8 consejos para enseñar a hablar a tu loro

Para enseñar a hablar a tu loro tienes que armarte de paciencia y tener en cuenta que hay especies que tienen mayor o menor facilidad a la hora de imitar sonidos
8 consejos para enseñar a hablar a tu loro

Escrito por Aitana Bellido

Última actualización: 11 enero, 2022

Muchas personas tienen un loro como mascota con la esperanza de que, en algún momento y como por arte de magia, empiece a hablar y a cantar como una persona. Por desgracia, la supuesta habilidad para hablar de estas aves, que tanto se ha vendido en la industria cinematográfica, puede distar mucho de los alegres monólogos que has visto en televisión.

Con estos 5 consejos, no obstante, puede que consigas enseñar a hablar a tu loro como un profesional. En caso de que no lo logres, huelga decir que deberás querer a tu mascota igualmente durante el resto de su vida.

1 – Averigua a qué especie pertenece tu mascota

El término loro se utiliza para designar a varias especies de aves pertenecientes al orden de las Psittaciformes. Este grupo contiene unas 393 especies diferentes, las cuales están divididas en 92 géneros. 16 o más de ellas se encuentran en peligro de extinción en su ambiente natural, sobre todo debido a la tala de los bosques y a la caza con fines de comercio ilegal.

No todas las especies de psitácidas cuentan con las mismas capacidades. Entre los loros más habladores encontramos al loro gris africano (Psittacus erithacus), el loro amazona aestiva (Amazona aestiva), la cacatúa común (Cacatua galerita) y la cacatúa ninfa (Nymphicus hollandicus). En general, estas aves se caracterizan por su gran porte y su esperanza de vida muy amplia.

Los pájaros más pequeños, incluidos los periquitos comunes (Melopsittacus undulatus), las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) y los agapornis (género Agapornis) pueden aprender con tiempo y paciencia, pero no son habladores naturales. Aun así, la inteligencia natural de estos animales les permitirá comprender palabras y, a veces, frases enteras.

Casi todas las psitácidas tienen la habilidad para imitar el habla humana, pero las especies más pequeñas tienen menos tendencia a ello. Si quieres que tu pájaro hable, hazte con una especie proclive a mostrar esta característica.

Inseparables: pájaros

2 – Coloca la jaula en un sitio con actividad

A excepción de algunos ejemplares más reservados de lo normal (o enfermos), los loros adoran los sonidos y la interacción. Por ello, lo más recomendable es que coloques la jaula de la mascota en un lugar como el salón, donde podrá familiarizarse con la voz de la familia y hacerse con ciertos tonos y sílabas de manera involuntaria.

Además de esto, debes recordar que los loros son mucho más proclives a hablar cuando están a gusto con su entorno y sus tutores. Deberás sacar a tu ejemplar de la jaula unas 2 horas al día y socializar ampliamente con él antes de intentar entrenarlo en cualquier otro ámbito.

3 – Empieza con palabras sencillas

Independientemente del tipo de especie que hayas escogido llevar a tu hogar, todo entrenamiento empieza con pasos sencillos. Para enseñar a hablar a tu loro, comienza por palabras básicas como ‘hola’, ‘adiós’ o ‘loro’. Una vez hayas conseguido que se familiarice con ellas, podrás ir ampliando el vocabulario de tu mascota hasta conseguir que cante alguna canción.

Como recomendación primaria, se recomienda que toda palabra a memorizar sea monosilábica. Además, es muy importante el contexto: solo di ‘hola’ cuando te acerques al animal o entres y salgas de casa o en momentos concretos. De lo contrario, el pájaro se confundirá al oír el mismo vocablo en situaciones dispares.

De esta forma, el ave podrá asociar la palabra a un evento y entenderla mucho mejor.

4 – La clave está en la repetición

Los pájaros aprenden nuevos sonidos por imitación. Para que lleguen a conocer a la perfección el sonido característico de tus palabras, es esencial que las repitas una y otra vez en su presencia hasta que tu loro aprenda a distinguirlas y, más adelante, a reproducirlas.

