¿Por qué entrenar a tu mascota?

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 25 febrero, 2019
Entrenar a tu mascota, lejos de ser algo exclusivamente para profesionales, puede ser muy interesante para mejorar vuestra relación y calidad de vida

Quizás te hayas planteado entrenar a tu mascota en algún momento de tu vida, pero has de saber que son pocos los que se atreven a dar el paso y buscar asesoramiento para empezar. Cuando hablamos de entrenar a tu mascota, nos referimos a modificar su comportamiento a través de técnicas que refuercen el vínculo entre nosotros y el animal.

¿Para qué entrenar a tu mascota?

Ningún animal está hecho para vivir siempre en una casa sin estímulos, incluso aquellos más domesticados, como pueden ser nuestros perros y gatos. Esto no quiere decir que estemos maltratando a nuestra mascota, pero sí que debemos trabajar para que su calidad de vida sea la correcta.

El enriquecimiento ambiental, nuestra propia compañía y los paseos al exterior pueden ser formas de mejorar el bienestar de nuestras mascotas. Pero entrenar a tu mascota puede ser otra forma ideal que, además, puede ayudarte a convivir con ella.

Cuando empiezas a entrenar a tu mascota, algo que ocurre es que el vínculo entre ambos crece y se hace más fuerte. La confianza es vital en el entrenamiento y esto es muy útil en el día a día con tu mascota.

Adiestrar a tu mascota

Los animales salvajes están constantemente tomando decisiones en el medio, algo que hemos arrebatado a los animales en cautividad. Es por ello que ofrecer libertad y retos a los animales es una muy buena forma de mejorar su día a día.

Entrenar a tu mascota puede ayudarte mucho

Entrenar a tu mascota no solo permite estimular al animal: también puede ayudar a reducir su estrés y a que colabore con tareas que sin entrenamiento pueden ser muy problemáticas. Un ejemplo es la visita al veterinario, que puede convertirse en un trauma para ciertos animales.

Entrenamientos básicos como dejarse cortar las uñas, mantenerse quieto mientras es explorado o abrir la boca pueden ser muy útiles cuando vamos a la clínica veterinaria. Entrenar a tu mascota en estos aspectos hará que tu veterinario pueda trabajar mejor y tu mascota esté deseando colaborar para ser premiada en lugar de estar asustada.

De la misma manera, entrenar a tu perro para que entre en el transportín, o para que se esté quieto a la orden, puede ser muy útil en el día a día. Y más si este entrenamiento médico se realiza de forma metódica.

Educar a tu mascota

¿Cómo entrenar a tu mascota?

Aunque es recomendable acudir a un profesional, como puede ser un adiestrador para perros, lo cierto es que entrenar a tu mascota es algo que con disciplina puedes hacer desde casa. El entrenamiento se realiza a través del condicionamiento operante: la probabilidad de que un comportamiento de nuestra mascota sea realizado en más ocasiones aumenta cuando tiene un estímulo positivo, es decir, un premio.

Para conseguirlo, normalmente se usa una señal o comando hablado que indica la acción, tras el cual se debe realizar un puente. Un puente es una señal que indica a nuestra mascota que lo ha hecho bien y, tras decirla, le debemos dar una recompensa. 

Estos premios consisten, en general, en comida: debe ser un alimento que le guste, que sea fácil de dar y que el animal lo coma rápido. Es importante también que no sea excesivamente dañino y pueda comerlo en grandes cantidades.

Es importante que estos premios no sean parte de la dieta del animal, y que solo se den cuando el animal haya hecho bien el entrenamiento. El premio no debe mostrarse hasta que se vaya a dar al animal.