5 animales de la tundra

Yamila · 29 mayo, 2018
Estas especies están adaptadas a las gélidas temperaturas de este ecosistema, en el que apenas hay vegetación; gracias al color blanco de buena parte de ellos, pueden camuflarse entre el hielo y la nieve

Se la conoce como la ‘llanura sin árboles’ y es un ecosistema caracterizado por fuertes vientos, bajas temperaturas y muy pocas lluvias. Esto no significa que no haya vida… ¡Todo lo contrario! En este artículo te informamos sobre los animales de la tundra, que llevan una existencia bastante sacrificada.

Características de la tundra

Antes de hablar de los animales de la tundra sería bueno aprender sobre este ecosistema presente en tres zonas del planeta: Ártica (Canadá y Alaska principalmente), Alpes (donde están las montañas más altas y no crecen árboles) y Antártica (incluido sur de Sudamérica y todo lo que está ‘debajo’ o bien al sur del mundo).

Debido a la proximidad con los polos, la tundra tiene un clima frío, con temperaturas bajo cero la mayor parte del año. En invierno pueden alcanzarse los -35°C y en verano no supera los 10°C. Además, se registran muchos vientos, nevadas continuas, lluvias ligeras y días completamente oscuros.

En la tundra no hay árboles; la única vegetación que sobrevive son las plantas bajas, algunas de ellas con flores. Crecen en forma dispersa, como ‘parches’ entre la nieve y las rocas.

Los animales de la tundra

En cuanto a la fauna de este ecosistema, merece la pena indicar que son especies adaptadas al clima gracias a su pelaje y capas de grasa. Muchos son de color blanco para camuflarse en la nieve y, aunque no lo creamos, hay muchos más animales de la tundra de lo que suponemos. Algunos de ellos son:

1. Caribú

También conocido como reno, es un cérvido del hemisferio norte, también presente en la taiga. Los ejemplares machos son más grandes que las hembras y, si bien ambos sexos poseen cornamenta, en los masculinos son de mayor tamaño y más ramificadas.

El caribú –foto que abre este artículo– tiene pelaje espeso de color marrón con áreas blancas, más oscuro y corto en verano. Gracias a sus pezuñas ‘sobresalientes’ de las patas puede caminar sin problemas entre la nieve y el hielo. Las hembras se agrupan en rebaños matriarcales y los machos son solitarios.

2. Perdiz nival

Este ave familiar de las gallinas habita en las regiones frías del Ártico, aunque algunas subespecies se encuentran en áreas montañosas de Asia y Europa. La perdiz nival mide poco menos de 40 centímetros, tiene una cola de alrededor de 10 centímetros y cuando abre las alas presenta una envergadura de 60 centímetros.

Perdiz nival: características

En invierno es de color blanco casi por completo, denso y voluminoso, lo que le hace ver más grande y robusto. Su patas también están cubiertas de plumas y las huellas que deja en la nieve son similares a otros de los animales de la tundra, como la liebre. Suele ser más activa por las mañanas y prefiere volar distancias cortas.

3. Lemming

Este roedor de la familia de los leminos habita no solo en la tundra, sino también en las praderas árticas y en la tundra. Se alimenta de frutos, raíces y hierbas, que acumula en una madriguera que realiza él mismo.

Animales de la tundra: lemming

El lemming es de pequeño tamaño, su pelaje es de colores brillantes en tonos marrones, amarillos y arena y su ciclo reproductivo es bastante corto, por lo cual puede convertirse en una plaga al poco tiempo.

4. Búho nival

Otro de los animales de la tundra, conocido por su belleza y por su gran capacidad para cazar a sus presas en pleno vuelo. Se alimenta de liebres, aves pequeñas, peces o roedores como el lemming.

Búho nival: características

El macho es blanco puro y la hembra presenta manchas oscuras en sus plumas. De cualquier manera, se camuflan muy bien en la nieve y el hielo. Pueden medir hasta 150 centímetros de envergadura y están muy bien adaptadas al clima ártico.

5. Zorro polar

El último de los animales de la tundra de este listado es un cánido que se lo puede observar en las laderas del norte de Eurasia y Norteamérica. Con unos 55 centímetros de largo y unos tres kilos de peso, el pelaje del zorro polar es blanco en invierno y pardo-grisáceo en verano.

Zorro polar: características

Para evitar la pérdida de calor tiene orejas muy pequeñas, y su cola es densa y larga; cuando duerme se enrolla en ella para calentarse. Es uno de los pocos que no hiberna cuando hace frío, se alimenta de aves y pequeños mamíferos, y se reproduce en marzo.