El ratón de laboratorio, el mejor modelo animal

Ana Díaz Maqueda · 20 junio, 2019
El ratón de laboratorio es empleado en investigación debido a su carácter dócil y debido a su similitud con el ser humano

Desde hace más de un siglo, el ratón de laboratorio es el modelo animal más usado en investigación en todo el mundo. Este pequeño roedor es pariente del ratón doméstico (Mus musculus), un animal muy acostumbrado a vivir junto al ser humano, ya que en sus construcciones encuentran refugio y alimento.

¿Quieres saber por qué se usa tanto este animal en investigación? En Mis Animales te contamos por qué el ratón es el principal modelo animal, ya que gracias a esta especie hemos conseguido avanzar en la cura de importantes enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias y cáncer.

¿Qué es un modelo animal?

En las ciencias de la vida, como medicina o biología, el uso de modelos animales está ampliamente extendido. De hecho, los animales de experimentación se usan desde mucho antes de la época de la Grecia clásica, aunque sufrió un retroceso en la Edad Media debido a imposiciones de la Iglesia católica, que estaba en contra de la profanación de cadáveres.

Antiguamente, los experimentos se llevaban a cabo sobre animales y humanos, pero desde la aprobación del Código de Nüremberg, tras la Segunda Guerra Mundial, está prohibido experimentar con seres humanos el desarrollo de nuevos fármacos y terapias.

Los modelos animales tienen un genoma conocido y se pueden extrapolar los resultados de un estudio a otros animales, incluido el ser humano. Según el Comité Nacional de investigación de los Estados Unidos un modelo animal es:

“Un animal en el cual la biología y el comportamiento pueden ser estudiados, o bien procesos patológicos espontáneos o inducidos pueden ser investigados o bien el proceso en uno o más aspectos se parece al mismo proceso observado en humanos u otras especies animales”.

Legalidad de la experimentación con animales

El uso de modelos animales permite un mejor entendimiento de las bases biológicas y patofisiológicas de las enfermedades que afectan tanto a humanos como a otros animales, ya que lo que se investiga en los laboratorios es igualmente aplicable a la medicina veterinaria.

¿Por qué el ratón?

Las especies animales usadas en experimentación son muchas y variadas: ratones, ratas, conejos, perros, cerdos, ovejas, ranas, moscas, monos, etc. Pero el modelo animal que se usa en más del 50 % de los casos es el ratón de laboratorio.

Varias son las razones por las que los ratones son el modelo animal por excelencia:

  • Al ser mamíferos, los procesos bioquímicos son muy similares a los de los humanos.
  • El tiempo entre una generación y otra de ratones es muy corto.
  • Se adaptan fácilmente a la vida en el animalario.
  • Son animales de pequeño tamaño y fácil manejo; no se estresan fácilmente por la manipulación.
  • Es, junto al ser humano, el mamífero mejor estudiado desde un punto de vista genético.
  • Existen muchas cepas distintas. Esto los hace ideales para estudios de mutaciones genéticas como el cáncer.
  • Es el único modelo animal cuyas células madres son exitosamente cultivadas in vitro.
  • El estudio de este modelo durante más de un siglo hace que la cantidad de información disponible sea inmensa.

Gracias a los ratones, hoy en día se han logrado grandes avances en la investigación de enfermedades autoinmunes o cáncer. Sin embargo, no debemos olvidar que son seres sintientes, con sus necesidades propias y una etología bien definida y conocida.

Necesidades de un ratón de laboratorio

Los ratones son animales sociales acostumbrados a vivir en grupos. Cuando se alojan animales individualizados debe estar altamente justificado por el estudio. Los grupos sociales deben ser separados por sexo cuando se produce el destete de las crías a los 21 días de edad, ya que, de otra forma, aparecerían camadas no deseadas y consanguíneas.

Una vez se establecen estos grupos de hembras y machos, no pueden ni introducirse nuevos individuos ni extraerse ninguno, pues desestabilizaríamos la jerarquía de la colonia, lo que provocaría trifulcas y la aparición de animales heridos, sobre todo en el caso de los machos.

Las dimensiones de las cubetas donde viven los animales están estipuladas por un real decreto, así como el número de animales por cubeta. La superficie que ocupa un animal nunca debe ser menor a 60 cm2.

Enriquecimiento ambiental en ratones

Por último, los ratones necesitan enriquecimiento ambiental. Este lo constituyen:

  • El propio sustrato de la cubeta.
  • Material para hacer nido, independientemente del sexo de los animales.
  • Juguetes, que pueden ser rollos de cartón, trozos de madera, guaridas de plástico translúcido rojo: para poder ver si el animal está dentro sin molestarlo, ya que los ratones no ven esta tonalidad.
  • Alimento especial como frutos secos o pan duro.

El enriquecimiento ambiental es indispensable para la buena salud física y psicológica de los animales. Si el animal comienza a desarrollar esterotipias o conductas anómalas, no solo vamos en contra del bienestar animal, sino que no aportará ningún dato válido al estudio.

  • Benavides, F., & Guénet, J. L. (2003). Manual de genética de roedores de laboratorio. Principios básicos y aplicaciones. Madrid: Universidad de Alcalá de Henares.
  • Dávila, A. G. (2008). Breve historia de la experimentación animal. Lecturas Singulares, (6).
  • Real Decreto 53/2013, de 1 de febrero, por el que se establecen las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos, incluyendo la docencia
  • Zúñiga, J. M., Muriana, J. O. y J. T., Marí. (2008). Ciencia y tecnología del animal de laboratorio. Sociedad Española para las Ciencias del Animal de Laboratorio (SECAL).