Efectos del cambio climático sobre los osos cantábricos

11 febrero, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los cambios producidos por el aumento de la temperatura global provocan que los animales tengan que adaptarse rápidamente. Algunos de ellos se quedan en el intento.

El cambio climático está provocando estragos alrededor del mundo. En la Cordillera Cantábrica (España), el aumento de la temperatura supone efectos sobre la conducta de hibernación de los osos cantábricos (Ursus arctos arctos) y también sobre su alimentación.

Estos efectos podrían acarrear consecuencias muy serias sobre la conservación de la especie. Muy dañada ya, la convivencia con el ser humano no facilita la situación. También, la destrucción del hábitat y el cambio en el uso del suelo hacen de su supervivencia una tarea compleja. Ahora, se le suman a todos estos factores los efectos del cambio climático.

¿Cómo afecta el cambio climático a los osos cantábricos?

En los años 90, desde la Fundación Oso Pardo se comenzó a estudiar la actividad invernal de la especie. En un principio, esta actividad debería ser nula, pues los osos hibernan durante el invierno.

Pero no fue así. Los rastros de osos en la nieve eran incontables, así que no cabía duda de que andaban fuera de los refugios durante el invierno. Además, podían ser vistos alimentándose en los hayedos y robledales. Estas evidencias demostraron científicamente que había osos cantábricos que no hibernaban.

Desde aquellos inicios, la temperatura ambiental —factor que hace que los osos comiencen a hibernar— no ha hecho más que aumentar. De hecho, el invierno del año 2020 fue el más cálido de todo el siglo XXI en España.

El oso cantábrico con sus crías.

El aumento de la temperatura como causa de la no hibernación en osos cantábricos

La hibernación es la adaptación más precisa de todas las especies endotérmicas, es decir, aquellas que regulan su temperatura corporal a través de mecanismos internos. Esta adaptación permite a los animales sobrevivir en épocas donde la comida escasea y la climatología es muy adversa.

Para los osos pardos, la hibernación no es solo un momento para sobrevivir a la falta de alimentos y reservar energías. Durante esta época, las osas dan a luz a sus crías en el calor de las oseras y deben salir cuando la primavera está avanzada.

Entre los años 1995 y 2018, se registraron las salidas de las osas y sus oseznos de las madrigueras. La tendencia estaba clara: en los años en los que las temperaturas medias eran más altas, las osas salían antes de tiempo de sus madrigueras.

Para los investigadores de la Fundación Oso Pardo, ya no es sorprendente que los oso cantábricos ya no hibernen, mucho menos después de inviernos tan cálidos. Las consecuencias de estos hechos pueden ser devastadoras para las poblaciones de osos en España, pero también en el resto del mundo.

El dilema de la falta de alimento

Ya ha quedado claro que existe una relación tangible entre la subida de las temperaturas y la salida temprana de osas y cachorros de la madriguera. Estos hechos, por desgracia, pueden acarrear serias repercusiones sobre la reproducción de los osos pardos.

Los osos deben emerger de la madriguera en un momento donde la comida comienza a ser abundante. Si salen antes de tiempo debido a una subida de la temperatura, aún no habrá alimento suficiente. Esto podría causar una alta mortalidad entre los oseznos, y así, cambios sobre la dinámica de población de esta especie.

Otras consecuencias para la conservación del oso pardo

Durante los inviernos, al no existir presencia de osos porque están hibernando, los montes donde viven se convierten en enclaves de otras actividades. Algunas de ellas son los deportes de montaña, el turismo de naturaleza y la caza.

Si hay presencia de osos durante el invierno, estas actividades humanas deberán replantearse, pero no tiene por qué ganar la batalla el oso. No obstante, es ya una realidad que los gestores que se encargan de regular el uso de los suelos oseros deben tener en cuenta.

Osos que se pelean.

Según Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo, esta especie requiere con urgencia un plan estratégico que ayude a mitigar las consecuencias del cambio climático. El fin de este plan sería reducir las consecuencias y ayudar a los osos a adaptarse a esta situación que supone, a día de hoy, una realidad.

  • González-Bernardo, E., Bombieri, G., del Mar Delgado, M., & Penteriani, V. (2020). The role of spring temperatures in the den exit of female brown bears with cubs in southwestern Europe. Ursus, 2020(31e13), 1-11.
  • Huber, D. 2018. Ursus arctos (errata version published in 2019). The IUCN Red List of Threatened Species 2018: e.T41688A144339998.
  • Palomero, G. (Diciembre, 2020). Los efectos del cambio climático en los osos cantábricos: menos hibernación y alteraciones en la dieta. El País. Disponible en: https://elpais.com/clima-y-medio-ambiente/2020-12-30/los-efectos-del-cambio-climatico-en-los-osos-cantabricos-menos-hibernacion-y-cambios-en-la-dieta.html