Canciones inspiradas en animales

Alba Muñiz 18 febrero, 2018
Estos temas musicales van dedicados a aquellas especies que no son domésticas; algunas son notablemente más conocidas y otras menos, pero en buena parte de los casos hacen referencia a las personas

Temas musicales dedicados a perros y gatos abundan por doquier. Pero, ¿qué queda para el resto de los integrantes del ‘Reino Animalia’, excluidos también los hombres? Te proponemos un arbitrario recorrido por algunas canciones inspiradas en animales, más allá de las dedicadas a las mascotas. ¿Nos acompañas?

Selección de canciones inspiradas en animales

Si hurgamos en el mundo de las creaciones musicales empiezan a surgir variadas canciones inspiradas por animales. En algunos casos –vale aclarar– estos seres son usadas como excusa para hablar de los humanos. Más antiguas o más actuales, decididamente populares o no difundidas de manera masiva, he aquí algunas de ellas.

La cucaracha

Para iniciar nuestro recorrido por algunas de las canciones inspiradas en animales, recalamos en un clásico de clásicos: La cucaracha. Tan popular es este tema que ya no importa quién fue su autor y cuál es, en definitiva, su letra original.

vale mencionar que su mayor auge se dio durante la revolución mexicana de principios del siglo pasado. “La cucaracha, la cucaracha / ya no puede caminar; /porque le falta, porque no tiene /marihuana que fumar.” En fin, cántala como tú quieras.

Te proponemos un recorrido por algunas canciones inspiradas en animales más allá de aquellas dedicadas a las mascotas más populares.

Las moscas

De todos los animales del mundo, ¿se te hubiera ocurrido escribirle una canción a las moscas?  Bueno, en realidad estamos hablando de un poema del genial Antonio Machado y que popularizó el catalán Joan Manuel Serrat. Sin embargo, la música le pertenece al argentino Alberto Cortez.

Especies de moscas: ejemplos

Seguro que recuerdas esos versos acompañados de un arreglo zumbador: “Vosotras las familiares, /inevitables, golosas, / vosotras moscas vulgares / me evocáis todas las cosas. Sin duda una genialidad del gran poeta sevillano, inmortalizada aún más al hacerse canción.

El oso

“Yo vivía en el bosque muy contento, /caminaba, caminaba sin parar. / Las mañanas y las tardes eran mías, / por la noche me tiraba a descansar. / Pero un día vino el hombre con sus jaulas, / me encerró y me llevó a la ciudad. / En el circo me enseñaron las piruetas, / y así yo perdí mi amada libertad”. Así empieza El oso, de Mauricio Birabent.

Oso pardo

Más conocido como Moris, este referente del rock en castellano a los dos lados del Atlántico, fue todo un adelantado –a sabiendas o no– en eso de defender los derechos de los animales. La canción es de 1970 y tiene un final feliz: el oso, aunque ya viejo, escapa del circo y puede volver a su hábitat natural.

Carta de un león a otro

Una vez más en primera persona y en la misma sintonía que El oso, esta canción del también argentino Chico Novarro, cuenta la historia de dos hermanos leones que fueron privados de su libertad y separados. Uno de ellos tuvo como destino el zoológico y el otro el circo.

Perro león
Fuente: http://eldoce.tv

“Perdona, hermano mío, si te digo / que ganas de escribirte no he tenido. / No se si es el encierro, /no se si es la comida / o el tiempo que ya llevo /en esta vida”, dicen sus primeros versos. Pero a diferencia del tema de Moris, sus protagonistas no logran recuperar su libertad, aunque no pierden la esperanza.

Mr. Tembo

En suajili, tembo significa elefante. Esta bella y tierna canción fue inspirada por un paquidermo bebé huérfano, que el músico británico Damon Albarn conoció en un viaje que había hecho a Tanzania.

Colmillos del elefante africano

En coautoría con Richard Russell, el cantante de bandas como Blur y Gorillaz incluyó este tema en su primer disco como solista, Everyday Robots (2014). “El Sr. Tembo está subiendo la colina /con solo esta canción para contarte cómo se siente, / pero para llegar allí necesitará una mano amiga”, dicen algunos de sus versos. Esperemos que lo haya logrado.

Golondrinas

La prolífica obra de los universales Carlos Gardel y Alfredo Le Pera ha generado verdaderos clásicos inoxidables, sobre todo en el llamado tango canción. Uno de ellos es, sin dudas, Golondrinas (1934).

Así describen a estas aves de hábitos migratorios: “Golondrinas con fiebre en las alas /peregrinas borrachas de emoción…” ¿No te dan ganas de volver a escucharla o de hacerlo por primera vez? Pues date el gusto.

 

Te puede gustar