5 claves para el destete de perritos

Manuela Herrera Montoya · 4 junio, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 2 junio, 2021
Los cachorros son muy delicados y es esencial conocer cómo cuidarlos en todas sus etapas de vida. El destete es una transición necesaria en todos los perritos y por ello es importante conocer cómo hacerla.

El crecimiento es una etapa muy importante en todas las especies, pues allí se alcanzan todas las funciones fisiológicas necesarias para vivir adecuadamente. Los perros, en especial, son susceptibles a desarrollar enfermedades musculoesqueléticas e infecciones si no tienen una infancia adecuada. Por esto, conocer sobre el destete de perritos es fundamental para su bienestar a largo plazo. 

Alrededor del 30 % de los cachorros mueren entre el nacimiento y el destete en la naturaleza, debido a la gran cantidad de microorganismos dañinos a los que son expuestos de golpe. Esto da pie a mejorar la inmunidad canina en el entorno salvaje, pero lo que menos quiere un humano es que 3 de cada 10 ejemplares de la camada mueran. Aquí te dejamos 5 claves para que el destete de perritos no acabe en desastre. 

5 Claves para el destete de perritos

En las primeras etapas de su vida, los cachorros viven con su madre y hermanos sin necesidad de comer alimentos sólidos, dependiendo totalmente de la leche materna. Durante el destete, los perritos necesitan 2 veces más energía que los perros adultos de su misma raza, pues deben alcanzar un desarrollo óseo y muscular concretos, según expertos.

Cuando los cachorros se destetan, significa que pasan de depender de la leche materna a alimentarse de comidas sólidas. Más allá del sencillo concepto que engloba, este proceso requiere de conocimientos previos para hacerlo correctamente. A continuación, te damos 5 claves para el destete de perritos.

Unos golden retriever siendo amamantados.

1. Cuida a mamá

Es importante proporcionarle una dieta agradable a la mamá de los perritos al final de la gestación —últimas 3 semanas—y durante la lactancia. Solo así se asegura un buen desarrollo en los recién nacidos y una estabilidad en la hembra recién parida.

Durante el viaje desde el nacimiento hasta el destete, la madre cumple tareas fundamentales para lograr que los cachorros crezcan sanos. Su gran labor necesita ser llevada con cuidado. 

Los cachorros nacen con muy poca inmunidad natural y no la desarrollarán completamente hasta alrededor de las 16 semanas de edad. Por lo tanto, dependen únicamente de su madre, quien les proporciona defensas de inmunidad a través de su leche.

El calostro, una leche rica en nutrientes que la madre produce durante los primeros días después del nacimiento, contiene inmunoglobulinas. Estas les protegen a los cachorros de posibles enfermedades, mientras se desarrolla su propio sistema inmunológico.

Sin embargo, esta transferencia de inmunidad vital de la madre a veces es deficiente, por lo que los cachorros pueden estar en riesgo hasta que su propia defensa inmunitaria se active, cuentan expertos. Este período en el desarrollo de un cachorro se conoce como la brecha de inmunidad.

Durante este tiempo, los cachorros pueden ser más vulnerables a las infecciones. Esta es la razón principal por la cual alimentar bien y cuidar a mamá son tareas indispensables para la salud de todos los integrantes de la dinámica. 

2. Conocer el momento adecuado para el destete de perritos

En las 2 primeras semanas de vida, los cachorros son proclives a la deshidratación y dependen de la leche para vivir. Los perros jóvenes siempre están en riesgo de padecer infecciones virales, bacterianas o parasitarias, pero una buena nutrición durante la gestación, lactancia y crecimiento ayudará a disminuir estos riesgos. 

Para evitar problemas, a los cachorros se les puede empezar a ofrecer alimento seco —sin dejar de lado la leche de su mamá— a partir de las 2,5 semanas de edad y máximo a las 4 semanas. En este momento, la leche no les aporta una alimentación total a todos los cachorros. El destete definitivo llegará a las 6 u 8 semanas de vida. 

3. Conocer qué tipo de alimentos proporcionales 

El primer alimento de un cánido debe ser muy ligero y contener una composición intermedia entre leche y la dieta de crecimiento. Cualquier comida que se les ofrezca a las crías tiene que estar formulada específicamente para cachorros, pues su salud nutricional —al igual que en los perros adultos— depende de recibir las cantidades y proporciones correctas de 5 nutrientes esenciales:

  • Agua.
  • Proteína.
  • Grasa.
  • Carbohidratos.
  • Minerales.

Para ser considerado completo, un alimento para cachorros debe contener todos los nutrientes esenciales, excepto el agua —que siempre debe ser accesible—. Estos nutrientes también tienen que estar presentes en la proporción adecuada para garantizar que la comida sea equilibrada.

Aunque la grasa, las proteínas y el calcio tienden a poseer un mayor énfasis en los alimentos para cachorros, cada nutriente esencial es clave. Las deficiencias en cualquiera de estos nutrientes pueden comprometer la salud a corto o largo plazo de toda la prole.

4. Saber cómo darles los alimentos

En el destete total, el consumo de alimento sólido debe ser lo suficientemente elevado para lograr proporcionarles la energía y nutrientes necesarios. Esta etapa es muy delicada y se debe evitar un cambio brusco en la alimentación y regular la ingesta del alimento durante los primeros 3 días para evitar daños digestivos.

El alimento sólido debe ser mezclado con agua tibia y hay que dejarlo en remojo por varios minutos, hasta que tenga una textura similar a la papilla. También es importante que tengas en cuenta los siguientes puntos:

  • Ofréceles la comida a los cachorros en pequeñas cantidades al principio y permite que laman la papilla.
  • Retira cualquier alimento no consumido después de aproximadamente 10 minutos.
  • Dales comidas pequeñas con regularidad y aumenta la cantidad a medida que crecen, siguiendo las pautas de alimentación que puedes encontrar en el empaque de los alimentos.

Los cachorros pronto se acostumbrarán a los nuevos sabores y texturas. Luego, pueden dejar gradualmente los alimentos húmedos, para eventualmente solo comer alimentos secos. Una vez que los cachorros cumplan un mes, es importante dejar agua a su disposición en todo momento.

5. Hacer una transición para cambiar su alimento 

Cuando los cachorros se van a vivir a sus nuevos hogares, es un momento problemático para ellos, porque su entorno cambia drásticamente. El perrito tendrá un nuevo referente vital —el ser humano—, un hogar lleno de estímulos y una alimentación diferente. 

Lo ideal sería que su alimentación pase por un periodo de transición, donde se haga el cambio del alimento que solía comer al nuevo, ya que además del estrés por cambio de entorno, puede producirse una alteración en la flora intestinal. Esto le provocaría al can diarrea y aumentaría el riesgo a sufrir infecciones virales o bacterianas.

Un cachorro en un campo de flores.

Con el tiempo, notarás cambios significativos en los perritos. Si cuentan con una etapa de destete adecuada, verás que crecerán rápido, jugarán entre ellos, se desarrollarán adecuadamente y mejorarán su postura y movimientos. 

Jeusette, I., & Romano, V. (s. f.). Nutrición del Cachorro. Affinity Petcare. Recuperado 1 de junio de 2021, de https://www.affinity-petcare.com/veterinary/sites/default/files/rr_nutricion_del_cachorro.pdf The Kennel Club. (s. f.). Feeding puppies from birth to weaning | Kennel Club. Recuperado 1 de junio de 2021, de https://www.thekennelclub.org.uk/health-and-dog-care/health/health-and-care/a-z-of-health-and-care-issues/feeding-your-puppy-from-birth-to-weaning/