Consejos para reducir el estrés en perros

Virginia Duque Mirón · 14 enero, 2019
Hay diversas causas para el estrés en perros, el cual se puede observar en el comportamiento, sonidos que emite o gestos faciales

Los perros también pueden sufrir estrés y este puede generar daños en su salud mental y física, por lo que es vital para nuestra mascota que lo diferenciemos y que sepamos cómo ayudarla. Veamos cómo saber si un can tiene estrés y qué hacer para reducir el estrés en perros.

Cómo saber si un perro tiene estrés

Muchos son los escépticos en cuanto al hecho de que un perro pueda tener estrés, pues piensan que tienen una vida cómoda en la que reciben cariño y que no tienen ni que pensar en comer o salir, pues todas sus necesidades están cubiertas. Esta tendría que ser la realidad, pero el mundo loco en el que vivimos parece afectar también a la salud de nuestras mascotas. Y sí, el estrés en perro es real.

Por supuesto, el estrés no es una situación normal del cuerpo, el ánimo y el comportamiento de nuestras mascotas, así que de nuevo es crucial que observemos cualquier cambio para poder darnos cuenta de que hay un problema. Los gestos más comunes que los perros pueden presentar para asegurarnos de que tienen estrés son:

  • Gestos faciales. Aunque los perros no pueden hablar, sí que tienen un lenguaje corporal que puede indicarnos mucho de su situación. Por ejemplo, sus ojos, su cabeza o sus orejas podrían indicar que está viviendo una situación de estrés permanente o puntual. Lamerse, olisquear o girar la cabeza, así como mostrar una actitud de sumisión en todo momento, podrían ser señales inequívocas de estrés en perros.
  • Sonidos. Lamentos y gruñidos podrían indicar que tu perro tiene estrés. Estos podrían ser en momentos puntuales por una situación en particular, aunque cuando son repetidos, sin duda demuestran que el problema va a más.
  • Su comportamiento. Por ejemplo, caminar con la cabeza baja, temblores o mantener la cola baja o escondida entre las piernas, son muestras claras de que algo no marcha bien y que tu mascota necesita tu ayuda.
  • Caída del cabello, falta de apetito, conductas destructivas u obsesivas, automatización, alergias y otros símbolos denotan que tu perro está estresado.
Cosas que estresan a los perros

Qué puede provocar el estrés en perros

Son varias las razones por las que los perros pueden estresarse, así que te mencionamos algunas:

  • Mudanzas. Los perros son animales de rutina, se acostumbran a hacer lo mismo a diario y a estar en un mismo lugar, por lo que cuando esta se altera comienza el estrés en ellos. Aunque una mudanza debería ser un paso de corta duración, a nuestras mascotas les puede afectar más de lo que pensamos.
  • Su dueño. Todo lo que nosotros hacemos influye de forma positiva o negativa en nuestros perros. Por ejemplo, si estamos estresados, ellos se estresan. Así mismo, si somos conflictivos o los tratamos con dureza, crearemos en ellos un miedo que se convertirá en ansiedad y estrés.
  • Llegada de otras mascotas. Esto podría incluirse en un cambio de rutina, pero también podría verlo como una invasión que tu perro quizá no lleve bien.

Cómo reducir el estrés en perros

Una vez que ya sabemos cómo identificar el estrés y por qué este se genera, veamos qué hacer para ayudar a nuestras mascotas.

Estrés en perros

Acostúmbralo al nuevo cambio de rutina

Los perros se estresan cuando sienten que algo se les escapa de control, por lo que si un cambio de rutina, una mudanza o la llegada una nueva mascota es inevitable, no lo hagas de golpe: dale tiempo y acostúmbralo de manera paulatina a esta nueva situación de su vida.

Dale un espacio tranquilo

Es posible que estar cerca de la familia y de una nueva mascota no sea lo que tu perro necesita. Dale un lugar en el que pueda estar relajado y huir del bullicio. Si traes una nueva mascota es esencial que cada una tenga su espacio.

Juega con él

Es la mejor manera de estimular su mente y reducir el estrés en perros. Pasead juntos, jugad a la pelota o incluso interactúa con él con juegos interactivos.

Si después de intentar todo esto no ves cambios, no dudes en visitar a un veterinario para darle la atención adecuada a tu mascota.