Adoptar un caballo: lo que necesitas saber

Edith Sánchez · 12 marzo, 2019
Sin duda alguna, los equinos son animales maravillosos, sensibles y buenos compañeros; si decides adoptar un caballo, seguro que no vas a arrepentirte, pero, eso sí, es importante que cuentes con las condiciones adecuadas para mantenerlo como merece

Contar con una mascota es una oportunidad para tener un amigo que no solo te acompañará, sino que será parte importante de tu vida. Adoptar un caballo es una muy buena alternativa para quienes prefieren a los animales sensibles y valoran la belleza y las grandes virtudes de los equinos.

A lo largo de la historia, los caballos han sido un apoyo fundamental para el hombre. Estos equinos han ayudado a arar la tierra y también han servido como medio de transporte y de carga. Así mismo, han aportado a la comunicación llevando mensajes e, incluso, han sido protagonistas en muchas batallas y guerras.

Adoptar un caballo es una medida que puede traer grandes beneficios, tanto para quien adopta como para el animal adoptado. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas consideraciones, pues si bien un caballo puede ser una mascota doméstica, se debe contar con un espacio amplio y tiempo suficiente para atender adecuadamente al animal.

El caballo, un animal extraordinario

La veterinaria colombiana Mariana Zuluaga asegura que los caballos han sido cruciales en la definición de la historia. Desde su domesticación, señala, han ayudado a la agricultura, a hacer descubrimientos, a la colonización, a la definición de guerras y a combatir el sedentarismo. Por todo lo anterior, puede decirse que el caballo es uno de los animales más importantes en la historia, si no el más importante.

Caballos famosos en la historia universal

Los caballos se caracterizan por su gran porte. Tienen la cabeza y el cuello alargados y, según la raza yla altura, cambia el peso y el comportamiento de cada uno. Los caballos de mayor tamaño suelen ser más dóciles y tranquilos, mientras que los más pequeños pueden llegar a ser de carácter más fuerte.

Si decides adoptar un caballo…

Si vas a adoptar un caballo, debes saber que este es un animal de compañía que necesariamente debe tener un espacio exclusivo y adecuado para él. Lo más adecuado es una extensión de tierra o una pesebrera. Además, como cualquier otra mascota, los caballos requieren tiempo, dedicación y cuidados que permitan velar por su bienestar y tranquilidad.

Por otra parte, debes ser consciente de que al adoptar un caballo se establece una relación fraterna, amable y cariñosa con él. En otras palabras, se forma un vínculo afectivo que, sin duda, genera felicidad para ambos, pero que por lo mismo exige compromisos. Si por algo se reconoce a los caballos, es por su docilidad y su capacidad para alegrar el día de su amo.

Cuidar la salud de tu caballo

Hay otros aspectos que son indispensables para que el caballo tenga un entorno de bienestar. Entre ellos podemos citar, por ejemplo, una dieta balanceada, la disponibilidad permanente de agua, el cuidado de sus cascos y la visita frecuente a un veterinario.

Síntomas de enfermedades

Debes estar muy atento a las enfermedades que comúnmente afectan a los caballos, como los cólicos, las enfermedades respiratorias y las cojeras. De ahí que los cuidados antes mencionados se deban tener muy presentes para prevenir dichas enfermedades. Lo mejor es prevenir, en lugar de tener que atender una enfermedad por la falta de cuidado de tu caballo.

Otros elementos a tener en cuenta

También hay que saber que, además del espacio, el tiempo, la dedicación, la alimentación y los cuidados propios para prevenir enfermedades, adoptar un caballo requiere la suficiente capacidad económica para suplir todas sus necesidades. Si bien el caballo presta grandes servicios a los humanos, también es cierto que demanda recursos importantes en su manutención.

No obstante, lo económico no debe ser un factor que limite tu intención de adoptar un caballo. Sobre todo si tienes en cuenta que muchos de ellos realmente lo han pasado mal cuando –como sucede en muchos lugares del mundo– han sido obligados a pasar situaciones de maltrato y trabajo excesivo. Especialmente los que han sido utilizados para la tracción de vehículos de carga.

Por tal razón, piensa muy bien todas las posibilidades, ten en cuenta toda la información que acabas de leer y toma la decisión de darle una nueva oportunidad a un equino, que puede llegar a ser un muy buen amigo para ti. Así mismo, si cuentas con el tiempo y los recursos, date la oportunidad de compartir con un ser que, sin duda alguna, te dará muchos momentos de alegría y felicidad.

Bird, J., & Parelli, P. (2004). Cuidado natural del caballo: Un enfoque natural para su optimo estado de salud, desarrollo y rendimiento. Acanto.