Cómo poner a dieta a un gato obeso

Virginia Duque Mirón · 26 abril, 2018
Reducir la cantidad de comida, cambiarla por alimentos naturales o mezclar el pienso con un poco de agua son algunas de las soluciones para que un felino baje de peso

El apetito insaciable de los gatos puede llevarnos a cometer el error de darle más comida de la que en realidad necesita. Esto puede, como poco, producirle un aumento de peso que podría llevarle a tener problemas más serios. Si te ha sucedido con tu mascota, te vendrán muy bien estos pasos sobre cómo poner a dieta a un gato obeso.

Por qué la obesidad felina

A veces damos por sentado que nuestras mascotas no van a tener ciertas enfermedades que nosotros padecemos porque son animales. No nos engañemos, aunque somos muy diferentes, nuestro interior se asemeja mucho, pues tenemos los mismos órganos, los mismos fluidos y todo funciona de manera muy similar. Por tanto, sí, aunque suene extraño, los gatos pueden padecer obesidad.

Cómo hacer que mi gato baje de peso

Las causas de estas tampoco difieren mucho de las que suceden en nuestro caso. Estas son las más comunes:

  • Mala alimentación. Un pienso de baja calidad puede contener un exceso de grasas que hará que el animal coja peso de forma gradual y casi sin darnos cuenta. Es posible que nos percatemos cuando el problema sea grande.
  • Excesiva comida. Como comentábamos al principio, los gatos siempre tienen hambre y, quizá por lástima, tendemos a darles de comer más de lo debido. Este es un fallo que muchos dueños de gatos cometen.
  • Alimentos procesados. Los alimentos procesados como el atún en lata, el jamón york o las salchichas tienen añadidos azúcares, grasas, sales, y otros componentes que no son beneficiosos para el animal y que pueden llevarlo a un aumento de peso.
  • Vida pasiva. Ya sabemos que los gatos pueden pasar muchas horas al día durmiendo, y caemos en el error de que, como no necesitan salir a la calle como sucede con los perros, no hacemos ejercicio con ellos. Jugar con ellos, o llevarlos a algún sitio en el que puedan correr, hará que tu mascota tenga una buena salud.
  • Tiroides. Sí, los gatos pueden tener problemas de tiroides u otra enfermedad que los lleve a la obesidad. En estos casos, tendrás que consultar con tu veterinario cuál es la mejor forma de alimentar a tu compañero para no perjudicarle más.

Cómo poner a dieta a un gato obeso

Como decíamos en el párrafo anterior, si tu felino no tiene ninguna enfermedad, hay varios consejos prácticos que puedes seguir para poner a dieta a un gato obeso. Estos son los más sencillos y efectivos que conocemos:

Reduce la cantidad

Si crees que el fallo radica en que has cruzado las marcas establecidas por los fabricantes del pienso con el que alimentas a tu gato, tienes que reducir esta cantidad de manera urgente. Entendemos que creas que tu gato tiene hambre todo el día, pero esto no es más que su instinto intrínseco descontrolado de siempre tener ‘una presa’ a la que hincarle el diente.

Cómo hacer que adelgace un gato

Una forma práctica de hacer creer al gato que come durante todo el día, y de quitar tu sentimiento de culpa porque crees que no le das lo suficiente, es repartir la toma en varias veces al día. Es decir, si tu gato tiene que comer 150 gramos diarios de pienso, divide estos en tres tomas de 50 gramos. Lo mismo sucede si la alimentación es húmeda o la dieta BARF.

Motívalo a hacer ejercicio

Jugar con tu gato, buscar un parque cerrado en el que pueda correr, o lanzarle objetos por algún pasillo de la casa, moverá su instinto cazador y correrá como un loco. Otra cosa que puedes hacer es adoptar un segundo gato con el que jugar. Ambos competirán en los juegos y carreras y animará a que tu gato esté más activo.

Cambia el pienso por comida natural

La dieta BARF es recomendada para todos los animales. Incluir esta para poner a dieta a un gato obeso resulta muy efectivo, ya que puedes reducir la ingesta de grasas y proteínas, y sustituirla por vegetales y frutas que harán que tu gato pierda peso. Esto deberás hacerlo siempre bajo la supervisión de tu veterinario de confianza.

Mezcla el pienso con agua

Si no te convence lo de la dieta cruda, poner agua en el pienso del gato inflará el alimento y el animal tendrá mayor sensación de saciedad. Ello hará que tu gato adelgace siempre y cuando hayas reducido la cantidad de pienso que le dabas anteriormente.

Si necesitas poner a dieta a un gato obeso, tranquilo, seguro que después de haber leído este artículo te has dado cuenta de que es más sencillo de lo que imaginabas.