Aquí tienes 13 ideas para hacer juguetes caseros a tus perros

Los juguetes son esenciales en la vida de los perros, pues les proveen de estímulos cognitivos. Sin embargo, en algunos casos pueden llegar a ser demasiado costosos, por lo que las opciones caseras se convierten en una alternativa más creativa y viable.
Aquí tienes 13 ideas para hacer juguetes caseros a tus perros

Última actualización: 04 octubre, 2022

Los perros necesitan mucho ejercicio fuera y dentro del hogar. Por ello, una buena alternativa para mantenerlos activos, además de entretenidos, es proporcionarles elementos con los que puedan divertirse. Además, estos evitarán que destrocen tu casa por aburrimiento.

Sin embargo, muchos de estos juguetes tienen costos elevados. Así que si quieres proporcionarle a tu perro buenos momentos, pero cuentas con poco presupuesto, o simplemente prefieres hacerle los juguetes tú mismo, te enseñamos algunas ideas para hacer juguetes caseros a tus perros.

Recomendaciones previas

juguetes caseros (2)

Antes de empezar a dar consejos sobre como elaborar juguetes caseros para perros, lo primero que se debe hacer es tener en cuenta las características que estos juguetes van a tener. Esto con el objetivo de minimizar los riesgos de que el perro pueda sufrir alguna clase de accidente, envenenamiento y garantizar que, efectivamente, sea algo que disfrute.



1. El juguete no puede romperse o deshilacharse

Al crear juguetes caseros para perros debes seleccionar materiales que sean resistentes, o por lo menos escoger alguno que sepas que no ingerirán (papel, cartón, plástico, etc.). Si un pedazo del juguete se desprende mientras que el perro lo está usando, puede producir cortes, muerte por asfixia u obstrucción intestinal.

2. Asegúrate de que todos los bordes queden limados o ninguno sobresalga

Con esto evitarás cortes. Por ejemplo, muchos les dan las botellas plásticas a los perros para que jueguen. Sin embargo, cuando se las dejan mucho tiempo, estas suelen ceder ante los dientes de los perros y causarles heridas en las mejillas y encías.

3. Usar materiales que no sean tóxicos

Algunos productos caseros pueden llegar a ser letales para los canes. Por ello, debes tener cuidado de que ninguna sustancia tóxica forme parte del nuevo juguete casero de tus perros. De preferencia, evita emplear recipientes que en algún momento contuvieran sustancias irritantes como ácidos, cloro o cualquier otro producto de limpieza.

4. Adecuar los juguetes caseros al tamaño del animal

Si le das un juguete demasiado pequeño a un perro de raza grande, existe la probabilidad de que lo ingiera por accidente o de que se asfixie. Para evitarlo, adapta su tamaño y verifica que tu mascota no corra riesgo al utilizarlo.

5. Trata en la medida de lo posible de elaborar juegos que sean fáciles para tu perro

Es probable que pienses en incentivar la capacidad cognitiva de tu can por medio de diversos retos. Sin embargo, no todos los perros se adaptan a este tipo de juguetes. Así que procura que vayan de acuerdo a sus capacidades para evitar la frustración.

6. Algunos juguetes caseros pueden asustar a los perros o exaltarlos de manera excesiva

Por más que te esmeres en crear el juguete ideal, también debes tener en cuenta la reacción que tenga tu can con respecto al nuevo objeto (en especial si es nervioso ante el ruido). En caso de que lo altere o lo asuste demasiado, es mejor que busques una opción diferente y menos estimulante.

Ahora si, manos a la obra…

Hacerle juguetes caseros a tus perros no solo te permite ahorrar, sino que también te sirve para reutilizar varios materiales que se encuentran en el hogar. Aunque puedes utilizar tu creatividad e idear un juguete nuevo por tu propia cuenta, aquí se enlistan algunos ejemplos:

1. Bola de Stickers

Si tienes guardados algunos stickers, por ejemplo de esos que salen en los cuadernos, trata de hacer una bola grande (más o menos del tamaño de una pelota de tenis) lo más compacta posible. Una vez que lo logres, solamente diviértete viendo a tu pequeña mascota arrastrarla por toda la casa.

Esta opción es muy buena para perros pequeños, pues los grandes la destrozarán en segundos. Además, no es bueno que tu perro ingiera el pegamento de los stickers. Por lo tanto, deberás hacer una bola lo suficientemente grande para que no le quepa en la boca. Otra opción puede ser recubrirla de tela o lana delgada.

2. Tubo de plástico recubierto con tela

Usa un pedazo de tubo largo, rellénalo con bolitas y recúbrelo con tela o una media gruesa. Asegúrate de coser bien los bordes para que las bolitas no se salgan y ponlo a rodar, verás como tu perro empieza a jugar con él de inmediato.

3. Rollo de papel de cocina

juguetes caseros 3

No tires los rollos de papel que te sobran de la cocina, ya sean de servilletas, papel aluminio, etc. Cúbrele los bordes, ábrele algunos agujeros pequeños y rellena el tuvo con pienso o con snacks. Esto creará un entretenido juguete que retará a tu perro a sacar el tesoro que lleva adentro.

4. Caja sorpresa

Si tu perro no es de los que come papel, puedes envolver pepitas de alimento en pedazos individuales de papel periódico y meterlos en una caja junto con otros pedacitos de papel que no tengan nada. Deje que se entretenga desenvolviendo el papel, lo disfrutará mucho.

