Blastoestimulina para perros: usos y contraindicaciones

Laura Morales Negrin · 4 agosto, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 2 agosto, 2021
Ciertas heridas graves en perros pueden ser tratadas para su curación con blastoestimulina en pomada. Esto es así porque este fármaco contiene antibiótico. Sin embargo, por este mismo motivo, solo puede ser recomendado por un profesional.

La blastoestimulina en pomada es un fármaco bastante común en los hogares, pues no es necesaria receta para obtenerlo y se usa en la medicina humana. Sin embargo, también es posible el uso de la blastoestimulina para perros.

La función que cumple esta pomada en los canes es la misma que en las personas, pero hay que considerar su buen uso y las posibles contraindicaciones antes de aplicársela al animal. Como siempre, ante la administración o aplicación de cualquier fármaco en mascotas, siempre será necesaria la autorización e indicación del veterinario.

¿Qué es la blastoestimulina?

La blastoestimulina es una pomada que se usa en los perros debido a su efecto antibiótico y cicatrizante. Recalcamos el hecho de que la forma apta para canes se presenta en forma de ungüento, ya que existe blastoestimulina en otro tipo de formatos que son empleados en medicina humana.

Por ejemplo, se puede encontrar blastoestimulina en polvo cutáneo, como pulverizador o en forma de óvulos vaginales. Estas presentaciones tienen una composición diferente a la de la pomada, así que no se concibe su uso seguro en canes desde casa. Veamos cuáles son dichos componentes.

Una herida de un perro en su pata.

Componentes de blastoestimulina perros

La pomada blastoestimulina está compuesta por los siguientes elementos:

  • Sulfato de neomicina: la neomicina es un antibiótico muy efectivo ante numerosas bacterias, por lo que su uso es de amplio espectro.
  • Extracto de centella asiática: este elemento funciona como protector frente a heridas, además de que favorece y acelera el proceso de cicatrización, reduciendo las posibles inflamaciones. Por otro lado, también tiene un efecto antimicrobiano.
  • Excipientes: los elementos que le otorgan al fármaco su forma y textura son aceite de maíz, aceite de geranio, monoestearato de dietilenglicol, esencia de lavanda y agua purificada.

Como se mencionaba anteriormente, los otros formatos usados en medicina humana no llevan los mismos ingredientes, por eso no son administrados en perros. Por ejemplo, el polvo cutáneo solo posee centella asiática, mientras que el pulverizador no usa la neomicina, pero sí anestésico.

Usos de la blastoestimulina para perros

Lo cierto es que este, al ser un medicamento formulado para uso humano, puede no ser la primera opción seleccionada para los canes. Es común que el profesional opte por otro fármaco con componentes similares o iguales, pero realizado exclusivamente para ser utilizado en la medicina veterinaria.

Aun así, el uso concreto de blastoestimulina para perros está permitido en ciertos casos, siempre y cuando intervenga el criterio veterinario. Entre los usos más comunes se encuentran el lavado de heridas, la desbridación o desbridamiento (eliminación de tejido muerto) y el manejo de heridas abiertas.

Lavado de heridas

Tras lavar las heridas, se reducirá la carga bacteriana presente en el tejido, además de eliminarse materiales extraños y detritus. Para ello suele emplearse un antiséptico, normalmente diluido. Una vez esté limpia la herida, se puede emplear la blastoestimulina, ya que este ungüento fomentará su correcta sanación de una forma muy segura.

Desbridación

La desbridación (o más bien desbridamiento) de heridas es el proceso médico por el cual se elimina tejido muerto en las lesiones crónicas, permitiendo así que estas cicatricen correctamente. Este tratamiento se puede realizar por capas o en una sección completa de tejido.

Una vez realizado el desbridamiento y tras el lavado, se decidirá si tratar la lesión del can como una herida abierta, caso en el cual se podrá emplear la blastoestimulina para perros.

Manejo de heridas abiertas

Este es el uso principal de la blastoestimulina para perros. Por la acción de sus ingredientes, se emplea en dichas heridas que se hayan infectado o que puedan llegar a hacerlo. Eso sí, siempre en caso de lesiones que revistan cierta gravedad: quemaduras, úlceras, escaras y heridas quirúrgicas, por ejemplo.

