11 consejos para saber si un pez dorado está enfermo

5 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Incluso en las mejores condiciones, los peces dorados no son completamente inmunes a las enfermedades. Aquí encontraras consejos para detectar si un pez dorado está enfermo.

Muchas personas que tienen como mascota peces no suelen reparar demasiado en su estado de salud. Creen que con mantenerles el agua limpia y darles de comer es suficiente, sin embargo, de vez en cuando es conveniente prestarles un poco más de atención. ¿Nunca te has preguntado cómo puedes saber si tu pez dorado está enfermo?

Si no lo has hecho, no te preocupes. A continuación te compartiremos algunos datos que te ayudarán a entender más del tema y a no dejar pasar la visita al veterinario.

Una vez que el profesional te confirme si tu pez dorado está enfermo o no, podrás comenzar a poner en marcha una estrategia de tratamiento adecuada.

Antes de acudir al veterinario, es necesario que aprendas a detectar ciertas señales para evitar que otros peces del acuario se infecten y que el desenlace sea fatal para todos en cuestión de días.

Para poder aprender a detectar irregularidades, es bueno que observes los peces a diario para evaluar qué tal están, si presentan algún tipo de cambio en su cuerpo, si están comiendo bien o han dejado de hacerlo, si muestran algún signo de comportamiento anormal, etc., y un buen momento para hacerlo es justo antes o durante la alimentación.

1. Jadea o respira rápidamente en la superficie del agua

Si uno o más de tus peces dorados se agrupan en la superficie del agua, tragando ruidosamente justo debajo de la superficie. Esto generalmente ocurre cuando el agua no se oxigena lo suficiente como para que su pez dorado respire cómodamente, es decir tiene un agua de mala calidad.

Si la calidad del agua no mejora, el estrés de no respirar suficiente oxígeno disminuirá el sistema inmunitario. Esto provocará el desarrollo de otros síntomas de enfermedad del pez dorado. Si nota jadeo en la superficie, realiza una prueba de calidad del agua inmediatamente.

Vigila a tu pez dorado a diario.

2. Ha dejado de comer

Si un pez dorado está enfermo, un síntoma temprano a detectar es la inapetencia. Los peces dorados son criaturas naturalmente voraces y comerán casi cualquier cosa.

Por lo tanto, si un pez dorado se niega a comer es una señal de advertencia de que hay un problema que debe investigarse más de cerca.

3. Nada erráticamente o nada boca abajo

La natación errática es un signo de problemas de flotabilidad. Los problemas para nadar pueden ser causados ​​por muchos factores. Sin embargo, entre los más comunes están la enfermedad de la vejiga natatoria, la hidropesía o el resultado de la sobrealimentación.

4. Muestra apatía o poca actividad

Los peces dorados sanos nadan activamente e interactúan con su entorno. Si tienes un pez dorado enfermo que nunca se levanta de la grava, algo está muy mal y debes tomar medidas inmediatas para encontrar la causa subyacente.

Por lo general, los peces dorados enfermos que están apáticos sufren de mala calidad del agua o una infección.

5. Es lento para reaccionar ante los estímulos

Un pez dorado enfermo a menudo tiene problemas para reaccionar ante estímulos o perturbaciones en su entorno. Si, por ejemplo, el pez no parece notar la comida hasta que golpea su nariz, es posible que esté enfermo.

Busca otros síntomas de la enfermedad, prueba la calidad del agua y haz un cambio inmediato de agua si es necesario.

6. Se frota contra el vidrio del acuario y otras superficies

La incomodidad de la infección por parásitos u hongos puede inducir esta conducta. Algo está haciendo que tu pez dorado sienta picazón.

Observa si tu pez tiene un aspecto punteado. Manchas blancas son un signo de la enfermedad del punto blanco, causada por un parásito conocido como Ichthyophthirius multifiliis. También afecta a las agallas y produce una respiración irregular.

Pez dorado con aleta blanquecina.

7. Mantiene sus aletas sujetas o dobladas

Tal vez tu pez dorado sostenga constantemente sus aletas cerca de su cuerpo o esté letárgico y no se mueva mucho. Podría tratarse de parásitos o solamente un caso de mala calidad del agua.

Debes tener en cuenta que existen algunas enfermedades que pueden hacer que tu pez actúe de esta manera. Tu trabajo es buscar otros síntomas de la enfermedad.

8. Muestra sus aletas rotas o deshilachadas

Esto es a menudo un signo de estrés, especialmente si notas pequeñas venas rojas que se ramifican en las aletas. Simplemente cambiando el agua y separando a tu pez dorado de peces más agresivos puedes resolver rápidamente este problema.

Si encuentras que las aletas están empezando a deteriorarse hasta convertirse en un tocón, debes actuar inmediatamente. Tu pez dorado puede experimentar pudrición en la aleta o la cola, que es causada por bacterias, y podría atraer infecciones por hongos.

9. Parches esponjosos, manchas descoloridas o protuberancias elevadas

¿Notas una ligera pelusa en algunas áreas que no deberían estar allí? Si tu pez dorado tiene manchas decoloradas en el cuerpo o las aletas, es probable que esté sufriendo infecciones fúngicas o bacterianas. Separa al pez dorado de los demás de inmediato y realiza algunas pruebas de agua.

Si los parches decolorados en realidad se ven como pequeñas manchas blancas de sal, su pez dorado sufre la enfermedad de la mancha blanca. Esta enfermedad es bastante contagiosa.

Si se ven manchas negras, tu pez dorado enfermo tiene una quemadura de amoníaco o una infección parasitaria, aunque este parásito es muy raro en los acuarios.

Si está hinchado, tiene escamas elevadas o aspecto como una piña puede tener hidropesía, a menudo causada por infecciones bacterianas y, a veces, incurable.

10. Bultos o parásitos notables a simple vista

Los parásitos externos generalmente son visibles en el cuerpo o las aletas, y muchos causarán úlceras y bultos a lo largo de las escamas. Estos parásitos incluyen la enfermedad de la mancha blanca, gusanos de ancla, piojos de peces y trematodos.

Hay muchas maneras de deshacerse de los parásitos, desde medicamentos hasta baños de sal.

Pez dorado enfermo con protuberancias en las escamas.

11. Ojos saltones

Si uno o ambos ojos de tu pez dorado son anormalmente grandes podría ser un síntoma temprano de enfermedad.

En resumen, al reconocer tempranamente si tu pez dorado está enfermo, puedes evitar que las infecciones empeoren, se propaguen y se apoderen del acuario. No olvides que al tomar medidas inmediatas para tratar la enfermedad, tu pez dorado enfermo tiene una mejor oportunidad de sobrevivir a la infección.

  • Jaime, A., & Cristina, B. (2018). Diseño de un sistema que mejore la calidad del agua dentro de una pecera para el Goldenfish (Doctoral dissertation, Universidad de Guayaquil. Facultad de Ingeniería Industrial. Carrera de Ingeniería en Teleinformática.).
  • Carnevia, D., Perretta, A., Letamendía, M., & Delagado, E. (2010). Enfermedades diagnosticadas en organismos acuáticos de cultivo en Uruguay. Agrociencia-Sitio en Reparación, 14(3), 109-113.
  • Pérez, J. C. F. (2017). Acuariofilia: enfermedades y tratamientos de peces de acuario. Panorama actual del medicamento, 41(403), 470-476.