12 enfermedades comunes en cobayas

En caso de cualquier problema con la salud de tu cobaya, acude de inmediato a un profesional veterinario. Recuerda que la automedicación puede ser letal para este roedor, pues muchos fármacos como los antibióticos ocasionan serios problemas si no se aplican con control.
12 enfermedades comunes en cobayas
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 06 noviembre, 2021

Las cobayas, cuyos, conejillos de indias o cerdos de guinea suelen ser unas de las mascotas más fáciles de cuidar. Aunado a esto tienen una apariencia carismática y afelpada, lo cual las ha convertido en animales de compañía bastante populares. Sin embargo, existen algunas enfermedades comunes que pueden poner en riesgo la vida de las cobayas, por lo que es mejor estar atento.

El nombre científico de esta mascota es Cavia porcellus, la cual forma parte del grupo de los cávidos, en el que se encuentra también el carpincho o capibara. Sigue leyendo y conoce cuáles son las enfermedades más comunes en las cobayas.

¿Por qué se enferman las cobayas?

Las cobayas son animales que resisten condiciones adversas en su hábitat, por lo que no es habitual que lleguen a enfermarse. De hecho, en algunos casos ciertos agentes patógenos se encuentran dentro del organismo del animal, pero solo son perceptibles cuando se agravan. En general, la mayoría de los problemas de este roedor ocurren debido a los siguientes factores:

  • Vejez: conforme crecen, las cobayas son más susceptibles de padecer diferentes enfermedades comunes.
  • Problemas dentales: pueden ser ocasionados por herencia, lesiones o carencias de algún nutriente.
  • Problemas metabólicos: provocados por herencia, los cuales también están relacionados con patologías de los órganos reproductivos, o adquiridos a lo largo de la vida.
  • Lesiones accidentales: caídas, golpes, cortes o descuidos durante su manipulación.
  • Condiciones del hábitat inadecuadas: cuando la alimentación, la limpieza, la humedad, la temperatura o las características del hábitat no cumplen con un mínimo necesario para asegurar el bienestar del animal.
Crear juguetes para cobayas es más fácil de lo que parece.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes en cobayas?

Las cobayas pueden presentar enfermedades bacterianas, virales, parasitarias y hereditarias. Sin embargo, muchas de ellas solo aparecen cuando la calidad de vida del animal es bastante baja. Por ello, si la mascota ha estado expuesta a cambios bruscos en las condiciones de su hábitat o  a cierta insalubridad, es probable que desarrolle alguna patología.

Para evitarlo debes estar atento a cualquier cambio en los hábitos de la cobaya. Si identificas un comportamiento raro en tu mascota consulta de inmediato a un veterinario, pues la salud de tu pequeño roedor puede estar en juego. A continuación, se listan algunas de las enfermedades más comunes en las cobayas.

Diarrea

El síntoma más evidente de esta patología es la eyección de heces acuosas, que suelen ir acompañadas de bajada de peso, letargia y pérdida del apetito. En el momento en el que te des cuenta de alguno de estos signos de alerta, acude al veterinario para que pueda hacer el diagnóstico correcto.

Este cuadro es ocasionado por bacterias, parásitos o virus que afectan el sistema digestivo de la mascota. Aunque parece un signo poco importante, si no se atiende pronto la cobaya puede deshidratarse y fallecer. No intentes bajo ningún concepto automedicarla, puesto que puedes empeorar la salud del pequeño roedor.

Problemas dentales

En estos casos el síntoma principal es la salida excesiva de baba por la boca, la cual se asocia a un problema con la dentadura de la cobaya. La causa usual es un mal alineamiento de los dientes (maloclusión), lo que provoca dificultad para comer y cerrar la boca. En algunas ocasiones el cuadro se acompaña de pérdida de peso, sangrado de encías y abscesos en la boca.

De igual forma, la mejor solución es acudir al médico de manera inmediata, pues solo él puede diagnosticar bien a la mascota. Es probable que haga falta más de una visita para solucionar el problema, pero esto te lo indicará el profesional al momento de darte el tratamiento.

Conjuntivitis

Las manifestaciones más evidentes de la conjuntivitis son los ojos rojos, el lagrimeo y las costras alrededor del entorno ocular. En general este padecimiento suele ser provocado por una infección bacteriana, por lo que es necesario acudir con el veterinario para llevar a cabo el tratamiento adecuado.

Escorbuto (deficiencia de vitamina C)

Al igual que los humanos y otros animales, las cobayas no son capaces de producir su propia vitamina C. Por lo tanto, si su dieta es deficiente en este micronutriente, la mascota comenzará a presentar debilidad en los músculos, pérdida de energía, bajada de peso y diarrea.

Las consecuencias de un diagnóstico tardío son fatales, por lo que es necesario acudir al veterinario al menor indicio de la enfermedad. De hecho, según el portal del Manual Veterinario MSD, algunas dietas fortificadas con vitamina C no son muy eficientes. Esto se debe a que gran parte de este compuesto se pierde al exponerse a la luz, la humedad y el calor.

Neumonía

Esta es una de las causas de muerte más frecuentes en las cobayas, pues la infección respiratoria se suele agravar en poco tiempo. Los síntomas principales de esta enfermedad incluyen dificultad para respirar, escurrimiento nasal, conjuntivitis, estornudos, fiebre y letargia. Es provocada por microorganismos patógenos.

Por si fuera poco, esta patología es bastante contagiosa, por lo que si tienes más de un ejemplar juntos es seguro que el compañero también esté infectado. 

Cetosis

Esta enfermedad es provocada por un problema metabólico, lo cual ocasiona que se generen moléculas perjudiciales dentro del organismo (cetonas). Esto es bastante común en las últimas 2 o 3 semanas de embarazo de la cobaya, por lo que puede provocar un aborto o la muerte de los fetos.