5. Hielo sorpresa

Si tu perro no es de los que siente aversión por el agua o las cosas frías, y tú no tienes inconveniente en trapear después el desastre, puedes poner a congelar caldo con trozos de carne de res o pollo dentro. A muchos perros les encanta jugar con hielo, y si tiene el sabor de su comida favorita será muchísimo mejor.

6. Cuerda con retazos

En caso de que tengas en casa muchos retazos de ropa que ya no tengan utilidad, los puedes usar para crear una cuerda larga que sirva como juguete para tu perro. Lo único que tienes que hacer es amarrar cada retazo uno enseguida del otro. Al final, intenta hacer una especie de bola o pelota, ya que esta parte será la que sujetará tu perro con su boca.

Este juguete te sirve para aventarlo como una pelota, tan solo tienes que girarla como un lazo y dejar que tu mascota lo traiga. También podría funcionar como un lazo para jalar, aunque debido a su construcción, es probable que los nudos no aguanten demasiado.

7. Botella para morder

Si a tu perro le encanta morder las cosas, es probable que lo ideal sea inventar un pequeño juguete casero que pueda masticar. Para ello, lo único que necesitarás será una playera vieja y una botella de plástico vacía. Envuelve la botella en la playera y amárrala como si fuera un dulce, de tal manera que no pueda quedar descubierta. De esta forma, quedará un bonito juguete ruidoso que tu perro puede morder de manera segura.

8. Mordedor casero con calcetines

Es normal que siempre queden algunos calcetines sin pareja en el hogar, por lo que puedes utilizarlos para hacer un mordedor casero. El proceso es sencillo, mete una pelota de tenis al calcetín y amarra muy bien ambos extremos para que no se mueva ni se salga. Con esto, tu perro podrá morder la pelota y tú podrás sostenerla por sus extremos como si fuera una cuerda.



9. Peluches caseros

Si tienes habilidad para cocer y algunos retazos de ropa que no ocupes, podrías crear un peluche especial para tu can. También podrías comprar por tu cuenta la tela y el relleno, lo cual te saldrá mucho más barato que adquirir los juguetes. Esta idea es perfecta para los canes que adoran dormid con uno o varios peluches.

10. Cartón de huevos sorpresa

La caja de cartón en la que vienen los huevos del supermercado es un excelente juguete improvisado para perros. Para emplearlo, lo único que tienes que hacer es esconder premios o un poco de su alimento en los hoyos de la caja. Después, ciérralo y corta unos pequeños orificios para que tu can perciba el aroma. Dáselo y observarás como pasa varios minutos entretenido en lo que descubre cómo abrirlo.

11. Hueso de ropa

Con la ropa que ya no ocupes, dibuja y recorta un patrón en forma de hueso grande. Una vez que tengas este diseño recortado por lo menos dos veces, cose los extremos y rellena su interior con tiras de ropa hasta que se vuelva afelpado. Al final, obtendrás un magnífico hueso para morder que le encantará a tu mascota, ya que incluso tendrá un poco de tu olor.

12. Pirámide con snacks

Los mejores juguetes caseros que puedes hacer para estimular a tus perros son los que estimulan su olfato. Una de las mejores ideas para lograrlo es construir una pirámide con cartones de rollos de papel, en donde escondas en su centro los snacks favoritos de tu compañero. Claro está, debes dejar algunos sin snack, puesto que así estimularas su olfato

Para ello, solo tienes que pegar los cartones a una base y complementar cada fila como si fuera una torre de cartas. Recuerda utilizar pegamento no tóxico en caso de que el can ingiera un poco, ya que así evitarás ocasionarle problemas de salud.

13. Laberinto de toalla

No es necesario que tengas muchos materiales para hacerle un juguete entretenido a tu mascota. Una toalla puede ser suficiente para hacerle una especie de laberinto en la que use su olfato y sus garras para sacar todos los premios. Lo único que necesitas hacer es extender una toalla y dejar caer sobre ella una porción de premios o alimentos. En seguida, pon la mano en el centro y gírala como si hicieras un remolino.

Como resultado, obtendrás una especie de rollo que esconde varios premios, lo cual incentiva a tu mascota a usar su nariz y sus garras para abrirse camino. Claro está, no durará mucho, pero serán varios minutos en los que se divertirá intentando descubrir cómo desenrollarlo.

Estos ejemplos son algunos de los juguetes que puedes hacer. No obstante, existen muchas ideas más. Por ejemplo, si tienes destreza con la costura, puedes crear otros juguetes masticables con pedazos de tu ropa vieja. En fin, las posibilidades son muchas. Lo importante es que tomes en cuenta las recomendaciones que te hicimos al inicio, seas creativo y disfrutes creando elementos que después divertirán a tu perro.

Te podría interesar...
Mi perro se ha tragado un juguete, ¿qué hago?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Mi perro se ha tragado un juguete, ¿qué hago?

Cuando un perro se ha tragado un juguete o alguna de sus piezas es imprescindible no tardar en llevarlo al veterinario. Es una urgencia.



  • Arhant, C., Winkelmann, R., & Troxler, J. (2021). Chewing behaviour in dogs–A survey-based exploratory study. Applied Animal Behaviour Science, 241, 105372.
  • Wells, D. L. (2004). The influence of toys on the behaviour and welfare of kennelled dogs. Animal Welfare, 13(3), 367-373.
  • Schipper, L. L., Vinke, C. M., Schilder, M. B., & Spruijt, B. M. (2008). The effect of feeding enrichment toys on the behaviour of kennelled dogs (Canis familiaris). Applied Animal Behaviour Science, 114(1-2), 182-195.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.