Bronquitis en perros: síntomas, causas y tratamiento

05 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La bronquitis en perros puede ser aguda o crónica, dependiendo de la causa que la ha propiciado y la duración del cuadro clínico.

La bronquitis en perros —conocida como traqueobronquitis en el ámbito veterinario— es una inflamación repentina o crónica de los tejidos que componen la tráquea y el árbol bronquial. Generalmente, esta patología aparece en canes que ya tienen enfermedades respiratorias previas, que pueden estar causadas por bacterias, virus, parásitos y malformaciones.

La bronquitis crónica (CB) es la patología respiratoria a largo plazo más común en perros. El periodo de presentación suele ser a los 8 años de edad, pero los canes que la sufren ya tienen un historial de episodios de tos intermitente a lo largo de su vida. Si quieres conocerlo todo sobre la variante aguda y crónica de la enfermedad, sigue leyendo.

La bronquitis en perros y sus causas

La bronquitis es un término que, como su propio nombre indica, designa a un cuadro clínico en el cual los tejidos del árbol bronquial del can se inflaman. Al reducir su diámetro por el cuadro patológico, estos «tubos» respiratorios permiten un menor flujo de aire, hecho que provoca que el can tosa y respire mucho peor de lo normal.

Como hemos dicho con anterioridad, existen múltiples agentes causales que pueden desencadenar una bronquitis en perros. Para evaluarlos correctamente, lo mejor es realizar la distinción entre una bronquitis aguda y una crónica.

Bronquitis aguda

La bronquitis aguda es una variante de la patología que suele estar causada por virus, bacterias y parásitos y que dura de unos días a unas semanas. Las temperaturas extremas, falta de ventilación en el hogar, hacinamiento y otros parámetros pueden favorecer su aparición. Algunos de los agentes etiológicos más comunes son los siguientes:

  • Adenovirus: esta patología está causada por 2 serotipos, CAV-1 y CAV-2. Más allá de la bronquitis, también genera daños multisistémicos, muerte del tejido hepático y vasculitis. Muchas veces, los canes afectados mueren antes de comenzar un tratamiento.
  • Herpes: es causado por el virus Canid alphaherpesvirus 1 (CaH-V1). En cachorros suele ser una infección letal, mientras que en adultos provoca mayoritariamente problemas reproductivos.
  • Otras infecciones: el influenzavirus canino, las bacterias Bordetella bronchiseptica y Streptococcus zooepidemicus y los parásitos del pulmón pueden causar bronquitis agudas en canes.
  • Humo y alérgenos: más allá de microorganismos perjudiciales, la presencia de humo en el ambiente o las alergias pueden propiciar este cuadro clínico.
Ejemplo de tos en perros.

Bronquitis crónica (CB)

La bronquitis crónica se manifiesta con toses que perduran por 2 o más meses. En este cuadro clínico la causa no está clara, como sí que sucede en la bronquitis aguda. La edad media de su presentación en canes es de 8 años, aunque los tutores suelen informar a los veterinarios de que el perro afectado ha presentado episodios de tos intermitente previamente.

Por otro lado, parece ser que algunas razas están más predispuestas que otras a desarrollar CB. Entre ellas encontramos a los poodles, cocker spaniels, pomeranians german shorthair pointers. También es típico que la bronquitis crónica aparezca en canes obesos o con problemas cardíacos.

Síntomas

El síntoma más prominente de esta patología es la manifestación espasmódica de toses. El acto de toser en el can responde a una función fisiológica clara: eliminar el exceso de mucosidad y secreciones de las vías respiratorias para permitir la entrada de aire. La situación se evidencia aún más ante cambios ambientales o cuando el perro hace ejercicio.

A veces es muy difícil diferenciar una bronquitis en perros de una neumonía. Incluso, la inflamación puede extenderse del árbol respiratorio a las células de los pulmones, así que ambas condiciones se presentan a la vez en los casos más graves.

Podemos resumir el cuadro clínico de una bronquitis —aguda o crónica— en la siguiente lista:

  • Toses y atragantamientos esporádicos.
  • Secreción bucal de sustancias mucosas. A menudo, esto se confunde con episodios de vómito.
  • Secreción y descargas nasales.
  • Dificultad para respirar y fiebre leve.
  • Intolerancia del ejercicio y empeoramiento de los signos clínicos cuando el can intenta correr.
  • Letargia y apatía.

Tratamiento de la bronquitis en perros

En los casos en los que la sintomatología surge de forma repentina, la asistencia respiratoria puede ser útil durante los peores momentos de los síntomas. Tras el diagnóstico y estabilización, se le recetarán al can medicamentos como broncodilatadores, corticosteroides (predisona) y supresores de la tos (codeína).

Si la causa del cuadro es bacteriana, también se requiere el uso de antibióticos. Durante la recuperación se recomienda encarecidamente que el perro pueda descansar, que se mantenga en un ambiente tranquilo y, sobre todo, que no se le exponga a humo, cosméticos en forma de sprays ni ningún tipo de micropartícula que pueda entrar a los bronquios.

Un perro pequeño enfermo.

La bronquitis va más allá del tratamiento inicial

Más allá de los fármacos previamente citados, también es necesario descartar que el can sufra una patología debilitante a largo plazo. Si la causa es sobrepeso, daño en el aparato respiratorio o una insuficiencia cardíaca, debe ser tratada con asistencia veterinaria una vez el peor momento de la bronquitis haya pasado.

Al igual que en humanos, esta condición puede ser aguda o crónica. Si la causa es vírica o bacteriana, esta patología debería remitir en unos 2-3 días, pero también puede extenderse en el tiempo sin un motivo claro. En el cariño y la paciencia está la clave de la recuperación del can.

  • Workman, H. C., Bailiff, N. L., Jang, S. S., & Zinkl, J. G. (2008). Capnocytophaga cynodegmi in a rottweiler dog with severe bronchitis and foreign-body pneumonia. Journal of clinical microbiology46(12), 4099-4103.