5 aves con cantos más bonitos

Yamila 22 marzo, 2018
Lo cierto es que, en buena parte de los casos, su físico acompaña a su 'voz', pues entre estos ejemplares se encuentran algunos dignos de admirar por el colorido de su plumaje

No hay nada más bonito que despertarnos con una dulce melodía cuando un ave se posa cerca de nuestra ventana. En este artículo te contamos cuáles son las aves con cantos más bonitos. Para disfrutarlos, no los encierres en una jaula… ¡Mejor planta árboles!

¿Cuáles son las aves con cantos más bonitos?

Quizás vivas en la ciudad y no sea posible plantar un árbol en la calle, pero no por ello debes comprar un ave y dejarla encerrada en una jaula solo para oírla cantar. Tal vez tengas que hacer algún paseo por el campo o el parque para disfrutar de las aves con cantos más bonitos, que son las siguientes:

1. Jilguero

Su nombre científico es Carduelis y se trata de un ave –en la foto que encabeza este artículo– que habita principalmente en Eurasia, América del Norte, y norte y sur del mar Mediterráneo.

De pequeño tamaño, el jilguero presenta plumas de hermosos colores y su canto es de los más melodiosos del reino animal. Puede combinar sonidos graves y agudos, y… ¡Cantar mientras vuela! En verano y primavera es más activo en cuanto al canto se refiere, y también tiene la capacidad de componer gorjeos muy animados.

2. Ruiseñor

Otro pequeño con grandes habilidades musicales que no podía faltar en esta lista. El ruiseñor es un ave paseriforme, migratoria –vuela a África durante el invierno– e insectívora que habita en los bosques de Asia y Europa, donde anida muy cerca del suelo y arbustos densos.

Ruiseñor: características

Los ejemplares machos son famosos por su canto fuerte, que incluye borboteos y silbidos, entre otros sonidos. Si bien es más activo durante el día, algunos también pueden hacer sus ‘presentaciones artísticas’ en la noche. Para muchas personas, este ave anuncia la llegada de la primavera.

El ruiseñor mide unos 16 centímetros, tanto el dorso de las alas como el de la cola son de color castaño y el vientre es pardo claro. No existen diferencias notables entre los sexos.

3. Mirlo

Existen diferentes especies de mirlos, y todos ellos se pueden incluir dentro del ranking de aves con cantos más bonitos. En el caso del Turdus merula o mirlo común, vive en toda Europa, norte de África y de la península arábiga, y oeste de Asia.

Mirlo: comportamiento

El macho tiene el cuerpo cubierto de plumas negras, y solo destaca el pico y las patas, que son amarillas. La hembra es de color marrón o pardo, y el pico y las patas son más anaranjados.

Se alimenta de frutas, bayas, insectos, gusanos y semillas; consiguen la comida en tierra, donde corren y dan saltos. Los machos comienzan a cantar al año de edad, desde enero hasta julio, para establecer su territorio.

El sonido es muy grave, melodioso y aflautado. Sus variaciones melódicas y sus improvisaciones lo distinguen entre otros aves cantores.

4. Pinzón

Otro ave que tiene un canto muy bonito y que comparte gran parte del territorio de los mirlos. Le gustan las áreas boscosas, pero podemos hallarlo también en jardines y granjas. Anida en los árboles, y decora su hogar con líquenes y musgo.

Pinzón: canto

No migra en invierno, aunque busca sitios cálidos en los alrededores. Su alimentación se basa en semillas en la adultez y está compuesta de insectos en la juventud.

Su canto, es muy poderoso y conocido. Los machos ‘saben’ tres tipos de canciones diferentes y pueden incluso tener dialectos según la región donde se encuentran.

5. Petirrojo

Hay dos especies de petirrojos –una de Europa y otra de América– y ambos pueden ser incluidos en la lista de aves con cantos más bonitos. El europeo, es sociable, vive en el bosque y emite una especie de ‘voz de alerta’, pero también un gorjeo musical y melódico similar al del ruiseñor.

Petirrojo: canto

Este ave mide unos 20 centímetros, y el plumaje es similar en hembras y machos: cara y pecho naranjas, lados del cuello y pecho gris azulado, vientre blanco, patas y parte superior marrón. Cuando nacen son anaranjados y pardos.

Se alimenta de insectos, arañas y lombrices, tiene hábitos diurnos y está acostumbrado a la presencia de seres humanos. Pone los huevos en un nido creado entre ramas o piedras con musgo, pasto y hojas. La hembra puede poner tres veces al año entre cinco y seis huevos cada vez.

Te puede gustar