Geckos: alimentación y características

Camila O.Thomas · 27 mayo, 2019
Los geckos son lagartos que se alimentan principalmente de insectos como grillos o cucarachas; de cuerpos ágiles, los geckos pueden desplazarse muy rápidamente sobre casi cualquier superficie

Se denomina geckos (suborden Gekkota) a cualquiera de las más de 1000 especies de lagartos que conforman seis familias del suborden Gekkota. Los geckos son en su mayoría pequeños, si bien presentan un cuerpo robusto y corto, una cabeza grande y extremidades típicamente bien desarrolladas.

La mayoría de las especies tienen una longitud de 3 a 15 centímetros, incluido el largo de la cola. Al igual que otros lagartos, la cola de los geckos es bastante larga, y es que equivale aproximadamente la mitad de su longitud total.

Se han adaptado a hábitats que van desde desiertos hasta selvas. Algunas especies buscan cohabitar con los humanos.

Clasificación

Los geckos, forman un infraorden de los saurópsidos escamosos. Se distribuyen en seis familias: Carphodactylidae, Diplodactylidae, Eublepharidae, Gekkonidae, Phyllodactylidae y Sphaerodactylidae.

De estas, la Eublepharidae es la familia que incluye los geckos con bandas (Coleonyx) del sudoeste de los Estados Unidos, los geckos (Aleuroscalabotes) de Indonesia y la península de Malay, y otros que tienen párpados móviles.

Rasgos característicos de los geckos

La mayoría de los geckos tienen pies modificados para escalar. Las almohadillas de sus largos dedos están cubiertas con pequeñas placas que poseen numerosos terminales diminutos. Estos terminales son parecidos a un pelo y se bifurcan en el extremo.

Dedos de los geckos

Estos ganchos microscópicos se adhieren a pequeñas irregularidades en la superficie, lo que permite a los geckos escalar superficies lisas y verticales, e incluso correr a través de techos lisos. Algunos geckos también tienen garras retráctiles.

En sus esfuerzos por evitar a los depredadores, los geckos parecen ser lo suficientemente rápidos para correr a través de la superficie de un cuerpo de agua sin hundirse.

Esta habilidad se ha demostrado en una sola especie, el gecko casero de cola plana (Hemidactylus platyurus). Sin embargo, los herpetólogos argumentan que muchos otros geckos también pueden poseerlo.

Al igual que las serpientes, la mayoría de los geckos tienen una cubierta protectora transparente sobre los ojos. Las pupilas de especies nocturnas comunes son verticales y, a menudo, son lobuladas, de tal manera que se cierran para formar cuatro puntos de referencia.

Pupila de un gecko

La cola de un gecko puede ser larga y afilada, corta y roma, o incluso globular. Así, la cola sirve en muchas especies como un depósito de grasa sobre el cual el animal puede disponer en condiciones desfavorables. Esta extremidad también puede ser extremadamente frágil y, si se desprende, se regenera rápidamente hasta tener su forma original.

A diferencia de otros reptiles, la mayoría de los geckos tienen voz. La llamada difiere según la especie y va desde un ‘click‘ débil o un chirrido hasta una carcajada o ladrido agudo.

Reproducción y distribución de los geckos

La mayoría de las especies son ovíparas, y sus huevos son blancos y de cáscara dura. Generalmente, se colocan debajo de la corteza de los árboles o se adhieren a la parte inferior de las hojas. Algunas especies en Nueva Zelanda dan a luz a crías vivas.

Los geckos son abundantes en las áreas cálidas del mundo. Al menos algunas especies se encuentran en todos los continentes, excepto la Antártida.

Los colores de los geckos suelen ser monótonos, con predominio de grises, marrones y blancos sucios. Sin embargo, Phelsuma, un género formado por los geckos del día de Madagascar, es de color verde brillante y activo durante el día.

Hábitos alimenticios de los geckos silvestres

En la naturaleza, los geckos comen cualquier cosa que sea lo suficientemente pequeña para poder ser capturados y consumidos. Insectos como los grillos y los saltamontes son su principal elección dietética si están en su ambiente nativo sin restricciones.

Los geckos también consumirán artrópodos como arañas, ciempiés y pequeños escorpiones. Los roedores pequeños, especialmente los jóvenes que todavía están en el nido, también están en su lista de presas. Incluso tienen gustos caníbales, y es que pueden llegar a comer geckos crías.

Cría del gecko leopardo alimentándose

Alimentación en cautiverio

Replicar en cautiverio la dieta silvestre no es una opción viable. Sin embargo, es apropiado proporcionar una variedad de opciones de alimentos. Esta incluiría idealmente grillos, gusanos de la harina, gusanos de seda, gusanos de la cera y langostas.

La mayor parte de la dieta de un gecko cautivo debe provenir de los grillos, ya que los diferentes tipos de lombrices que los geckos disfrutan comiendo no ofrecen el mismo nivel de nutrición que los insectos.

Las moscas de la fruta son como dulces para los geckos bebés, solo que son nutritivas. Es recomendable que, semanalmente, se le dé un ratón de un día de nacido a un gecko adulto. Esto para simular su hábito salvaje de comer roedores pequeños.

Grillos en la dieta de los geckos: con qué frecuencia, cuántos y qué tan grandes

Un gecko adulto debe comer de 2 a 10 insectos. Esta cantidad se considera dentro de los hábitos alimenticios normales. Durante las etapas de crecimiento, los geckos bebés pueden consumir hasta 20 grillos en una sola comida. Es recomendable que conozcas el tamaño de la cabeza de tu gecko antes de comprar insectos para alimentarlo.

Es mejor alimentar al gecko con un insecto que no sea más grande que el ancho de su cabeza. Esto es para evitar que se ahogue: es una condición potencialmente mortal si la comida se atasca en la garganta del gecko.

Se recomienda un plato pequeño y bastante plano que sea lo suficientemente grande como para que su gecko pueda sorber. Si el plato es demasiado grande, su gecko estará tentado a bañarse en él y contaminar su agua potable.

  • Avery, R. A. (1980). Feeding ecology of the nocturnal gecko Hemidactylus brookii in Ghana. Amphibia-Reptilia, 1(3), 269-276.
  • Marquet, P. A., Bozinović, F., Medel, R. G., Werner, Y. L., & Jaksić, F. M. (1990). Ecology of Garthia gaudichaudi, a gecko endemic to the semiarid region of Chile. Journal of Herpetology, 24(4), 431-434.
  • Díaz, J. A. (2017). Actividad reproductiva y dieta de Hemidactylus frenatus (Sauria: Gekkonidae) en el norte de Colombia. Papéis Avulsos de Zoologia, 57(36).