Los 4 animales acuáticos domésticos más populares

Francisco María García · 29 octubre, 2018
¿Estas pensando en tener un animal acuático como mascota? Te mostramos las opciones más populares y los cuidados que precisa cada una.

Los animales acuáticos domésticos pueden ser una excelente opción de primera mascota para los niños. Aunque necesiten cuidados específicos, suelen ser algo más independientes y requieren menos tiempo que otros animales, como los perros y los gatos, por ejemplo.

Es evidente que el grado de interacción y la forma de demostrar afecto de estas mascotas no serán iguales a los de un cachorro, por ejemplo. No podemos esperar que un pez o una tortuga nos reciban en la puerta o quieran jugar con nosotros. No obstante, debemos saber que los animales acuáticos domésticos también pueden hacer compañía e interactuar con sus dueños.

Por otro lado, estos animales suelen tener un impacto muy positivo en la crianza y el desarrollo de los niños. La responsabilidad de criar una mascota y comprender su naturaleza ayuda a despertar las capacidades cognitivas, sociales y emocionales de los pequeños.

Junto a estos beneficios, el hábito de asumir la tarea de hacerse cargo del bienestar de otro individuo es un paso muy importante hacia la madurez de nuestros hijos.

Siempre hay que recordar la necesidad de conocer mejor cada especie antes de adoptarla como mascota. De esa forma, podemos elegir el animal ideal para nuestro estilo de vida y saber qué cuidados necesita para ofrecerle una óptima calidad de vida.

Los 4 animales acuáticos domésticos más populares

  • Peces

Lógicamente, los peces son los animales acuáticos domésticos más reconocidos y populares en todo el mundo. Los acuarios han recobrado mucha popularidad por su notable belleza y por el impacto positivo en el hogar y la salud de sus habitantes. A continuación, destacamos las tres especies de peces favoritas en los acuarios.

Molly velífera (Poecilia velífera)

Pez Molly nadando.

Los peces Molly se encuentran en la gran mayoría de los acuarios por su variedad de colores y pequeño porte. Estos peces, de la familia Pecílidos y originarios de México, son ovovivíparos. Es decir, los huevos fecundados eclosionan en el interior del organismo de las hembras para después dar paso a las crías en forma de alevines.

Los peces Molly requieren cuidados simples, pero es esencial prestar atención a la convivencia entre los sexos. Los machos nunca deben compartir el mismo acuario, pues las peleas por el territorio suelen terminar con la muerte de uno o ambos. En un acuario pequeño, podemos pensar en un solo macho conviviendo con tres o cuatro hembras. 

Bettas

Por su notable belleza y colorido, estos peces, pertenecientes a la familia de los Laberíntidos, son los favoritos de muchos aficionados. Además, su pequeño tamaño los hace ideales para pequeñas peceras (entre 30 y 40 litros, aproximadamente).

Nuevamente, debemos recordar que no se deben juntar dos machos Betta en el mismo acuario, pues son muy agresivos. Para pequeñas peceras, la población ideal sería de un solo macho y tres o cuatro hembras. No obstante, muchos criadores profesionales optan por tener acuarios individuales para cada pez.

Pez neón (Paracheirodon innesi)

Esta curiosa especie autóctona de los mares de Sudamérica pertenece a la misma familia de las famosas pirañas. Su cuerpo es muy pequeño (alrededor de cuatro centímetros de longitud) y presenta una gran variedad de colores muy vivaces.

El pez neón es una buena opción para acuarios medianos o grandes, pues deben convivir en una población minina de 12 ejemplares. También pueden compartir territorio con otros peces de pequeño tamaño y buena sociabilidad.

  • Caracoles

Capacidad de adaptación del caracol

Los caracoles también captan la atención de los niños por su particular apariencia. Si bien los caracoles acuáticos no ofrecen un alto grado de interacción, son excelentes aliados de la sanidad en los acuarios. Pero como son autóctonos de aguas saladas, solo podemos combinarlos con otras especies marinas.

  • Tortugas

Las tortugas también pueden ser excelentes mascotas para los niños, ya que presentan una gran esperanza de vida. Entre las tortugas acuáticas y semiacuáticas que se puede adoptar como animal de compañía, destacamos la tortuga de orejas rojas. Esta especie es capaz de interactuar mejor con las personas, ya que también mantiene hábitos terrestres.

No obstante, para adoptar una tortuga como mascota será necesario ofrecerle un ambiente húmedo y otro seco. En el mismo terrario es posible construir dos zonas, una con un lago artificial y otra región más cálida con buena incidencia de luz. Así mismo, también se recomienda dejar a la tortuga caminar libremente y explorar su entorno.

  • Ranas acuáticas

El aspecto de las ranas y los sapos genera mucha curiosidad en los más pequeños. Por ello, muchos niños se interesan por tener a uno de estos anfibios como mascota. A pesar de que la mayoría de las ranas y sapos son terrestres, existen algunas especies acuáticas que pueden ser criadas en cautiverio. 

¿Te ha convencido alguno? ¡Elige el que más te guste y disfruta cuidándolo en casa!