Agnatos o peces sin mandíbula: todo lo que debes saber

Se cree que la mandíbula puede haberse originado por una malformación de los primeros arcos branquiales. De hecho, los agnatos aportan información importante, al presentar ligeras modificaciones que parecen confirmar esta teoría.
Agnatos o peces sin mandíbula: todo lo que debes saber
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 08 febrero, 2022

El grupo de los vertebrados recibe su nombre gracias a la presencia de su columna vertebral. Debido a que son muchas las especies que cumplen con esta y otras características, se han tenido que clasificar en grupos a cada uno de los organismos. Dentro de todos ellos, los peces que conforman a los agnatos se caracterizan por la ausencia de su mandíbula, lo que parece indicar un indicio de su pasado evolutivo.

Estos peces aparecieron por primera vez hace aproximadamente 470 millones de años. Dominaron la Tierra durante mucho tiempo, ya que eran los únicos vertebrados en ese tiempo. En la actualidad, esta agrupación de peces sin mandíbula se encuentra reducida, ya que la mayoría de las especies están extintas y solo quedan las lampreas y mixines. Si quieres saber más, sigue leyendo.

¿Qué es un agnato?

El término agnato engloba un grupo biológico que reúne a los vertebrados que no presentan mandíbulas. Su nombre proviene del griego agnatha, “a” (sin) y “gnatha” (mandíbulas). Según el Instituto de biología de la UNAM, este taxón comprende 108 especies actuales y un gran numero de fósiles.

En cuanto a su historia evolutiva, los agnatos se encuentran justo antes de la aparición de la mandíbula, pero después de la surgencia de la notocorda y el cráneo. Tuvieron un gran éxito reproductivo en el Devónico, sin embargo, a finales de la época se redujeron drásticamente.

Características físicas

El agnato típico es un animal acuático con características primitivas. Su boca es circular, similar a una ventosa con dientes alrededor. Estos peces son capaces de aplicar una fuerza de succión, que les es suficiente para abrir heridas en los tejidos de otros animales. La forma física de los agnatos asemeja a la de un gusano alargado sin escamas, que puede llegar a sobrepasar el metro de longitud.

En su mayoría, su cuerpo es cartilaginoso, aunque algunos ancestros presentaban esqueletos y escamas óseas. Los ostracodermos —agnatos extintos— incluso tenían escudos o corazas oseas que les permitían defenderse. Sin embargo, dicha defensa no fue suficiente contra los peces con mandíbula, lo cual se cree que fue una de las razones por las cuales desaparecieran rápidamente.

¿Qué es una lamprea?

Bastante similares a una anguila, las lampreas son especies capaces de ocupar tanto aguas dulces como aguas saladas. Su cuerpo es largo, vermiforme y flexible, por lo que logran nadar usando movimientos ondulatorios, casi como los de una serpiente. En su mayoría son ectoparásitos, ya que se anclan a su presa por medio de su boca, alimentándose de la sangre o tejidos del animal.

Su boca funciona como una autentica ventosa, con la cual el pez se adhiere con fuerza a su presa para alimentarse. Sus dientes le permiten desgarrar la piel de su hospedero y algunas especies presentan una lengua capaz de raspar los tejidos. De esta forma, la lamprea es capaz de alimentarse, considerándose una amenaza para los ictiofauna.

Estos animales sanguinarios tienen una mayor presencia en los mares del Atlántico Norte. Son especies de coloración parda, con tonalidades amarillentas y manchas obscuras. Pueden llegar a alcanzar una longitud de 120 centímetros, dependiendo de la especie.

Boca de una lamprea.

Hábitat de las Lampreas

Estos agnatos tienen la capacidad de soportar ambientes salinos y dulceacuícolas, aunque su ciclo de vida abarca ambos ambientes. Desarrollan su vida adulta en los mares y regresan a los ríos para aparearse y reproducirse, considerándose especies anádromas. Este término significa literalmente ‘que vive en el mar, pero que regresa a los ríos para desovar’.

Las lampreas se dividen entre marinas o de río, dependiendo de en qué zona pase más tiempo la especie. Hacemos un pequeño recorrido por cada uno de estos grupos en las siguientes líneas.

Lampreas marinas

Entre las especies que pasan la mayor parte de su ciclo de vida en el mar, podemos encontrar a las siguientes.

Lampreas chilenas

A nivel científico, esta especie es conocida como Mordacia lapicida. Tiene una etapa larval, durante la que vive enterrada en el litoral de los ríos, migrando hacia el mar en la época de invierno. El desove suele ocurrir a finales de la primavera e inicios de verano, en ríos turbulentos.

Esta especie es endémica de Chile y puede llegar a medir hasta 35 centímetros de longitud. Suele presentar un estado denominado macroftalmia, que se refiere al crecimiento anormal del ojo.

Lampreas de boca ancha

Este tipo de lamprea destaca por presentar una bolsa de piel, que se extiende desde el borde de la boca hasta la primera abertura branquial. Dicha bolsa está más desarrollada en los machos que en las hembras. Sus aletas son pigmentadas y presentan diversos pliegues.

Este agnato con bolsa responde a la especie Geotria australis, que lleva un único proceso reproductivo en agua dulce, para después migrar al mar y desarrollarse. Se distribuye en las aguas dulce del sur de Australia y en Chile.

Lampreas de río

Dentro de las lampreas que pasan más tiempo en aguas dulces, podemos encontrar 2 especies. Te contamos sus características de forma somera.