La determinación de dicha gravedad será dada por el veterinario, pues aunque parezca contraproducente, ante una pequeña herida no se debe aplicar blastoestimulina como remedio aunque se tenga a mano. Recordemos que uno de sus componentes es un antibiótico y este no se puede usar nunca sin prescripción médica.

Por otro lado, cabe destacar que, ante una herida muy grave, lo recomendable siempre es acudir a la clínica veterinaria para que sean los profesionales quienes evalúen la situación del perro y lleven a cabo todo el proceso de curas.

Aplicar antibióticos en escenarios en los que no es necesario puede provocar infecciones futuras resistentes a estos fármacos. 

Dosis de blastoestimulina para perros

Una vez el veterinario ha examinado al animal y haya limpiado bien las heridas, puede proceder a la aplicación de blastoestimulina y dar sus recomendaciones para que los tutores del animal se la administren en casa. No temas, pues su utilización es bastante sencilla.

Al tratarse de una pomada, esta es para uso tópico, lo que significa que basta con aplicarla sobre la propia herida del can en pequeñas cantidades. El veterinario indicará cómo limpiar primero la lesión en el hogar, así como las dosis de pomada y si hay que tapar la zona con vendajes o dejarla al aire libre.

La aplicación suele variar entre una y tres dosis al día durante varios días, pero esto dependerá de la situación de la herida. Hay que respetar el tiempo pautado por el profesional para el tratamiento, así como vigilar muy bien la evolución del cánido con el tiempo.

En caso de empeoramiento, se debería acudir de inmediato al centro veterinario por si las curas no estuviesen surtiendo efecto. Por supuesto, hay que recordar que, para realizar dichas curas, la higiene en las manos de la persona encargada es esencial.

Contraindicaciones de la blastoestimulina para perros

Las contraindicaciones de la blastoestimulina para perros no son extensas. Entre las pocas que existen, se encuentran las siguientes:

  • Perros que hayan presentado reacciones alérgicas a este medicamento con anterioridad.
  • Canes alérgicos a cualquiera de sus componentes o que se sospecha que podrían serlo, incluyendo los excipientes citados.
  • En caso de que tras la aplicación de blastoestimulina se detecte enrojecimiento en la zona debido a la pomada o inquietud del animal, se debe informar al veterinario.

Efectos secundarios

Como indica su prospecto, el único efecto adverso de la blastoestimulina podría ser una ligera sensación de escozor si el perro fuese muy sensible. Sin embargo, esta no reviste importancia, puesto que no suele dar lugar a una reacción.

Por supuesto, si la herida en la que se aplica este fármaco está al alcance de los lamidos del can, siempre se debe optar por el uso del collar isabelino, pues los efectos de que el animal ingiera la pomada sí podrían ser algo más graves. Vigila a tu mascota durante todo el tratamiento para evitar intoxicaciones indeseadas.

La blastoestimulina para perros puede tener muchos usos.

La blastoestimulina es una pomada excelente para el tratamiento de heridas superficiales. De todas formas, antes de aplicársela a tu mascota te recomendamos que acudas al veterinario, pues no se puede utilizar sin tener claras ciertas pautas específicas para cada animal.

  • Blastoestimulina pomada al 1%. Recogido el 1 de agosto en http://www.grupodwes.es/prospectospdf/719385.pdf
  • Uso farmacológico de la Centella Asiática. Recogido el 1 de agosto en https://www.siicsalud.com/pdf/at_centella_42720.pdf
  • Tratamiento conservador para la resolución de lesiones cutáneas secundarias a una miasis. Recogido el 1 de agosto en https://ddd.uab.cat/pub/clivetpeqani/clivetpeqani_a2012v32n3/clivetpeqaniv32n3p169.pdf
  • Manejo de las heridas. Recogido el 1 de agosto en http://axonveterinaria.net/web_axoncomunicacion/auxiliarveterinario/9/9_6-9.pdf