9 animales que hibernan y sus características

La hibernación es una estrategia evolutiva instaurada en muchos taxones de mamíferos que viven en ecosistemas con condiciones climáticas extremas.
9 animales que hibernan y sus características
Ana Díaz Maqueda

Escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda.

Última actualización: 13 junio, 2022

La hibernación es una estrategia que siguen ciertos animales para sobrevivir a aquellas épocas del año en las que el frío y la falta de alimento suponen un peligro para la supervivencia. Los animales que hibernan entran en un estado de inactividad donde reducen sus procesos fisiológicos, con el fin de minimizar el gasto energético y sobrevivir hasta que el ambiente sea más amable.

Puede que el animal que venga a la mente cuando se piensa en la hibernación sea el oso, pero otros muchos seres vivos hacen lo mismo, aunque no sean tan populares. En las siguientes líneas encontrarás una lista de algunas de las especies que hibernan cuando llega el frío y sus características.

¿Cómo hibernan los animales?

La hibernación es un mecanismo adaptativo que modifica tanto la conducta como el metabolismo normal de la especie. Para lograr sobrevivir a la falta de comida durante tanto tiempo, primero las especies suelen acaparar comida y generar reservas de grasa en su cuerpo. De esta forma, su cuerpo es capaz de resistir durante tanto tiempo sin alimentación.

Además, algunas especies también buscan o construyen refugios especiales para hibernar. Esto lo hacen para asegurarse de que sea seguro y que ningún depredador los podrá encontrar. Por si fuera poco, ciertos animales también esconden en este sitio un poco de alimento extra, pues durante la hibernación despiertan por breves periodos de tiempo para consumir comida y regresar a su sueño profundo.

Algunos de los ejemplos más famosos son:

1. Ardillas listadas, animales que hibernan bajo el suelo

Las ardillas listadas son un grupo de mamíferos que pertenecen a la familia Sciuridae y provienen de América del Norte. Estos pequeños roedores con rayas oscuras en la espalda pasan la primavera, el verano y el otoño buscando alimento, enterrando semillas o reproduciéndose. Sin embargo, cuando llega el invierno, las ardillas listadas desaparecen. 

En realidad, las ardillas no desaparecen, sino que se entierran en madrigueras que ellas mismas excavan a casi un metro de profundidad. Estas madrigueras no son construidas poco antes de llegar el invierno, sino que están siempre allí. Estos animales las usan para almacenar alimento, que les servirá como aporte nutricional durante los meses de hibernación.

Mientras las ardillas están enterradas, su temperatura corporal baja drásticamente y caen en un sueño profundo, que solo será interrumpido para tomar algún que otro bocado de sus reservas.

A diferencia de las ardillas, otros animales que hibernan no almacenan comida en una madriguera. En lugar de eso, acumulan una gran cantidad de grasas en el interior de su cuerpo. Veamos el ejemplo más conocido.

Una ardilla coreana.

En el mundo existen muchas especies de osos diferentes y todas ellas hibernan. No obstante, hay un grave problema derivado del cambio climático, y es que los osos en muchos lugares del mundo están dejando de hibernar. Aunque parezca poco importante, es una situación que podría poner en peligro la supervivencia de las especies.

Los osos no almacenan alimentos en las oseras, por el contrario, se alimentan todo lo posible para almacenar grasas en sus cuerpos que aporten la energía necesaria hasta la siguiente primavera.

Por otro lado, es durante la hibernación cuando las hembras comienzan a gestar los óvulos que fueron fecundados durante la primavera. Así es, los osos copulan cuando la temperatura es agradable, pero el desarrollo embrionario no se produce hasta que la osa comienza a hibernar.

Los osos construyen sus propias madrigueras y nunca volverán a usar la misma de un año a otro, pero estas sí podrán ser usadas por otros osos o animales. Cuando un oso hiberna, duerme profundamente para no volver a despertar hasta la primavera.

Sin embargo, las osas sí que ponen fin a su hibernación en pleno invierno, para dar a luz y cuidar de sus crías recién nacidas. Por esta razón, cuando salen de la osera están realmente hambrientas.

Un oso pardo mirando a cámara.

3. Murciélagos

Muchos murciélagos, al igual que las aves, deciden poner rumbo hacia climas más cálidos cuando llega el invierno, aunque no todos se van. Algunas especies de murciélagos prefieren ocultarse en cuevas profundas y oscuras hasta que lleguen tiempos mejores.

Por otro lado, existen murciélagos que prefieren refugiarse en edificaciones humanas, como graneros, áticos y sótanos. La convivencia entre estos animales y los seres humanos tiene una larga historia y, aunque muchas personas los teman, la gran mayoría de ellos son inofensivos y se encargan de mantener a raya a los insectos.

A diferencia de las ardillas o el oso, los murciélagos no almacenan alimento ni un extra de grasa en sus cuerpos. Estos animales simplemente caen en un profundo sueño que puede durar hasta 6 meses. Durante este periodo, su ritmo cardíaco y la temperatura descienden hasta límites que harían pensar que están muertos.

Esta estrategia es imitada por otras especies de animales, como algunos reptiles y anfibios, incluso insectos.

Un murciélago sobre fondo negro.

4. Tortuga Polnareff

Las tortugas Polnareff o tortugas de caja tienen una estrategia similar a los murciélagos durante la hibernación. Estos animales, además, son comunes como mascotas, por lo que es muy recomendable facilitarles tener este período de inactividad para que su biología se complete.