Los loros que viven en casas acaban acostumbrándose a sonidos cotidianos, como el del timbre o incluso el del microondas, y acaban reproduciéndolos con el tiempo. Esta es una de las principales habilidades del loro gris africano.

La mejor recomendación es que comiences el entrenamiento con series de repeticiones. Repite la palabra unas 20 veces seguidas y ofrécele un premio a tu loro cuando la imite (o consiga emitirla). No intentes entrenarle de forma constante más de una vez al día o se saturará.

5 – Habla con claridad

Para enseñar a hablar a tu loro, es crucial vocalizar cada vez que te dirijas a él. No basta con tener una conversación despreocupada a un volumen normal: el dueño debe utilizar el mismo tono y la misma cadencia cada vez que intente enseñar a su loro palabras nuevas.

Se ha probado que los pájaros, de forma parecida a los perros o los gatos, aprenden mejor cuando se les habla en un tono de voz agudo, ya que les permite imitar mejor los sonidos. Acuérdate también de no hablar muy rápido y de hacer las pausas necesarias durante la formación de las frases.

6 – No escatimes en premios

La técnica del refuerzo positivo no solo funciona con perros y gatos. Cada vez que tu mascota reproduzca correctamente una palabra, procura tener a mano algún premio, como un aperitivo o una golosina, para animarlo a seguir progresando. No le castigues si no lo consigue, pues así solo conseguirás que asocie las vocalizaciones a momentos desagradables y deje de hacerlo.

Puedes empezar dándole el premio una vez digas tú la palabra y, cuando el loro reproduzca el mismo sonido, dándole otro más. De esta manera, podrá empezar a asociar esta actividad con algo placentero. Cuanto más practiquéis, más se parecerá el sonido que emita a la palabra en cuestión. Lo principal es tener paciencia.

7 – Cuidado con las palabras malsonantes y los insultos

Puede parecer gracioso que un loro use palabras malsonantes dentro de casa, pero quizá la cosa deje de tener humor si el ejemplar insulta a todo invitado que cruce las puertas del hogar. También debes tener en cuenta que las especies más grandes de psitácidas pueden vivir más de 60 años y es posible que otro tutor tenga que tomarte el relevo en un futuro.

Un loro que insulta o utiliza palabras malsonantes tendrá menos probabilidades de ser adoptado en el futuro.

8 – Cuida a tu loro en todos los demás ámbitos

Un loro estresado o enfermo dejará de hablar y perderá todo su progreso en cuestión de días. Estos animales son altamente emocionales y sensibles, por lo que no hay que descuidar el resto de sus necesidades emocionales si quieres que siga conversando contigo (y que viva durante muchos años).

Recuerda de la jaula de todo tipo de loro deberá contar con más de 1 metro de largo, muchísimos juguetes y horas a tu lado interactuando. De lo contrario, el ejemplar entrará en depresión y comenzará a autolesionarse, facilitando así que aparezcan enfermedades físicas asociadas. 

Un loro enfermo es un loro mudo. 

Premios para loros
  • Ante todo, acepta que hay ciertos pájaros más aventajados que otros, y que no todos los días se harán los progresos que te gustaría hacer, por muchos premios que reciban. Como en cualquier relación, lo primordial es aceptar que los animales tienen sus límites y que, como dueño, es tu responsabilidad garantizar que estén sanos y seguros.
Te podría interesar...
Todo lo que debes saber sobre el águila filipina, un gigante casi extinto
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Todo lo que debes saber sobre el águila filipina, un gigante casi extinto

El águila filipina es una especie de rapaz con un característico plumaje y que, por desgracia... ¡está casi extinta por la deforestación y la caza ...



  • Morell, V. (2011). Why do parrots talk? Venezuelan site offers clues.
  • Patterson, D. K., Pepperberg, I. M., Story, B. H., & Hoffman, E. A. (1997, May). How parrots talk: Insights based on CT scans, image processing, and mathematical models. In Medical Imaging 1997: Physiology and Function from Multidimensional Images (Vol. 3033, pp. 14-24). International Society for Optics and Photonics.
  • Shell, M. (2004). Animals That Talk. Differences: A Journal of Feminist Cultural Studies, 15(1), 84-107.