6 soluciones para la ansiedad de los perros cuando se quedan solos

Antonia Tapia · 17 marzo, 2015

La ansiedad por separación es una condición que se da en los animales cuando sienten que se quedan solos. Esa angustia se traduce en conducta destructiva  y vocalización excesiva. Muchos perros con este tipo de comportamiento, cuando se quedan solos, también suelen negarse a comer o a beber, salivan excesivamente y harán todo lo posible para tratar de  escapar de su confinamiento originando, de esa manera,  daños a su entorno y a sí mismos.

Es natural que los perros, sobre todo si son cachorros, experimenten ansiedad cuando se separan de sus dueños. Es un mecanismo de supervivencia que utilizan para adaptarse a su nuevo entorno.

Es un hecho que existe un número significativo de perros que padecen algún grado de angustia por separación. Afortunadamente, muchos dueños de mascotas están dispuestos a buscar soluciones para evitar problemas de comportamiento. ¿Quieres conocerlas?

¿Cómo no confundir ansiedad con otros trastornos?

ansiedad separacion 3

Antes de emplear cualquier tipo de solución es importante determinar por qué un perro tiene una conducta poco apropiada. El comportamiento destructivo de un perro puede ser el resultado de la ansiedad que siente la mascota, cuando se produce la separación de su dueño. Pero también podría ser un comportamiento normal debido a que el animal, quizás, tiene un exceso de energía acumulada. La angustia por separación podría ser la causa de los ladridos excesivos, pero esos sonidos también pueden presentarse por miedo, agresión o necesidad de juego.

La separación relacionada con la destrucción, por lo general, se relaciona con satisfacer la necesidad que tienen los perros de masticar o arañar. En caso que la destrucción sea más generalizada, es decir que en toda la casa se produzcan hechos destructivos, entonces quizás una de las causas posibles sea la ansiedad por separación. Pero antes de determinar este diagnostico, lo mejor es recabar información detallada sobre el compartimiento del animal. En ese sentido, quizás una cámara de video o una grabadora de sonido pueden dar varias pistas sobre las causas que originan esos hábitos.

Algunas soluciones a la ansiedad de los perros

ansiedad por separacion 2

Antes de salir de casa, ejercita muy bien a tu perro. Una mascota cansada tiene menos energía para estar ansiosa y destructiva. Por eso, sesiones de ejercicio de entre 20 a 30 minutos, pueden ser de gran ayuda para mejorar el comportamiento de tu amigo, cuando él nota que no estás en casa.

Cuando salgas o regreses a tu casa no estimules a tu perro con algunas palabras o gestos. Es muy probable que cuando vuelvas él se emociones, salte y ladre. Si notas esta conducta, dale la espalda a tu perro y aléjate. Una vez que se ha calmado, salúdalo y dale la bienvenida con mucha calma.

Es importante que desactives cualquier tipo de señal que le indique a tu perro que tú vas en salida. Para lograrlo, debes desactivar las piezas que conforman parte de tu rutina. Por ejemplo, recoge las llaves del coche pero en vez de encaminarte hacia la puerta, siéntate en el sofá y enciende la televisión. La idea es hacer impredecible tu rutina.

Cuando se produzca la separación de tu mascota, no olvides utilizar algunas palabras claves como puede ser “vuelvo”,  esto ayuda a que tu perro se relaje, se quede un poco más tranquilo y no cometa ningún tipo de daño.

Explora soluciones alternativas. Quizás puedes optar por dejar a tu mascota en una guardería o, en su defecto, buscar a un vecino o familiar para que se quede con ella durante tu ausencia.

Otra posibilidad, para que tu perro no se sienta solo, es adoptar a otro animal. Si te decides por esta opción escoge una mascota que sea compatible con tu pequeño amigo. Pero antes de tomar esa decisión, ten presente que requieren mucho cuidado. Por lo tanto, asegúrate que podrás darle la atención que precisan.

Elimina todos los factores de estrés que puedan afectar a tu perro durante tu ausencia. Evita las cadenas, los castigos físicos o los gritos. No dejes a su alcance elementos u objetos que puedan ocasionar algún daño físico a tu mascota. Si empleas refuerzos negativos, le ocasionarás gran angustia. Por eso, para evitarlo, siempre es mejor utilizar otro tipo de métodos.

Finalmente, si observas que el comportamiento de tu perro no ha variado, lo mejor es que recurras a un especialista.