie si no hay suficiente concentración de este gas. Esto puede deberse a temperaturas excesivas, sobrepoblación y desajustes químicos.

En estos casos es necesario instalar un aireador. Si el síntoma continúa, realiza un cambio de agua preventivo.

4. El pez se aísla

Algunos peces tropicales (como los danios cebra, los neones tetra o ciertos barbos) forman cardúmenes de 6 a decenas de ejemplares. Cuando un ejemplar de estas especies está enfermo, se aísla y permanece lejos del núcleo de actividad. Lo mejor es separarlo y colocarlo en un tanque “hospital” hasta que descubras su padecimiento.

5. Tiene un ojo salido

A nivel clínico esta condición se conoce como exoftalmiaPuede ser unilateral (afecta a un ojo) o bilateral (afecta a ambos) y se ve propiciada por lesiones directas, desbalances químicos en el agua y acumulación de líquidos en el cuerpo del animal. Este es un síntoma que indica que el pez está muy enfermo (o que le están agrediendo otros del acuario), así que requiere atención inmediata.

6. Tiene las escamas levantadas

De nuevo, este signo tiene un nombre especial en la clínica y se conoce como hidropesía. En este cuadro se produce una hinchazón corporal en el cuerpo del pez, por lo que las escamas se levantan y dan la apariencia de estar erizadas. Es una condición muy común en los carpines dorados o goldfish, pues su forma ovoide facilita la identificación.

La acumulación de líquidos o compuestos puede deberse a una infección, a un desajuste en la homeostasis del pez por cambios químicos o a una impactación intestinal. Por desgracia, las escamas levantadas indican que al animal no le queda mucho tiempo de vida.

7. Tiene puntos blancos en su cuerpo

El protozoo ciliado Ichthyophthirius multifiliis provoca la enfermedad conocida como punto blanco en los acuarios. Este patógeno se localiza en la piel del pez infectado e inicia su ciclo produciendo un quiste visible de tono blanquecino, de ahí el nombre de la patología. Es una condición muy infecciosa que se expande con rapidez.

En los peces que soportan los cambios térmicos, se recomienda subir la temperatura del acuario hasta 30 °C, pues el parásito libre se muere y el enquistado se desprende bajo estas condiciones. También se hace necesario comprar soluciones antiparasitarias y aplicarlas en todo el acuario antes de que mueran los integrantes.

Un pez enfermo de punto blanco.

8. Realiza movimientos espasmódicos

Otro síntoma de que un pez está enfermo es que se roza de forma espasmódica contra los objetos del acuario, algo conocido en inglés como flashing. Esto suele ser indicio de que el animal está infectado con un patógeno a nivel epidérmico, como puede ser el gusano ancla del género Lernaea. Mira bien su piel y sus escamas y acude al veterinario si la conducta continúa.

El flashing es la única forma que tiene el pez de rascarse.

9. El pez tiene moco acumulado en su cuerpo

Todos los peces tienen una fina capa mucosa que recubre su cuerpo y les ayuda a nadar en el agua con muy poca resistencia. Si el ejemplar es infectado por ciertos tipos de bacterias, esta mucosidad se volverá mucho más opaca y evidente. Este signo indica que el animal está muy enfermo y probablemente le quede poco tiempo de vida.

10. Está en el fondo del acuario

Un pez de superficie posado en el fondo del tanque está o muy enfermo o descansando. Si esta conducta es constante, decántate por la primera de las opciones y acude al veterinario. Es probable que tu acuario no sea ideal a nivel químico o que el animal padezca alguna infección.

11. Tiene las branquias decoloradas

Este síntoma de que el pez está enfermo no es fácil de observar a simple vista, pero por desgracia se hace muy evidente cuando el animal ya ha muerto. Las branquias de un animal sano están altamente vascularizadas y fluye sangre continuamente por ellas y, en consecuencia, se muestran de un color rojo muy fuerte.

La decoloración branquial puede ser indicio de sangrado en otra parte del cuerpo, infestación parasítica, desnutrición y muchas cosas más. De todas formas, siempre indica que algo no va bien en el cuerpo del pez.

12. El pez tiene las aletas rasgadas

Esta condición se conoce en inglés como fin rot. Es una enfermedad extremadamente común en los acuarios domésticos y ocurre por infecciones bacterianas y fúngicas, aunque el principal sospechoso siempre es Pseudomonas fluorescens. La infección se ve propiciada por sobrepoblación, malas condiciones del agua o una instalación adecuada (como las peceras de bol).

Esta condición requiere el tratamiento del agua con antibióticos, antifúngicos o una mezcla de ambos.

Un veterinario monitoriza a un pez.

Los síntomas que manifiesta un pez enfermo son múltiples. Aislarlo siempre será el primer paso y, tras ello, lo más adecuado en casi todos los casos es llevarlo al veterinario. A veces se hace necesario aplicar el tratamiento en todo el acuario a la vez, ya que la mayoría de infecciones en estos animales son muy contagiosas.

Te podría interesar...
¿Por qué mi pez no come?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué mi pez no come?

¿Tu pez no come y no sabes por qué? Aquí te traemos razones y cómo solucionarlo antes de que muera de desnutrición severa.



  • Zamora, J. C., Miranda, A. P., Sevilla, M. V. Á., Peinado, C. L., & Gómez, J. B. La transposición didáctica del funcionamiento hidrostático de un órgano complejo: la vejiga natatoria de los peces. Didáctica de las Ciencias Experimentales y Sociales, (27).
  • Obregón, D. A. A. (2005). El Ichthyophtirius Multifiliis y la dosificacion para combatirlo. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 6(3).