El oso pardo, características y curiosidades

Eva María Rodríguez · 21 diciembre, 2018
El oso pardo, una de las especies de osos más grandes, se extiende por todo el mundo; aunque hay una sola especie de oso pardo, hay muchas subespecies

El oso pardo (Ursus arctos) es el oso que está más ampliamente repartido por el mundo, y es que tienen una distribución geográfica extremadamente grande. Vive en los bosques y montañas de América del Norte, Europa y Asia. Su población mundial se estima en más de 200 000 individuos.

Una de las formas de identificar un oso pardo es por la joroba que tienen en la parte superior del hombro; ninguna otra especie de oso existente tiene esta joroba. Se cree que la joroba, que está hecha de músculo, hace que sea más fácil para el oso pardo cavar una guarida.

Por otra parte, los osos pardos adultos tienen colas cortas y dientes afilados con caninos inferiores curvados. Sus cráneos son pesados ​​y cóncavos. Además, las garras de los osos pardos son grandes, curvas y romas. Sus garras son más rectas y más largas que las de los osos negros. A diferencia de otros osos, como el propio oso negro, que trepa fácilmente a los árboles, el oso pardo trepa con menos frecuencia. Esto se debe su gran peso y a la estructura de sus garras.

Una de las características más conocidas de los osos pardos es que hibernan: permanecen en un largo letargo durante los meses de invierno escondidos en sus guaridas. Para poder enfrentarse a ese largo periodo de hibernación, los osos pardos tienen que pasar por un periodo de hiperfagia. Es decir, tienen que ingerir grandes cantidades de alimentos de elevado valor calórico para incrementar su capa de grasa y así tener reservas suficientes para superar la hibernación.

Los osos pardos no siempre son marrones

Los osos pardos no solo son de color marrón. Los osos pardos también pueden ser de color rojo, marrón, crema, bicolor o casi negro. A veces, las puntas de su pelaje cambian de color respecto al resto.

Otra curiosidad sobre el pelaje del oso pardo es su longitud, que varía según la temporada. En verano, el pelaje del oso pardo es más corto. En el invierno, el pelaje de algunos osos pardos puede alcanzar una longitud de 10 a 12 centímetros.

En cuanto a su tamaño, es muy variable, dependiendo de la subespecie y la disponibilidad de alimentos. Los machos son aproximadamente un 30 % más grandes que las hembras. Un oso pardo de tamaño promedio medir entre 150 y 250 centímetros, y pesar hasta 300 kilos o más.   

Hábitat del oso pardo

Hay osos pardos los Estados Unidos, Canadá, Rusia, China, Asia Central, Escandinavia, Rumania, el Cáucaso y Anatolia. También han estado en toda Europa, en el norte de África, en México y en América del Norte.

Oso pardo: hábitat

Los osos pardos habitan en una amplia gama de ecosistemas. Se han registrado viviendo en altitudes que van desde el nivel del mar hasta 5 000 metros. Habitan en bosques y prefieren regiones semiabiertas, pero también viven en la tundra, en praderas y estuarios.

En Europa, el oso pardo se encuentra principalmente en los bosques de montaña, en Siberia viven principalmente en bosques, mientras que en América del Norte prefieren la tundra, praderas alpinas y zonas costeras. Los principales requisitos de la especie son las áreas con cobertura densa, en las que pueden refugiarse durante el día.

Los osos pardos migran a áreas donde la comida es abundante según la temporada. Con el tiempo, sus entornos originales han disminuido considerablemente a medida que aumentan las poblaciones humanas.

Dieta del oso pardo

Los osos son omnívoros y, naturalmente, tienen curiosidad por comer casi cualquier cosa. De hecho, aunque los osos pardos tienen la reputación de carnívoros feroces, en realidad obtienen hasta el 90 % de sus calorías de la vegetación. Su dieta incluye hierba, bayas, raíces, carroña, carne, pescado, insectos, nueces, flores, hongos, musgo e incluso piñas.

Oso pardo: alimentación

Los osos que viven cerca de la gente pueden mostrar interés por las mascotas y el ganado, e incluso por la comida humana. En cualquier caso, los osos pardos comen hasta 40 kilos de alimentos por día en otoño y pesan el doble que cuando salen de sus madrigueras en la primavera.

Los osos pardos adultos se enfrentan a pocos depredadores. Dependiendo de dónde vivan, pueden ser atacados por tigres u otros osos. Los osos pardos dominan a los lobos grises, los pumas, los osos negros e incluso a los osos polares. Los grandes herbívoros rara vez amenazan a los osos, pero pueden herir fatalmente a uno en defensa propia o por proteger a sus crías.

Reproducción y cría

Las osas hembras alcanzan la madurez sexual entre los cuatro y ocho años de edad, y se aparean cada tres o cuatro años. Los machos suelen comenzar a aparearse un año antes que las hembras, cuando son lo suficientemente grandes como para competir con otros machos.

Oso pardo: reproducción

Tanto los machos como las hembras tienen múltiples parejas durante la temporada de apareamiento, que se extiende desde mediados de mayo hasta junio. Los óvulos fecundados permanecen en el útero de la hembra durante seis meses: se implantan en su útero mientras está inactiva durante el invierno.

Los cachorros nacen ocho semanas después de la implantación, mientras la hembra está durmiendo. La camada promedio es de uno a tres cachorros, aunque pueden nacer hasta seis cachorros. Los cachorros son amamantados por la madre hasta que ella sale de su guarida en primavera, y permanecen con ella durante unos dos años y medio. Los machos no ayudan en la crianza.

Los osos jóvenes nacidos son vulnerables, están ciegos, desnudos y pesan solo de 340 a 680 gramos. Los cachorros crecen rápidamente y alcanzan los 25 kilos a los seis meses y continúan lactando durante 18 a 30 meses mientras toman otros alimentos. Los cachorros, generalmente, permanecen con la madre hasta el tercer o cuarto año de su vida.