8 datos de los antibióticos para gatos

1 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los antibióticos para gatos son drogas que –administradas a las dosis adecuadas– destruyen a las células bacterianas que están ocasionando una infección en la mascota. Esto sin dañar su organismo o produciendo pocos efectos secundarios.

El tratamiento con antibióticos para gatos se indica en los casos de infección. Las infecciones bacterianas en los gatos se pueden establecer a través de heridas abiertas, por contagio con algo que ingiere, o simplemente al estar presente en su entorno.

Las bacterias son organismos unicelulares –de una sola célula– y por lo tanto son microscópicos. Las bacterias habitan todos los entornos del planeta tierra, incluidos el interior y exterior de tu propio cuerpo y el de tu gato.

La gran mayoría de las bacterias son inocuas para la salud. Sin embargo existe un grupo de bacterias que son los agentes causales de diversos padecimientos infecciosos.

Entre las enfermedades infecciosas podemos citar la gastroenteritis, la neumonía, las infecciones de la piel, los problemas del tracto urinario, entre otras.

¿Cómo actúan los antibióticos?

Dependiendo de su naturaleza química, un antibiótico puede tener diferentes mecanismos de acción.

  • Si inhibe la reproducción de la población bacteriana, se dice que es «bacteriostático». Este es el caso si, por ejemplo, evita que la bacteria construya sus paredes celulares.
  • Si la droga bloquea una función importante para que la bacteria viva, se dice que es «bactericida». Este es el caso si, por ejemplo, bloquea una ruta celular para aprovechar sus fuentes de energía.

¿Qué es la resistencia a antibióticos?

Es posible que te hayas percatado que los antibióticos para gatos no están disponibles para que los tutores de mascotas los compren sin receta. Esto se debe a que durante las últimas décadas, la comunidad médica ha temido la resistencia a los antibióticos.

Gato en el veterinario

En pocas palabras, no todas las bacterias se eliminarán mediante el consumo de antibióticos. Por lo tanto, cualquier bacteria remanente que haya logre evadir los antibióticos tiene el potencial de cambiar (genéticamente) para protegerse de la droga, es decir, se hace “resistente”.

A medida que estas bacterias resistentes cambian y se reproducen, transmiten estos genes a la siguiente generación de bacterias. Entonces, como resultado final, surgen poblaciones bacterianas resistentes, que ya no se afectan por los antibióticos.

¿Cuáles son los antibióticos para gatos de uso común?

Algunos antibióticos bactericidas de uso común en gatos incluyen a los betalactámicos –derivados de penicilina– y el metronidazol. Estos tipos de antibióticos se usan a menudo para tratar las siguientes infecciones en gatos:

  • Derivados de la penicilina: de este grupo, la Amoxicilina es el antibiótico más utilizado en medicina humana y veterinaria. Se administra a gatos que sufren infecciones de oído, infecciones urinarias e infecciones respiratorias superiores. También en heridas, abscesos y mordeduras.
  • Metronidazol: se puede usar comúnmente para tratar infecciones por protozoos como Giardia y Trichomonas y también una enfermedad inflamatoria intestinal en gatos y perros.
  • Gentamicina: infecciones respiratorias, neumonía, infecciones del oído y más.
  • Azitromicina: se ha utilizado para tratar la enfermedad de Lyme en gatos, infecciones por estreptococos, clamidia e infecciones por estafilococos.
  • Oxitetraciclina: infecciones causadas por protozoos, infecciones sinusales, así como anemia infecciosa felina.
  • Doxiciclina: este es un antibiótico de amplio espectro que se ha utilizado para tratar afecciones, como la la enfermedad periodontal en gatos y perros y aquellas producidas por el Toxoplasma gondii y la Chlamydia felis.

Dosificación adecuada

El veterinario deberá pesar y examinar a la mascota para recetar la dosis adecuada. Los factores que determinan la dosis incluyen el peso del animal, los síntomas, la condición médica general y cualquier otro medicamento que pueda estar tomando.

Es importante suministrar las dosis, durante el tiempo indicado. Incluso si el gato parece ya sano, debes continuar con el tratamiento completo. Esto reducirá las posibilidades de que la infección se repita y ayudará a tu gato a mantenerse en perfecto estado de salud.

Si por accidente te saltas una dosis de antibióticos, administra la dosis olvidada tan pronto como te acuerdes. Esto a menos que la recuerdes ya casi a la hora de la siguiente dosis programada. En ese caso, no le des a tu gato dos dosis a la vez.

Si tienes dudas acerca de cómo suministrar el medicamento, consulta con el veterinario cuanto antes de aplicar cualquier medida. Es importante que te cerciores de informarte bien primero.

Posibles efectos secundarios del uso de antibióticos en gatos

Todos los medicamentos pueden causar efectos secundarios desagradables.

  • Los efectos secundarios comunes de la amoxicilina y la ampicilina incluyen: Malestar estomacal, vómito, diarrea, salivación excesiva.
  • Los efectos secundarios de la tetraciclina en de los gatos es principalmente náuseas y diarrea. También otros como dificultad para tragar, decoloración de los dientes, sensibilidad al sol, retraso en el crecimiento y curación de los huesos, daño al hígado o riñones.
Gato enfermo no come

Tratamientos con antibióticos para gatos

Existen varios tratamientos antibióticos que debes evitar, entre ellos:

  • Antibióticos tópicos: se ha reportado que los ungüentos tópicos de antibióticos como la neosporina o la bacitracina -de uso común en humanos- son altamente peligrosos. Un gato que lame la pomada de una herida puede ingerir lo suficiente como para causar una enfermedad grave o incluso la muerte.
  • Fluoroquinolonas: puede causar convulsiones en los gatos, según el Centro de Control de Envenenamiento de Animales de la ASPCA. Estos medicamentos antibacterianos sintéticos de amplio espectro se comercializan con nombres de marca como Baytril, Cipro y Levaquin.

El Manual veterinario de Merck señala que, en los gatos, los efectos adversos de esta clase de medicamentos, en especial la enrofloxacina –comercializada como Baytril– incluye la degeneración retiniana aguda, que puede provocar ceguera.

Ten presente que para recetar los antibióticos más apropiados para los gatos, tu veterinario deberá realizar un examen físico completo. Además, algunos veterinarios pueden considerar realizar una prueba de cultivo y sensibilidad para ver qué tipo de bacteria puede estar presente en una determinada infección.

  • Beco, L., Guaguère, E., Méndez, C. L., Noli, C., Nuttall, T., Vroom, M.,... & Cloquell, A. (2013) Centro Veterinario. Revista Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía. 60:4-12.
  • Wiebe, V., & Hamilton, P. (2002). Fluoroquinolone-induced retinal degeneration in cats. Journal of the American Veterinary Medical Association, 221(11), 1568-1571.