Los 10 animales más agresivos del mundo

Los animales más agresivos del mundo no son malvados, pero tampoco quieres estar cerca de ninguno de ellos. Aquí los puedes conocer.
Los 10 animales más agresivos del mundo
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 09 agosto, 2021

Los animales más agresivos del mundo podrían formar una lista interminable, pero sujetos a criterios objetivos, son unos cuantos menos. En este artículo tomaremos el término agresividad como la ausencia de miedo a enfrentarse a seres que los superan en tamaño, fuerza o letalidad. Por otro lado, también factorizamos la capacidad de depredación de otros animales peligrosos.

La naturaleza es un lugar poco acogedor, en el que la agresividad puede ser la única forma de sobrevivir en ciertas situaciones, ya sea para protegerse o por la simple necesidad de comer. Más adelante, puedes conocer algunos ejemplos característicos de este temperamento.

Los 10 animales más agresivos del mundo

Podrías pensar que los animales que vas a encontrar aquí son enormes y portan garras y colmillos afilados. Sin embargo, no pierdas ojo, pues muchas veces la agresividad no requiere tanto de armas naturales como de tener mucho que perder. Los integrantes de esta lista te sorprenderán.

1. Hipopótamos (Hippopotamus amphibius)

A pesar de ser herbívoros y pesar unos 500 kilogramos de media, los hipopótamos compiten en agresividad con depredadores como leones y cocodrilos. Se trata de un animal solitario y extremadamente territorial, pues necesita grandes cantidades de comida al día y se encarga de despejar su área de cocodrilos, caimanes u otros animales que se acerquen a la orilla con la fuerza.

El hipopótamo es el mamífero grande más letal del mundo, pues se estima que 500 personas mueren por interacciones con él cada año en África.

Uno de los animales más peligrosos del mundo.

2. King cobra (Ophiophagus hannah)

Los ofidios, en general, necesitan ser agresivos para poder comer. Sin embargo, el caso de la cobra real o king cobra es especial: es ofiófaga, es decir, que otras serpientes están presentes en su dieta (incluso las de su propia especie). Obviamente, para cazar serpientes no se puede ser dócil.

Sus colmillos inyectan una gran cantidad de veneno neurotóxico, que paraliza progresivamente a la víctima hasta causar un paro cardiaco o respiratorio.

Uno de los animales más agresivos del mundo.

3. Glotón (Gulo gulo)

También conocido como carcayú, el glotón es un mustélido famoso por su increíble fuerza y ferocidad. Se alimenta de presas mucho más grandes que él, como ungulados u otros carnívoros. Es un animal solitario, omnívoro y carroñero, ya que si no encuentra presas se alimenta de bayas, huevos y cadáveres.

4. Foca Leopardo (Hydrurga leptonix)

Estos fócidos son de los más feroces de su familia, pues necesitan comer grandes cantidades de alimento vivo en los hábitats antárticos que pueblan. Cazan todo aquello que quepa en su boca (calamares, peces e incluso carroña) y son ágiles nadadores preparados para atrapar las presas más rápidas. 

Su gran tamaño (una hembra grande puede alcanzar los 4 metros y los 500 kilos) les permite a estos mamíferos depredar pingüinos, entre ellos el emperador. Además, la gran velocidad que alcanzan bajo el agua les otorga la capacidad de cazar a sus víctimas en pleno nado.

Estos mamíferos pueden llegar a depredar sobre crías de otras especies de focas.

Uno de los animales más agresivos del mundo.

5.  Avispón gigante asiático (Vespa mandarinia)

Este enorme himenóptero, que alcanza los 5 centímetros de longitud, es capaz de cazar en grupo cuando la colonia es lo suficientemente grande. Su veneno es muy potente y disuelve los tejidos de sus presas para comerlas con mayor facilidad.

Este avispón invade los panales de abejas melíferas para alimentarse y los datos son terroríficos: 10 avispones pueden matar 10 000 abejas. Incluso, la especie ataca a los avispones amarillos (Vespa simillima xanthoptera) para comerse sus larvas. Cuando un ser humano presenta múltiples picaduras simultáneas, puede tener graves problemas.

Un avispón gigante asiático.

6. Mangostas (Herpestidae)

Esta familia de mustélidos también es conocida por su ferocidad. Sin embargo, es uno de esos casos en el que no podría ser de otra manera: las mangostas tienen que enfrentarse a la cobra real, que las depreda. Son inmunes a su veneno y no dudan en plantarle cara, ganando el asalto incluso.

Mangosta (Helogale parvula)

7. Ratel (Mellivora capensis)

Como ves, los mustélidos están muy presentes en esta lista, pues sus hábitos de vida exigen que sean de los animales más agresivos que existen. El ratel o tejón de la miel es de los más conocidos del grupo, pues tiene mandíbulas capaces de atravesar el caparazón de una tortuga, además de destacar por su gusto por atacar colmenas para comerse la miel.

8. Babuino

Estos primates de la familia Cercopithecidae también son conocidos como papiones. Su agresividad, además de deberse a su carácter oportunista en la alimentación, es necesaria para sobrevivir en las fuertes jerarquías que forman dentro de sus grupos. A veces, el propio desafío se encuentra en la estructura social de la especie.

La organización social de los papiones se caracteriza por la formación de harenes por parte de machos dominantes y estos se constituyen mediante la agresión.

Uno de los animales más peligrosos del mundo.

9. Tejón (Meles meles)

Este mamífero, gregario y nocturno, también tiene la costumbre de atacar panales de abejas. Su agresividad es defensiva, pues posee una piel lo suficientemente fuerte para resistir ataques y unas mandíbulas potentes, de forma que puedan escapar de cualquier ataque haciendo bastante daño.

El tejón es uno de los animales más peligrosos del mundo.

10. Rata almizclera (Suncus murinus)

La familia Soricidae, a la que pertenecen las musarañas (como esta, cuyo nombre engaña), son pequeños mamíferos con un metabolismo increíblemente rápido que les obliga a comer constantemente para, básicamente, no morir de hambre. Por ejemplo, un individuo de 3 gramos debe consumir 9 gramos (3 veces su peso) de insectos al día para permanecer sano.

La rata almizclera se alimenta fundamentalmente de insectos. Su enorme voracidad, unida a su fuerte territorialidad, hacen de ella una fuerte defensora de su área. Expulsa tanto a sus congéneres como a posibles depredadores, a los que se enfrenta sin miramientos.

La agresividad en los organismos es un término equívoco y bastante susceptible de adquirir tintes antropomórficos. Cuando se habla de los animales más agresivos se tiende a incluir datos de ataques hacia humanos, pero no se debe perder de vista que la mayoría de ellos tienen que defenderse de nosotros. Eso no los convierte en seres malvados, solo en animales a los que evitar cuando invadimos su hogar.

Te podría interesar...
¿Las zarigüeyas son realmente peligrosas?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Las zarigüeyas son realmente peligrosas?

Contraria a la idea que se tiene, las zarigüeyas realmente no son peligrosas para el hombre y tienen un poderoso sistema inmunológico.