¿Cómo es la ley de bienestar animal?

Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
26 mayo, 2019
En materia de legislación sobre el bienestar animal, en España todavía no existe una ley que sirva de marco o referencia, a nivel estatal. No obstante, se están produciendo avances en los últimos tiempos.

En España aún no existe una ley que reconozca plenamente los derechos de los animales. No obstante, sí existe un código de protección animal, en el que se encuentran las normas generales a nivel estatal y las normativas específicas que conforman la ley de bienestar animal en cada comunidad autónoma.

Adicionalmente, el código penal español ha ampliado el concepto de maltrato animal y ha establecido sanciones más severas para este delito. A continuación, veremos en más detalle cómo es actualmente la ley de bienestar animal en España.

Ley de bienestar animal: el panorama general en España

A pesar de los avances en el Código Penal, España no cuenta con una ley de bienestar animal marco a nivel estatal. O sea, no existe una legislación unificada en el país que armonice las ordenanzas municipales de protección a los animales.

En líneas generales, se entiende que los códigos u ordenanzas de protección animal visan combatir el maltrato y reglamentar actividades que emplean animales en su realización, como la pecuaria, el transporte o la investigación científica.

En este sentido, es fundamental aclarar que la ley de bienestar animal alcanza no solo los animales de compañía, sino que también orienta el empleo de animales para fines productivos o recreativos. O sea, su alcance también debe garantizar un trato digno a los animales silvestres, de granja y de laboratorio.

Denunciar telefónicamente el maltrato

Maltrato animal en España: concepto y sanciones aplicables

Tras la última reforma del artículo 337, el del Código Penal español determina expresamente:

“Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual a:

  • a) un animal doméstico o amansado,

  • b) un animal de los que habitualmente están domesticados,

  • c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o

  • d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.»

En caso de producirse la muerte del animal a consecuencia del maltrato, las penas se intensifican. Los propietarios pueden ser condenados hasta los 18 meses de cárcel, mientras los profesionales o comercios también podrán ser inhabilitados por dos a cuatro años.

Si bien el código penal orienta cuándo ocurre el delito de maltrato animal y cómo debe ser sancionado, las ordenanzas a nivel municipal son muy dispares en relación a las penas aplicables. No es nada habitual que una persona cumpla tiempo en prisión por maltrato animal. De hecho, jamás se ha dictado semejante condena para dicho delito.

Gran parte de los infractores son sancionados económicamente, y en algunos casos pueden prestar servicios sustitutivos. Respecto a las multas, los valores son muy variables según el ayuntamiento donde ocurra el delito.

En líneas generales, las multas por maltrato animal se fijan en unos 300 euros, y pueden duplicarse o triplicarse en caso de reiteración. Por otro lado, las sanciones económicas por abandono pueden suponer importantes sanciones económicas.

Causas de abandono de perros

Bienestar de los animales de granja y los límites del actual código de protección animal

Actualmente, las actividades pecuarias en España son obligadas a cumplir la normativa establecida en Real Decreto 348/2000, del 10 de marzo. A esta se suma la Directiva 98/58/CE, que visa proteger los animales de las explotaciones ganaderas.

Este alcance legal comprende a todas las granjas de animales vertebrados que son creados para la producción de cuero, piel, lana, alimentos u otros fines ganaderos. Por otro lado, no abarca a los animales dedicados a exposiciones, competiciones, actividades deportivas o culturales, o bien aquellos que viven en el medio natural.

Dichas normativas detallan los requisitos que se han de cumplir en las instalaciones de los animales, incluidas su nutrición y salubridad. Además de aclarar los documentos básicos que los criadores deben acreditar y determinar que el personal empleado en los establecimientos debe tener una mínima capacitación para el ejercicio de sus funciones.

Así mismo, el apoyo popular a iniciativas como ‘No más jaulas’ evidencian que la ley de bienestar animal en España aún deja mucho que desear en la protección de animales de granja. Más de 90 millones de animales viven encarcelados en las granjas españolas y la gran mayoría no tienen respetadas las pautas esenciales del bienestar animal.

Además de no poder realizar una adecuada actividad física, los animales son sometidos permanentemente a contextos de elevado estrés. Su situación demuestra que el concepto de maltrato y bienestar animal en España suele limitarse a los animales considerados ‘de compañía’.

  • Código Penal español. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-25444
  • Protección animales en explotaciones ganaderas. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/pdf/2000/BOE-A-2000-4698-consolidado.pdf
  • Jacobo Mesías Rodríguez. 2018. Los delitos de maltrato y abandono de animales en el Código Penal español. Extraído de: https://ddd.uab.cat/pub/da/da_a2018v9n2/da_a2018v9n2p66.pdf