Biología de la nutria gigante

Guillermo Bisbal · 8 febrero, 2019
La nutria gigante es un fascinante animal, el cual es sumamente sociable entre sus congéneres, pero no duda en ser agresiva contra sus depredadores; actualmente está en peligro de extinción por la caza ilegal y la pérdida de su hábitat por factores antrópicos

La nutria gigante es una especie de mamífero perteneciente al orden Carnivora de la familia Mustelidae que habita principalmente en la Amazonia. Pteronura brasiliensis es su nombre científico y es la única especie del género. Se conocen dos subespecies: P. b. brasiliensis y P. b. paraguensis.

A este mustélido se le denomina también lobo del río o perro de agua. Otros nombres conocidos son: en Brasil, ariraí o ariranha; en Uruguay, lobo corbata; en Argentina, lobo gargantilla o ariray; y en Paraguay, lobope. El nombre del género Pteronura procede de la palabra griega antigua ‘pteron’ (pluma o ala) y ‘ura’ (cola), y hace referencia a la forma característica de su cola, que se asemeja a un ala.

Distribución y hábitat de la nutria gigante

La subespecie P. b. brasiliensis se distribuye al norte de Suramérica, entre las cuencas del Orinoco y el Amazonas, incluidas las Guayanas. Por su parte, la subespecie P. b. paraguensis se distribuye en el Cono Sur, y ocupa regiones de Paraguay, Uruguay, sur de Brasil y norte de Argentina.

Se encuentra en ríos y arroyos de agua dulce que se inundan estacionalmente. Otros hábitats acuáticos comprenden manantiales de agua dulce y lagos permanentes. Se han identificado dos factores para la selección del hábitat:

  • La cantidad de alimento, la cual parece estar correlacionada con sitios de agua poco profunda y la presencia de riberas con pendiente baja.
  • Buena cubierta vegetal y, por tanto, acceso directo a los sitios de caza preferidos.

Las zonas adyacentes a los ríos son usadas para construir sus guaridas donde se resguardan durante buena parte de su día a día. Las nutrias despejan áreas de vegetación para construir sus asentamientos. La extensión de estas áreas puede alcanzar un máximo de 28 metros de largo por 15 de ancho, y son marcadas por medio de glándulas odoríferas, orina y heces para señalar el territorio.

Nutria gigante: características

Características físicas de la nutria gigante

Es la especie más larga entre los mustélidos, pero no la más pesada. Los machos adultos miden entre 1,5 y 1,8 metros de largo, y pesan entre 32 y 45 kilogramos. Las hembras miden entre 1,5 y 1,7 metros de longitud, y pesan entre 22 y 26 kilogramos.

Entre todas las nutrias del mundo, la nutria gigante posee el pelaje más corto. La coloración de este pelaje varía entre marrón claro y oscuro dependiendo de la parte del cuerpo. Aunque también algunas pueden presentar color rojizo o rubio oscuro.

El pelo es extremadamente denso. Esto es así para que la capa externa sea la única que se moje, mientras que la capa interna se mantiene seca. La capa externa tiene aproximadamente ocho milímetros de espesor, más o menos dos veces el ancho de la capa interna.

Además, las nutrias gigantes cuentan con una mancha en el cuello, que varía entre el color crema y blanco. Lo curiosos de esta mancha es que su forma es única para cada individuo.

El hocico de la nutria gigante es bastante corto, característica que le confiere un aspecto ovalado a su rostro. Las orejas son pequeñas y redondeadas. Posee vibrisas muy sensibles, las cuales le permiten detectar cualquier cambio en la presión del agua y corrientes. Esto facilita a la nutria gigante localizar a sus presas. Todos sus miembros son gruesos que terminan en grandes pies palmeados con garras afiladas.

Asimismo, poseen membranas interdigitales en sus patas, las cuales utilizan para nadar, maniobrar e impulsarse en el agua. En el caso de que quiera nadar más rápido se impulsan con su fuerte cola. Por tanto están muy bien adaptadas a la vida acuática, tanto así que incluso pueden las orejas y nariz mientras permanece bajo el agua.

Las nutrias gigantes muestran activa únicamente durante el día. Su visión es especialmente aguda y la emplea para cazar a sus presas, y al mismo tiempo, detectar y evitar depredadores potenciales. Esta característica es distintiva de la nutria gigante, ya que las otras especies de nutria tienen una visión normal o ligeramente miope, tanto en la tierra como en el agua. En el caso de la audición se sabe que es bastante aguda y el sentido del olfato está muy desarrollado.

