Beneficios del kéfir para perros

11 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
¿Sabes qué es el kéfir y todas las propiedades que puede tener para tu mascota?

El uso de alimentos fermentados está extendiéndose y aumentando alrededor de todo el mundo. Por ello, no es de extrañar que se haya comenzado a comercializar para nuestras mascotas. El kéfir para perros es un buen complemento para la dieta de los canes, si estos son alimentados a base de una dieta natural, como es la dieta BARF.

Actualmente, los tutores de perros y gatos están cada vez más concienciados sobre los beneficios de una alimentación correcta. Saben que esta mejora y mantiene la salud de la mascota. Además, tienen acceso a más información, por lo que saben que el uso de ciertos alimentos pueden prevenir multitud de enfermedades en sus canes.

¿Qué es el kéfir?

El kéfir es una bebida fermentada que se tomaba originalmente en la zona de las montañas del cáucaso, territorialmente conocida como Europa del este, Rusia o suroeste de Asia.

La microbiota del kéfir está compuesta por bacterias y levaduras que conviven en los llamados granos de kéfir de manera simbiótica. Estos microorganismos son:

  • Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus
  • Candida inconspicua
  • Lactobacillus helveticus
  • Kluyveromyces marxianus
  • Lactobacillus casei subsp. pseudoplantarum
  • Saccharomyces cerevisiae
  • Lactobacillus brevis
  • Lactococcus lactis subsp. lactis
  • Streptococcus thermophilus
Grano del kéfir

Todos ellos, en conjunto, previenen la aparición de organismos patógenos. Por ello, confieren a la bebida la propiedad de no transferir enfermedades, como podría ocurrir con otros alimentos frescos.

Los granos de kéfir, al ser añadidos a la leche –originalmente de yegua– llevan a cabo una fermentación que tiene como resultado la aparición de ácido láctico, el etanol, CO2, diacetilo, el acetaldehído, el etilo y aminoácidos que aportan sabor. A pesar de que se produzca alcohol durante la fermentación, su porcentaje es despreciable, por lo que no es tóxico para el organismo.

¿Puede mi perro tomar kéfir?

Sí, el kéfir es apto para perros. De hecho, existen dos tipos de kéfir, el kéfir de agua y el kéfir de leche. Aunque los granos siempre debemos cogerlos de la fermentación de la leche, si queremos dárselo a un can, es mejor ofrecerle kéfir de agua.

Este se elabora añadiendo un par de cucharas grandes de granos a un litro de agua desclorada, zumo de un limón, miel y alguna fruta deshidratada. El recipiente debe ser de cristal y nunca cerrarse, pues la fermentación libera mucho gas. Recuerda que, cualquier cambio que quieras realizar en la dieta del perro, debe ser consultado con un profesional veterinario especializado en alimentación natural.

Perro con gorro de cocinero

Valor del kéfir para perros

Al igual que para los seres humanos, el kéfir puede tener muchos beneficios para la salud de los perros. Históricamente, esta bebida se ha usado para problemas gastrointestinales, hipertensión, alergias y cardiopatía isquémica. No obstante, la demostración de estos beneficios aún no han sido constatados por el mundo científico, al menos no al cien por cien.

Ayuda a mantener la flora intestinal

El kéfir puede ayudar a la salud gastrointestinal. Gran parte de los ingredientes del kéfir son hongos y bacterias beneficiosos para la flora. Impiden que patógenos colonicen las paredes intestinales y ayudan al desarrollo de las colonias bacterianas beneficiosas. Por otro lado, se ha demostrado que ayuda a la curación de úlceras gástricas e intestinales, pero solo en humanos. No se ha estudiado en perros.

Propiedades antiinflamatorias y curativas

Se ha demostrado que el gel a base de kéfir tiene actividad antiinflamatoria cuando se aplica de forma tópica. Además, se ha usado en laboratorios para tratar heridas producidas por quemaduras y parece tener un papel antibiótico.

Efectos anticancerígenos del kéfir para perros

En general, a los productos lácteos fermentados se les atribuyen propiedades anticancerígenas. Esto se debe a su capacidad para prevenir y suprimir los tumores en etapas tempranas, debido al retraso en las actividades enzimáticas que convierten los compuesto procancerígenos en cancerígenos o por la activación del sistema inmune.

Estimulación del sistema inmune

Durante la fermentación o digestión del kéfir, se forman compuestos peptídicos –proteínas– bioactivos. Estas moléculas parecen fomentar la activación del sistema inmune a nivel de las mucosas del cuerpo. Sin embargo, solo se ha demostrado en modelos animales –como el perro– y bajo condiciones de laboratorio.

  • Wacher-Rodarte, C. (1993). Alimentos y bebidas fermentados tradicionales. Biotecnología alimentaria, 312-349.
  • Leite, A. M. D. O., Miguel, M. A. L., Peixoto, R. S., Rosado, A. S., Silva, J. T., & Paschoalin, V. M. F. (2013). Microbiological, technological and therapeutic properties of kefir: a natural probiotic beverage. Brazilian Journal of Microbiology, 44(2), 341-349.