La primera visita al veterinario

Perro y gato en el veterinario

Adoptar una mascota implica una serie de responsabilidades, entre las que destaca llevarla periódicamente al veterinario.

Se trate de un cachorro o de un ejemplar adulto, sea tu primer animal de compañía o forme parte de una larga lista de ellos, el control de su salud es fundamental desde el primer momento que entra en tu vida.

En la medida de las posibilidades, lo ideal es que lleves al animalito a la consulta antes de que ingrese a tu hogar. Así evitarás la transmisión de posibles enfermedades, sobre todo si ya tienes otras mascotas.

En caso contrario, no demores la visita más de unos pocos días, en los que tienes que prestar especial atención a tu mascota, para poder transmitirle al profesional información sobre su forma de alimentarse, si orina y defeca bien o presenta diarrea, etc.

En qué consistirá la primera visita al veterinario de tu mascota

veterinario perro

Lo primero que tienes que tener en claro es si confías en el veterinario como para encomendarle la salud de tu mascota. Si no te convence, no te quedes con la primera opción que encuentres solo porque el consultorio queda a la vuelta de tu casa.

Elige al profesional con la misma minuciosidad que elegirías un médico para ti o tu familia. Y, si luego de las primeras consultas no quedas conforme, no dudes en buscar otra opción.

Una vez resuelto este punto, ten presente que en la primera visita al veterinario, este hará una revisión general del animal. Controlará:

  • La temperatura
  • Las frecuencia cardíaca y respiratoria
  • Los ganglios que se puedan palpar

También inspeccionará la cavidad abdominal para revisar abdomen, vejiga e intestinos. Y verificará si existen anormalidades en su manera de desplazarse.

De ser necesario, puede llegar a indicarte que le realices algunos estudios complementarios, como análisis de sangre o heces, o radiografías.

Además:

  • Te consultará sobre los detalles que puedas aportarle sobre tu mascota.
  • Abrirá un expediente con tus datos y la información sobre el nuevo paciente.
  • Te indicará elcalendario de vacunas.
  • Te explicará cómo controlar losparásitos internos y externos.
  • Te asesorará sobre la alimentación adecuada.
  • Te informará sobre los cuidados específicos que debas tener en cuenta según las características de tu mascota y la zona en la que vivas
  • Seguramente le colocará su microchip de identificación

De tu parte, hazle todas las preguntas que creas necesarias y quítate todas las dudas sobre la mejor forma de encarar el cuidado de tu nuevo amigo.

Consejos a la hora de visitar al veterinario

veterinario y perro

A continuación, te contamos algunos puntos que pueden serte de utilidad antes de llevar a tu mascota a su primera consulta.

  • Recuerda que los perros deben ser llevados con su respectiva correa y, si tienen antecedentes de ponerse agresivos con otros canes, también debes colocarle un bozal.
  • En el caso de los gatos y otras mascotas más pequeñas, debes utilizar un transportín o similar para que disminuyan los nervios de encontrarse en un lugar extraño y rodeado de animales desconocidos.

Y, sobre todo, para evitar que se escapen. En este sentido, solo saca a tu minino de la caja cuando esté dentro del consultorio y con la puerta cerrada. Te evitarás algunos dolores de cabeza y tener que estar corriendo a tu amigo felino por toda la veterinaria.

  • Trata que la primera visita no coincida con la fecha de la aplicación de su primera vacuna. Así evitarás que, desde un primer momento, asocie el consultorio con un lugar donde puede sentir dolor.

Lo más conveniente es que médico y paciente logren desarrollar una relación de empatía a medida que pasa el tiempo.

  • Anota en una lista todas las consultas que quieras realizarle al profesional, así no te olvidas de nada importante.

Los animales nos brindan su cariño incondicional y constante y nos hacen la vida más feliz y llevadera. Una forma de retribuirles todo lo bueno que nos proporcionan es siendo propietarios responsables que nos ocupemos de su bienestar en todas sus facetas.

Así que, después de esta primera visita al veterinario, recuerda que deberás realizarle controles periódicos de rutina y acudir de urgencia ante cualquier signo extraño que presente.

Es una buena forma de demostrarle cuánto lo quieres y que, seguramente, sabrá también agradecerte.