Comportamiento de la nutria gigante

La nutria gigante es conocida por ser un animal sumamente social, el cual convive en grupos familiares grandes. Estos grupos se componen frecuentemente por tres a ocho ejemplares, y pueden llegar hasta tener 20 individuos en total. Estos grupos tienen un fuerte vínculo, debido a que las nutrias duermen, juegan, viajan y comen juntas.

Nutria gigante: comportamiento

Sin embargo, se han documentado actos de agresión entre individuos de la especie. La defensa contra intrusos parece ser cooperativa. Los machos adultos son los que normalmente se ocupan de los encuentros agresivos, aunque se han registrado casos de hembras alfa que forman grupos de vigilancia.

Alimentación de la nutria gigante

La nutria gigante es un depredador situado en lo alto de la cadena alimentaria y que come principalmente peces. Captura con mayor frecuencia peces de mediano tamaño que habitan aguas poco profundas.

Asimismo, también parece ser oportunista, debido a que tienen una gran capacidad adaptativa para consumir las especies más abundantes de su entorno. En el caso de que exista disponibilidad de peces, puede alimentarse de cangrejos y serpientes.

Puede cazar sola, en parejas o en grupos, mientras se apoya en su aguda visión para localizar las presas. En ocasiones cazan de forma coordinada cuando una presa no puede ser capturada por una sola nutria, como al cazar anacondas o caimanes grandes.

Nutria gigante: alimentación

La nutria tiene una gran capacidad de maniobrabilidad bajo el agua. Por lo que  puede atacar a sus presas ya sea desde arriba o desde abajo, sujetándola con sus fauces. Al capturarla empieza a consumirla de inmediato: empieza por la cabeza y lo hacen sujetando con firmeza entre las patas delanteras. Consumen alrededor del 10 % de su peso corporal al día (unos tres kilogramos).

Reproducción de la nutria gigante

Las hembras parecen parir sus crías durante la temporada de sequía. Los ciclos estrales son de 21 días y las hembras son sexualmente activas entre el tercer y décimo día. Entre las nutrias gigantes existe la elección de pareja y uniones de larga duración.

Los periodos de gestación oscilan entre 65 y 70 días, y dan a luz entre una y cinco crías con un promedio de dos. Se han reportado intervalos entre cada parto que oscilan entre 21 y 33 meses.

Las hembras dan a luz en madrigueras previamente construidas y defendidas por su grupo familiar. Esta generalmente se encuentra ubicada cerca de las riberas de los ríos y de los sitios predilectos para la pesca.

Al nacer, las crías tienen mucho pelo que las protege y son ciegas. Los machos en toda la crianza de las crías, demostrando que los vínculos familiares son fuertes. Asimismo, los hermanos mayores también participan en la crianza de manera menos activa.

Nutria gigante: reproducción

Generalmente las crías abren sus ojos a la cuarta después de nacer, empiezan a caminar a la quinta, y son capaces de nadar adecuadamente después de pasar 14 semanas. Dejan de amamantar a los nueve meses y empiezan a cazar por ellos mismos poco después.

Estado de conservación de la nutria gigante

En 1999, la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) catalogó la nutria gigante como especie en peligro de extinción. Sin embargo, ya desde 1982 se había considerado como especie vulnerable.

El comercio de la especie y sus productos es ilegal a nivel internacional bajo la regulación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que se incluye en el Apéndice I.

El total de la población es difícil de estimar. Un estudio de la UICN en 2006 sugirió una cifra de 1 000 a 5 000 nutrias. Según lo publicado en la Lista Roja de la UICN, se considera que la presencia de la nutria gigante en Argentina y Uruguay es incierta. La nutria gigante fue declarada monumento natural de la provincia de Misiones en Argentina en agosto de 1996.

A raíz de la caza para extraer piel, la cual fue más acentuada en las décadas de 1950 y 1960, la población disminuyó considerablemente. En la actualidad, la pérdida del hábitat se convirtió en la principal amenaza tras la suspensión de su caza. Estos hechos han provocado que el rango de distribución de la nutria se haya visto reducido notablemente.

La nutria gigante por ser un gran depredador de peces provoca conflictos con los pescadores (criollos y aborígenes), quienes consideran que la especie es un competidor. El ecoturismo también representa un peligro para la especie.

  1. Duplaix, N. (1980). “Observations on the ecology and behavior of the giant river otter Pteronura brasiliensis in Suriname”. Revue d’Ecologie (Terre Vie), N° 34: 495-620.
  2. Carter, S.K. y  Rosas, F.C.W. (1998). “Biology and conservation of Giant Otter (Pteronura brasiliensis)”. Mammal review, XXVII-1: 1-26.