Conoce al oso pardo europeo

Yamila · 21 abril, 2018
Merece la pena destacar que esta especie es capaz de 'guardar' un óvulo fecundado tras la cópula hasta el otoño, y que el nacimiento se produce en su madriguera mientras hiberna

Se trata de una de las subespecies de oso pardo que existen en la actualidad y, como su nombre indica, es oriundo de Europa (entre la península ibérica y Escandinavia). En este artículo te contamos todo sobre el oso pardo europeo, un habitante del bosque.

Características y hábitat del oso pardo europeo

Dentro de las subespecies del oso pardo, el europeo es una de las más ‘famosas’, ya que habita en los bosques y tundras de todo el continente. Está presente desde la península ibérica al sur hasta Escandinavia al norte, aunque también existen poblaciones en Rusia, Italia, Austria y Europa del Este. Prefiere robledales, abedulares, hayedos, roquedos y matorrales.

Una buena manera de detectar al oso pardo europeo en el bosque es a través de sus huellas: anchas, grandes, y con uñas y dedos bien marcados. Los úrsidos son plantígrados, por lo que al andar apoyan por completo las patas. Además, se pueden ver marcas de uñas en los troncos de los árboles o colmenas de abejas atacadas.

Con una longevidad en torno a los 30 años, el oso pardo europeo puede medir hasta 2,5 metros cuando se yergue sobre sus patas traseras y pesar unos 300 kilos en la adultez. El dimorfismo sexual es bastante evidente, ya que los machos son el doble de pesados y grandes que las hembras.

Si bien se lo llama ‘pardo’, lo cierto es que su pelaje no siempre es de ese tono: puede variar según el individuo. Por ejemplo, cuando son pequeños presentan una especie de collar blanquecino, el cual desaparece con la primera muda al año de vida. Merece la pena destacar que en cada época estival el pelo del oso se renueva.

Oso pardo europeo: hábitat

No posee una visión muy desarrollada –además, sus ojos son muy pequeños– y no detecta objetos o animales cuando están inmóviles. En contraposición, tanto su olfato como su oído son muy buenos y le ayudan en lo cotidiano.

Reproducción, hábitos y alimentación del oso pardo europeo

Esta especie alcanza la madurez sexual alrededor de los cuatro años de edad; las hembras entran en celo entre mayo y julio, aunque también pueden copular antes de ovular para incrementar la posibilidad de quedar preñadas.

Una vez que el óvulo es fecundado, se lo ‘guarda’ hasta el otoño para implantarlo; en ese momento comienza la gestación, la cual dura dos meses. El parto se produce dentro de la madriguera en plena hibernación, y en cada camada puede haber hasta tres cachorros de unos 350 gramos de peso cada uno.

Los oseznos viven con sus madres durante un año y medio, y en ese periodo deben aprender todo lo relacionado a la caza y a la defensa; para entonces ya pesan unos 30 kilos. El intervalo entre los partos es de aproximadamente dos años.

Oso pardo europeo: comportamiento

El oso pardo europeo pasa todo el invierno en las ‘oseras’, donde duerme con sueño entrecortado y sin cambios en su temperatura corporal. Posee un territorio de varios kilómetros cuadrados –mayor en los machos– según la ubicación en el continente. En promedio, una hembra se desplaza en un sector de unos 350 km² y un macho alrededor de 5 400 km². 

En lo relativo a su alimentación, es omnívoro, como la mayoría de los osos (excepto el polar que es 100% carnívoro y el panda que es herbívoro). En primavera y otoño come vegetales, insectos, pequeños vertebrados y carroña, aunque sus favoritos son los panales de miel.

En el verano se trasladan a las orillas de los ríos, donde cazan con mucha habilidad a los salmones que saltan del agua. En ese momento es cuando se ‘juntan’ machos, hembras y crías; sin embargo, las madres deben alejar a los pequeños de los territoriales ‘hombres’ para evitar enfrentamientos.