Lamprea de arroyo

Este organismo no supera los 20 centímetros de longitud. Se encuentra presente en Europa, en ríos de altitud media, cohabitando con la trucha común. Prefiere los ríos pequeños, con corrientes moderadas y poca profundidad. Su apareamiento tiene lugar a finales de la primavera.

Esta lamprea (Lampetra planeri) no es una especie parásita. Cuando se encuentra en desarrollo, se alimenta de diatomeas y otras algas por medio de filtración. Sin embargo, al llegar al estadio adulto, ya no come nada. Es capaz de vivir hasta 7 años, pero su periodo larvario abarca la mayor parte de su vida. Sobrevive como adulto poco más de un mes, lo suficiente para reproducirse.

Lamprea de río

Lampetra fluviatilis es una especie conocida por su preferencia a ser carnívora. Es decir, usa los dientes de su boca para desgarrar los tejidos y alimentarse de ellos, por lo que suele fijarse a las zonas con mayor musculo en el pez al que utiliza como hospedador.

Esta especie es nocturna y prefiere zonas pocos profundas y bien oxigenadas. Suele habitar aguas frías con corrientes bajas o moderadas. Se distribuye por la costa del atlántico de Europa y la península ibérica.

¿Qué son los mixines?

Los mixines son el segundo grupo de agnatos que aún existe. Su cuerpo comparte varias características con las lampreas. Son alargados, con forma similar al de una serpiente, su esqueleto es cartilaginoso y presentan solo una aleta caudal. No llegan a superar los 91 centímetros de longitud y poseen poros, que segregan un mucus que los hace más viscosos.

Las especies del grupo son hermafroditas, por lo que presentan tanto testículos como ovarios. A diferencia de las lampreas, los mixines son carroñeros, por lo que únicamente “roen” los restos de animales muertos. Su sentido del gusto funciona de forma diferente, ya que utilizan papilas en su piel para degustar el alimento.

El mucus producido por los mixines es su único medio de defensa. Con él, esperan que la presa que los ha devorado los vomite o se ahoge.

El aparato bucal de un mixín.
Un ejemplar del grupo de los mixines enseñando su aparato bucal.

Peces sin mandíbula extintos

Esta agrupación de los agnatos corresponde al grupo de los ostracodermos. Eran peces que presentaban escamas y escudo oseo, que hacía referencia a placas de hueso que le servían de protección ante los depredadores.

Al igual que las lampreas y los mixines, los ostracodermos no presentaban mandíbula. Para alimentarse, utilizaban un bombeo muscular, lo que les permitía aspirar agua, atrapando a su presa en este proceso. En cierto modo se comportaban igual que un filtrador, aspirando agua y alimentándose de lo que se veía envuelto en la succión.

Eran organismos dulceacuícolas, que se diversificaron durante 150 millones de años. La mandíbula nace como un mecanismo para hacer frente a este grupo, ya que era necesario una forma de “romper” el escudo oseo para depredarlos. Esta es una razón de su extinción, ya que los ostracodermos no encontraron una forma de defenderse contra los gnatostomados —organismos con mandíbulas—.

Una de las razones por las que el grupo de los agnatos no desapareció fue por su mecanismo de adaptación. Estos animales dejaron sus hábitos de filtración y se convirtieron en especies parásitas (lampreas) o carroñeras (mixines), lo que les dio una nueva oportunidad de sobrevivir ante la aparición de las especies con mandíbula.

Dos agnatos o peces sin mandíbula.

Estas especies solo demuestran el impacto que tiene la selección natural con los seres vivos. A pesar de ser organismos con grandes desventajas evolutivas, los agnatos lograron sobrevivir, al cambiar su estrategia de vida. Este análisis nos permite adentrarnos en las redes del tiempo, para intentar descifrar un poco sobre el pasado de la Tierra y de los organismos que vivían en ella.

Te podría interesar...
Lamprea marina: hábitat y morfología
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Lamprea marina: hábitat y morfología

La lamprea marina es una curiosa especie de pez anádromo. En este artículo podrás desvelar por qué también... ¡es conocido como el vampiro acuático...



  • RUIZ, A. B., FUENTES, J., & MANCERA, Y. J. M. Las lampreas, Petromyzontifor-mes: origen y evolución.
  • Ruiz VH, 1993. Ictiofauna del río Andalién. Gayana zoología (Chile) 57 (2): 109-278
  • Neira F J, 1984. Biomorfología de las lampreas parásitas chilenas Geotria australis y Mordacia lapicida. Gayana zoología (Chile) 48(1 - 2): 3 4
  • Campos H., Ruiz V.; Gavilán J F.; Alay F., 1993. Pesci del fiume Bíobío. Pubblicazione di divulgazione VOL. 5:7-100.
  • Doadrio, I. (2001). Atlas y Libro Rojo de los Peces Continentales de España. Dirección General de Conservación de la Naturaleza, Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. 375 pp
  • Hardisty, M. W., Potter, I. C. (1971). The Biology of Lampreys, vol. I. Academic Press, London. 423 pp.
  • Hardisty, M. W. (1986). Lampetra planeri (Bloch, 1784). Pp. 279-304. En: Holcík, J. (Ed.). The Freshwater Fishes of Europe. Vol. 1. Part I. Petromyzontiformes. Aula, Wiesbaden.
  • Tarlo, L. H. (1967). Agnatha. Geological Society, London, Special Publications2(1), 629-636.
  • Märss, T., & Ritchie, A. (1997). Articulated thelodonts (Agnatha) of Scotland. Earth and Environmental Science Transactions of the Royal Society of Edinburgh88(3), 143-195.
  • Denison, R. H. (1961). Feeding mechanisms of Agnatha and early gnathostomes. American Zoologist, 177-181.