Loading...
 

Cangrejos ermitaños: caraterísticas y hábitat

A diferencia de otras especies, los cangrejos ermitaños no cuentan con un caparazón duro que los proteja, por lo que se ven en la tarea de transportar su casa consigo mismos.

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 22 enero, 2021

Los cangrejos ermitaños (paguroideos o paguros) se constituyen como una superfamilia de crustáceos decápodos. Estos invertebrados tienen en común el uso de conchas de caracoles muertos para proteger su abdomen, por ser más blando que los de las demás especies.

Esta relación es conocida como tanatocresis —el beneficio que una especie toma de la muerte o esqueleto de otra— y el cangrejo ermitaño uno de los pocos animales en realizarla. Dentro de las 500 especies registradas, el 89% habita en el océano, el 10 % en aguas dulces y solo el 1 % son terrestres.

Características físicas y hábitat

El mayor atractivo de este grupos de seres vivos es su tránsito de un caparazón a otro, ya que evolutivamente se han estancado en el transcurso de desarrollar una coraza propia que los proteja de otros depredadores. Por este motivo, en su proceso de crecimiento se ven obligados a mudarse a una «casa más grande».

Su cuerpo comprende 10 patas, de las cuales dos son tenazas. La derecha es la más grande y ambas tienen una textura áspera. Siguiente a estas, se encuentran 4 pares de patas, con las que el animal se apoya para caminar y aferrarse a la concha. Además, cuenta con dos antenas largas para tocar y otras dos para olfatear y saborear.

Además de esto, el ermitaño presenta dos ojos, situados en dos tallos que emergen de la cabeza, los cuales dividen las imágenes en varias piezas. Por otro lado, el cangrejo ermitaño posee una cámara branquial, que debe permanecer húmeda para que el animal pueda respirar.

Su abdomen sin exoesqueleto es la parte más vulnerable, por lo que se protege con sus tenazas cuando se siente en peligro. Así, los atacantes no pueden desprenderlo de su concha y alimentarse de su carne blanda.

Las especies dentro de este taxón tienen presencia en la mayoría del planeta y su hábitat en las aguas saladas son zonas rocosas, arrecifes y la arena. En tierra firme se refugian bajo las rocas cercanas a la costa —en la profundidad no sobrepasa los 140 metros— y prefieren un ambiente tropical.

Reproducción y alimentación del cangrejo ermitaño

Los cangrejos ermitaños son ovíparos y su época de apareamiento es entre enero y febrero. Dos veces al año, las hembras cargan en su abdomen los huevos, que posteriormente son liberados en el mar. De estos emergen cientos de larvas —conocidas como zoes— para ser parte del zooplancton.

Como datos curiosos, a continuación te presentamos los siguientes aspectos del ermitaño:

  • Algunas especies de cangrejos ermitaños terrestres desarrollan órganos sexuales más grandes para evitar alejarse de su concha, la cual ha sido modificada con mucho esfuerzo. Esto permite que no sea robada por otro macho durante el apareamiento.
  • En su hábitat natural, los ermitaños pueden vivir más de 30 años.
  • Son animales omnívoros, ya que su dieta se basa en caracoles pequeños, gusanos, larvas y restos de otros animales muertos y plantas. De igual forma, pueden alimentarse a través de la filtración de partículas orgánicas.

Afortunadamente, debido a su amplia reproducción y número de especies, el cangrejo ermitaño hasta el momento no se encuentra en peligro de extinción. Sin embargo, la contaminación generada por el hombre, específicamente la del plástico que termina en los océanos, ataca a estas especies, que se ven atrapadas entre los desechos.

¿Los cangrejos ermitaños: una posible mascota?

Aunque parezca sorprendente, ciertas personas ven estos ejemplares como una posible mascota, lo cual repercute en un posible maltrato animal si no se les dan los cuidados necesarios. Algunos de los cuidados que debes tener en cuenta si decides adoptar a uno o varios cangrejos ermitaños en casa son los siguientes:

  •  Es necesario proporcionarles un tanque amplio —mínimo de 57 litros— y con una humedad superior al 75 %, para que puedan respirar y moverse sin problema. Además, debes añadir arena al fondo del tanque para que puedan mudar en su proceso de crecimiento.
  • Es esencial dotar el espacio de 3 o 4 conchas vacías para que los animales puedan esconderse, además de ramas o troncos para trepar. Es importante que las conchas no estén pintadas, ya que pueden ser tóxicas para los ermitaños.
  • Como mencionamos anteriormente, su alimentación es amplia, por lo que deberás alimentarlos regularmente con algas, lombrices, camarones o frutas y verduras frescas.
  • La temperatura debe ser controlada, para que esté entre los 24 º y 28º C de día y no descienda de los 22 ºC en las noches.

Sin duda, los cangrejos ermitaños son un rompecabezas evolutivo pues, a diferencia del resto de crustáceos, han decidido obtener su coraza de otros seres muertos. La naturaleza y el aprovechamiento de recursos nunca dejarán de sorprendernos.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Cangrejo rojo americano: una especie invasora

El cangrejo rojo americano es una especie considerada invasora en la Península Ibérica, debido a su resistencia ante climas extremos.