La cetosis también afecta a los ejemplares con sobrepeso, lo que puede ocasionar complicaciones si la dieta no es adecuada. Entre los síntomas más evidentes se encuentran la bajada del apetito, la pérdida de energía, los espasmos musculares y la torpeza al caminar. A pesar de esto, en algunos casos las manifestaciones clínicas no se hacen presentes y los ejemplares enfermos fallecen de manera súbita.

Tumores o quistes

Las cobayas son susceptibles de presentar tumores o quistes en diferentes partes del cuerpo. Los lugares más habituales donde se localizan son la piel, los ovarios y el pecho (glándulas mamarias). Para un buen diagnóstico temprano recuerda llevar a tu mascota al veterinario de manera regular (sobre todo si tiene más de un año de edad).

Parásitos externos (ectoparásitos)

Los problemas de la piel suelen ser muy frecuentes en estos pequeños roedores y son bastante evidentes, al ocasionar la pérdida del cabello. Por lo general, estos cuadros clínicos son ocasionados por artrópodos (ácaros o piojos) o por hongos. No suelen ser difíciles de tratar.

Los síntomas más frecuentes son la comezón, la inflamación de la piel y la pérdida de cabello. El problema más grande en estos casos es la gran posibilidad de contagio, ya que es bastante difícil controlar la presencia de estos parásitos.

Pododermatitis

Este padecimiento es provocado por una infección bacteriana en la planta del pie, lo que ocasiona inflamación en toda la zona. Sin embargo, es un efecto secundario del descuido de heridas en las patas de la cobaya, ya que solo así la bacteria puede entrar a su cuerpo.

La causa más frecuente es el uso de jaulas metálicas sin ningún tipo de piso, lo que ocasiona heridas en las patas de la mascota si no se tiene cuidado. De igual forma, el sobrepeso y la falta de limpieza propician la infección, por lo que no es prudente dejar el hábitat sucio por demasiado tiempo.

Problemas urinarios

Las cobayas son muy propensas a desarrollar cálculos urinarios, los cuales son pequeñas piedras que se forman en la vejiga. En consecuencia, la uretra puede llegar a ser obstruida por alguna de estas estructuras, lo que impide que la mascota orine con facilidad. Según lo que evalúe el veterinario, la mascota puede necesitar alguna intervención quirúrgica.

Abscesos

Los abscesos lucen como una inflamación globosa que contiene líquido como pus. Esto se ocasiona debido a una infección que afecta a piel, nódulos linfáticos, encías, ojos y órganos internos. La mayoría de estos nódulos deben ser retirados por un veterinario, pues requieren de tratamiento y un proceso quirúrgico especiales.

Hipertiroidismo

El hipertiroidismo era una enfermedad bastante rara en las cobayas, pero su presencia aumentó recientemente. Esto puede deberse al incremento en la popularidad de la mascota, lo que eleva la cantidad de casos documentados para esta patología.

Esta enfermedad provoca que las hormonas tiroideas se produzcan sin control, lo que ocasiona diversas afecciones en la cobaya. Entre los síntomas más habituales se encuentra la pérdida de peso, la hiperactividad, la taquicardia, la caída de pelo y la presencia de periodos prolongados de sueño.

Una veterinaria examina a una cobaya.

¿Cómo evito estas enfermedades?

Para empezar, es muy importante que la dieta y el hábitat se encuentren en óptimas condiciones, pues de ello depende la mayor parte de su salud. Recuerda que las cobayas suelen ser animales delicados, por lo que cualquier deficiencia en sus cuidados puede provocar el desarrollo de una enfermedad.

Aunado a lo anterior, considera que la mayor parte de estas patologías provocan un cambio de comportamiento. Por lo tanto, si tu mascota tiene una conducta diferente a la habitual, es mejor acudir al veterinario para realizar una revisión general. Ten presente que, en cualquier caso, un diagnóstico temprano puede ser la diferencia que salve la vida de tu cobaya.

Te podría interesar...
Estrés en cobayas: todo lo que debes saber
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Estrés en cobayas: todo lo que debes saber

El estrés en cobayas puede ser muy perjudicial para su salud. La mejor manera de evitarlo es mediante unos buenos cuidados.



  • Quesenberry, K. E. (1994). Guinea pigs. Veterinary clinics of North America: Small animal practice, 24(1), 67-87.
  • Minarikova, A., Hauptman, K., Jeklova, E., Knotek, Z., & Jekl, V. (2015). Diseases in pet guinea pigs: a retrospective study in 1000 animals. Veterinary Record, 177(8), 200-200.
  • Kraemer, A., Hein, J., Heusinger, A., & Mueller, R. S. (2013). Clinical signs, therapy and zoonotic risk of pet guinea pigs with dermatophytosis. Mycoses, 56(2), 168-172.
  • Roberts-Steel, S., Oxley, J. A., Carroll, A., & Wills, A. P. (2019). Frequency of Owner-Reported bacterial infections in PET guinea pigs. Animals, 9(9), 649.
  • Quesenberry, K. & Donnelly, T., (2021). Disorders and Diseases of Guinea Pigs - All Other Pets - MSD Veterinary Manual. [online] MSD Veterinary Manual. Available at: https://www.msdvetmanual.com/all-other-pets/guinea-pigs/disorders-and-diseases-of-guinea-pigs
  • Llona, M. T., Sánchez, A., Rodríguez, S., & Guerra, R. (2016). Diagnóstico y tratamiento de hipertiroidismo en cobayas (Cavia porcellus). A propósito de un caso clínico. Clínica veterinaria de pequeños animales: revista oficial de AVEPA, Asociación Veterinaria Española de Especialistas en Pequeños Animales, 36(3), 197-204.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.