6 pasos para hacer mordedores para perros resistentes

Yamila · 12 diciembre, 2018
Los mordedores para perros son excelentes juguetes para enseñar órdenes a los canes, así como para satisfacer su instinto de caza; también ofrecen beneficios a nivel físico y en cuanto a higiene bucodental

Los juguetes para mascotas que podemos comprar en las tiendas muchas veces son costosos y no duran ni una hora. Por eso, muchos dueños optan por hacérselos ellos mismos con cosas que tienen en casa. En este artículo te contaremos cómo fabricar mordedores para perros bien resistentes.

Mordedores para perros, el mejor juguete

En las tiendas podemos encontrar todo tipo de juguetes y objetos para nuestras mascotas, pero los mordedores para perros son los más completos. ¿Por qué? Porque además de entrenerlo, permiten enseñarle diferentes ‘trucos’ u órdenes.

No importa la raza a la que pertenezca tu perro; puede ser un bóxer o un caniche, pero, en cualquier caso, un mordedor le ayudará a trabajar la mordida, el agarre de los objetos y el hecho de soltar algo cuando el dueño se lo ordena.

Por supuesto, también es una excelente herramienta para enseñarle a tomar cosas que se le arrojan y devolverlas a su amo. Los ejercicios de búsqueda y recuperación son perfectos para que nuestra mascota sea equilibrada y obediente.

Los mordedores para perros son juguetes muy completos, además, porque satisfacen el instinto de caza del animal y permiten canalizarlo a través del juego. Son ideales para que las mascotas no destrocen nuestros muebles, zapatos o ropa, un hábito muy frecuente en aquellas que se quedan solas muchas horas al día.

Los mordedores fortalecen los músculos de la mandíbula, la espalda y el cuello, mantienen los dientes sanos, eliminan los restos de comida y permiten producir la saliva que limpia la boca del sarro.

Cuerdas para morder (perros)

Cómo hacer mordedores para perros

Debemos dejar de lado el mito de que los mordedores para perros incrementan y promueven la competitividad o la agresividad. Si nuestra mascota se sobreexcita con este tipo de juegos, lo mejor que podemos hacer es enseñarle alguna señal de calma o dejar de jugar por un rato.

Ahora que ya sabes todos los beneficios que tienen estos juguetes, es tiempo de que fabriques uno para tu mascota. Solo necesitas camisetas o telas que ya no sirvan y unas tijeras. Estos son los pasos a seguir:

1. Corta la tela en tiras del mismo tamaño. En el caso de que tengas un perro grande, necesitarás 18 tiras y, si es pequeño, la mitad. Lo más importante es que sean múltiplos de tres (ya te enterarás por qué).

2. Abre cada tira para que queden como cuerdas largas.

3. Toma tres tiras y haz una trenza. Repite el proceso con las demás tiras. No te olvides de realizar nudos en ambos extremos.

4. Junta tres trenzas y haz una trenza más grande. Si tu perro es pequeño, terminarás aquí tu tarea, pero si es de tamaño mayor, tendrás que repetirlo dos veces más. En total, te quedarán tres trenzas grandes.

5. Por último, toma las tres trenzas y haz una aún más grande y resistente. Recuerda anudar los extremos y dejar algunas tiras sueltas en los bordes.

6. Muéstrale a tu mascota el regalo que le has hecho y comenzad a disfrutarlo lo antes posible. Pueden ir al parque, al patio o mismo en casa si tienes espacio.

Mordedor para tu perro: cuerda

Otras ideas de mordedores para perros

Además de hacer el mordedor con telas viejas, existen otras alternativas caseras y muy fáciles para que tu mascota juegue y aprenda:

1. Mordedor con botella plástica

Toma una botella de plástico, retira la tapa, las etiquetas y las anillas. Estruja la botella antes de dársela a tu perro. Presta atención de que no se lastime al morderla: puedes cubrirla con un calcetín para que sea más segura.

2. Mordedor con premio

En vez de estrujarla por completo, puedes solo presionar un poco la botella, y en el interior colocar un poco de pienso, unas galletas o cualquier cosa comestible que haga ruido y a tu mascota le encante. ¡No te olvides de ponerle la tapa a la botella!

3. Mordedor con toalla

Si tienes una toalla que ya no uses, enróllala como si fuese un cilindro y ata dos tiras de tela en los extremos.

En cualquier caso, te recomendamos que supervises el juego de tu mascota, así evitarás accidentes o ponerle en peligro.

FAGNANI, J. P., Barrera, G., & Bentosela, M. (2016). Control inhibitorio en perros domésticos:¿qué sabemos hasta ahora? Avances En Psicología Latinoamericana. https://doi.org/10.12804/apl34.3.2016.11