Gracias a su caparazón, las tortugas no necesitan esconderse en ninguna madriguera. Cuando los días se vuelven más cortos y las temperaturas descienden, estos animales se entierran parcialmente y se introducen dentro de sus caparazones protectores.

Cuando entran en el periodo de hibernación, si no se producen cambios inesperados en la temperatura ambiental, las tortugas permanecerán hibernando durante 3 o 4 meses. Sin embargo, pueden despertar cuando requieren tomar agua. Por esta razón, cuando se tiene este tipo de tortuga como mascota y entra en hibernación, hay que dejarle agua cerca siempre.

las tortugas de caja son animales que hibernan.

5. Lémures enanos

Entre los mamíferos, el caso de la hibernación de los lémures enanos es un poco diferente, pues es el único grupo de los primates que puede realizar este proceso. De hecho, contrario a lo que sucede en otros animales como los osos que almacenan grasa en todo su cuerpo, estos curiosos organismos resguardan la grasa en sus colas.

Por si fuera poco, su proceso de hibernación suele destinarse para sobrevivir el extremo calor de Madagascar. Gracias a esto, su pequeño corazón alcanza a latir pocas veces por minuto, y su respiración tiene alrededor de 20 minutos de diferencia entre inhalación e inhalación.

6. Erizos

Los erizos no solo son conocidos por poseer un cuerpo con espinas que lo hacen lucir peligroso, sino que también porque son capaces de hibernar. Al igual que sucede con otros animales, estos mamíferos comen bien durante todo el año para generar grasa corporal que los ayude a soportar el invierno. De esta forma, pasan escondidos en su refugio durante las épocas más frías del año.

La duración de la hibernación en los erizos depende mucho de las condiciones ambientales. Pueden tomar solo algunas semanas o varios meses, todo depende de las reservas de grasa y el frío ambiental. En algunos casos, es posible que el ejemplar despierte antes, aunque esto solo ocurre cuando su vida corre peligro inminente.

7. Marmotas

Las marmotas son uno de los animales que hiberna más peculiares que existe, ya que toda la familia duerme junta dentro de sus madrigueras. Por lo común, durante todo el año se preparan y generan reservas de grasa para resistir el periodo de hibernación. No obstante, algunas especies son capaces de interrumpir este proceso varias veces para salir en busca de alimento.

8. Abejorro

Los abejorros son unos insectos curiosos que tienen una gran similitud con las abejas, solo que su cuerpo es un poco más grande y peludo. Es más, mantienen una organización social similar al de sus parientes, de manera que se rigen por la presencia de una reina que cría a todas las demás castas.

En invierno, los abejorros salen a trabajar como si fuera otro día normal. Sin embargo, las bajas temperaturas ocasionan que gran parte de la población muera en este acto. Por esta razón, la reina guarda una gran cantidad de reservas de alimento dentro de su cuerpo, y se entierra en el suelo para esconderse y entrar en hibernación.

Una vez que pase la época de frío, la reina emergerá del suelo y formará una nueva colonia desde cero. De esta manera, el linaje se mantiene durante un año más y se repite su ciclo de vida.

9. Caracoles terrestres, otro de los animales que hibernan

La hibernación también es un proceso muy importante para aquellos animales incapaces de mantener una temperatura corporal constante. Así, los caracoles comienzan a hibernan justo antes de que las temperaturas caigan.

En el momento en el que notan que los días son algo más frescos, estos animales buscan refugio en aquellos lugares que saben que no se congelará, como áreas con mucha vegetación, bajo rocas, etc.

Cuando deciden hibernar, solo necesitan introducirse dentro de sus conchas. Para protegerse, tapan la abertura con su propia baba que, además, les permite quedarse adheridos a la superficie que deseen. Algo muy curioso de estos animales es que adoran hibernan en grupo.

Los caracoles hibernan.

Como verás, la diversidad de animales que hibernan es muy amplia, así como sus características y la duración de estos periodos. Como normal general, si te encuentras con un animal hibernando no lo perturbes, esto podría poner en peligro su supervivencia.

Te podría interesar...
¿Cómo se adaptan los animales al frío?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cómo se adaptan los animales al frío?

Es un reto lidiar con temperaturas extremas. Por ello, existen mecanismos sorprendentes que utilizan los animales para adaptarse al frío.



  • Andrews, M. T., Squire, T. L., Bowen, C. M., & Rollins, M. B. (1998). Low-temperature carbon utilization is regulated by novel gene activity in the heart of a hibernating mammal. Proceedings of the National Academy of Sciences, 95(14), 8392-8397.
  • Whitten, B. K., & Klain, G. J. (1968). Protein metabolism in hepatic tissue of hibernating and arousing ground squirrels. American Journal of Physiology-Legacy Content, 214(6), 1360-1362.
  • Stieler, J. T., Bullmann, T., Kohl, F., Tøien, Ø., Brückner, M. K., Härtig, W., ... & Arendt, T. (2011). The physiological link between metabolic rate depression and tau phosphorylation in mammalian hibernation. PloS one, 6(1), e14530.
  • Makinson, J. C., Woodgate, J. L., Reynolds, A., Capaldi, E. A., Perry, C. J., & Chittka, L. (2019). Harmonic radar tracking reveals random dispersal pattern of bumblebee (Bombus terrestris) queens after hibernation. Scientific reports, 9(1), 1-11.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.