Alimentación para cachorros con digestiones sensibles

Cuando tomamos la decisión de adoptar un cachorro para que sea un miembro más de nuestra familia, tengamos o no experiencia en la crianza, tratamos de no dejar cabos sueltos para que crezca de la mejor manera posible: desparasitación, vacunas, socialización, adiestramiento, alimentación adecuada, etc.

Sin embargo, a veces suelen presentarse situaciones que nos hacen aprender sobre la marcha sobre la mejor forma de cuidar al perrito. Es el caso de los cachorros que presentan digestiones difíciles o no toleran bien algunos alimentos.

¿Cómo se debe encarar la alimentación de los cachorros con digestiones sensibles?

cachorros comiendo

Si tu pequeña mascota empieza a tener vómitos, flatulencias y diarrea, seguramente lo llevarás corriendo al veterinario y es la decisión correcta. Pero, descartados problemas graves, lo más probable es que tengas un cachorro con digestión sensible.

Lo cierto es que lo que puede ser bueno para uno no tiene por qué serlo para todos.

Así de sencillo: el mismo alimento que un cachorro digiere sin inconveniente alguno puede traerle serios problemas digestivos a otro. E incluso puede ocasionarle trastornos dermatológicos, como picazón en distintas partes de su cuerpo.

Lo más conveniente ante esta situación es proporcionarle a tu perrito una dieta en la que excluyas los ingredientes que le pueden estar provocando esta sensibilidad alimentaria.

El veterinario seguramente podrá recomendarte una buena opción en piensos específicamente diseñados para afrontar este problema o bien aconsejarte sobre cómo encarar una alimentación casera para tu mascota.

La mayoría de las veces, estos trastornos digestivos se deben a una reacción de hipersensibilidad a proteínas de la carne.

La imposibilidad de digerir correctamente algunos nutrientes afecta, sobre todo, las deposiciones del animal, que se presentan mal olientes y sin la consistencia adecuada.

Algunos piensos especialmente elaborados para cachorros con digestiones sensibles tienen como principal fuente de proteínas la carne de cordero.

Este ingrediente suele ser digerido fácilmente por los canes, dado que fue su alimento natural durante miles de años. Aún hoy, es parte de la dieta habitual de muchos perros salvajes.

Los piensos especiales también suelen incluir:

Calostro

Es una sustancia que se encuentra en la primera leche materna que, además de sus probadas facultades para reforzar las defensas del cachorro, ayuda a equilibrar las bacterias buenas y malas de su intestino.

Proteína de huevo

Se incorpora porque es un ingrediente de fácil digestión.

Bentonita

Se trata de una arcilla nutricional que absorbe toxinas y facilita que los excrementos adquieran la característica forma compacta que indican digestiones sanas.

Combinación de fibras solubles e insolubles

Ayudan a mantener la función intestinal.

De todas formas, otros balanceados evitan las proteínas de carnes rojas y son elaborados a base de proteína de pescado y proteína vegetal, para disminuir el riesgo de reacciones adversas al alimento.

Cachorros bien alimentados y felices

cachorros comiendo

No existen dudas de que la leche materna es el mejor alimento que el cachorro puede recibir en sus primeros días de vida. No solo cubre todas sus necesidades nutricionales, sino que le transmite las defensas necesarias para que tenga un sistema inmunológico capaz de protegerlo de infecciones diversas.

El destete suele ocurrir entre la sexta y la octava semana de vida pero, en sus fases iniciales, la leche de la madre seguirá siendo una parte fundamental de la alimentación de los perritos.

Finalizado el destete, el sistema digestivo de los cachorros aún está inmaduro. Por tal motivo, el animal todavía no está preparado para poder ingerir grandes cantidades de alimento y lo ideal es darle de comer entre cuatro y cinco veces por día, para intentar evitar trastornos como la diarrea.

Pero algunos animalitos presentan una digestión aún más delicada y por ese deben comenzar a recibir una alimentación especial.

De todas formas, con o sin dietas específicas, la correcta alimentación de tu cachorro es vital para que goce de buena salud a lo largo de su vida. Y si bien los problemas digestivos suelen ser comunes en mascotas de todas las edades, la diarrea o las heces blandas no tienen por qué ser síntoma de enfermedad.

Recuerda consultar al veterinario ante cualquier duda que te surja. Pero lo más seguro es que, con alguna corrección en su dieta, tu cachorro crezca sano, fuerte y feliz.

 

Categorías: Cachorros Etiquetas:
Te puede gustar