Víbora gariba: hábitat y características

El 20 % de los casos de mordeduras por la víbora gariba terminan en un desenlace fatal.
Víbora gariba: hábitat y características
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 20 marzo, 2022

La víbora gariba (Echis carinatus) proviene de Asia y es considerada una de las especies más venenosas de la zona. Está clasificada como una de las cuatro serpientes que ocasionan la mayor cantidad de accidentes ofídicos. Sus toxinas tienen una increíble capacidad necrótica y letal, por lo que el encuentro con este espécimen puede terminar en una fatalidad.

Esta especie pertenece a la familia Viperidae, en la cual se encuentran ejemplares como la serpiente terciopelo, la serpiente cascabel y la víbora gabón. La mayoría de ellas tienen venenos peligrosos, pero no se pueden comparar con el increíble veneno de la víbora gariba. Sigue leyendo este espacio para que conozcas más sobre este ejemplar.

Hábitat de la víbora gariba

La víbora gariba es originaria de Asia, Medio Oriente e India, por lo que suele preferir hábitats áridos y bastante secos. A pesar de esto, se le puede encontrar en una gran diversidad de ambientes que incluyen desiertos, selvas, bosques, praderas abiertas, campos de cultivo y terrenos rocosos. Utiliza la arena, las rocas y los matorrales como escondite principal durante el día.

Las víboras gariba tienen la extraña costumbre de enterrarse en la arena o esconderse para mantenerse ocultas. Aunque también son capaces de escalar pequeños arbustos para aprovechar la altura y sorprender a sus presas.

Características físicas

Esta víbora tiene un tamaño de entre 30 y 80 centímetros de largo. Su cabeza triangular es pequeña y tiene una punta redondeada, pero se logra distinguir bastante bien del resto de su cuerpo. Los ojos se pueden percibir un poco protuberantes por las 4 escamas que conforman su borde superior. Las pupilas son verticales, mientras que en la superficie de su cabeza se visualiza una marca en forma del signo más (+).

La coloración de su cuerpo sigue dos diseños distintos. En el dorso se observan coloraciones cafés, grises o rojizas, con manchas blancas que forman patrones curiosos. Por su parte, el vientre tiene una tonalidad blanca y varias manchas oscuras.

Esta especie se caracteriza por tener un cuerpo áspero al tacto, ya que sus escamas dorsales exhiben un tipo de irregularidades que asemejan a sierras. De hecho, su nombre en inglés hace referencia a esta característica “saw-scale viper” (víbora de escamas de sierra).

Veneno imponente

El veneno que produce la víbora gariba es muy tóxico y peligroso, pues su efecto en el cuerpo ocasiona una desregulación de los factores de coagulación. Esto conduce a una hemorragia grave que si no es atendida puede resultar fatal. Gracias a ello es considerada como una de las 4 serpientes más peligrosas de Asia.

Sin embargo, el veneno no solo produce estos efectos en el cuerpo, sino que también ocasiona la necrosis del músculo. Esta es la razón por la que a pesar de sobrevivir a la mordida, es muy probable que las víctimas tengan que amputarse alguna parte del cuerpo para evitar complicaciones.

Según un artículo publicado en la revista Nature Communications, este efecto necrosante no es producto de las toxinas. De hecho, lo ocasiona el sistema inmunitario al intentar limitar la dispersión del veneno a todo el cuerpo, pues crea redes para atrapar las moléculas perjudiciales. El problema es que esto termina obstruyendo el paso de la sangre y ocasiona la asfixia del músculo.

Es normal pensar que si se evita la creación de estas redes es posible salvar al músculo. Sin embargo, sin este método de contención que genera el sistema inmunitario, el veneno podría avanzar más rápido por el torrente sanguíneo y mataría al paciente. Aunque no es sencillo llegar a una respuesta concreta, es muy probable que pronto se pueda evitar la necrosis sin poner en riesgo la vida de la víctima.

Comportamiento

La víbora gariba tiene hábitos nocturnos, por lo que se mantiene inactiva la mayor parte del día. Aprovecha gran parte de la tarde para tomar el sol y regular su temperatura. Al ser un reptil ectotermo, esta actividad es fundamental para llevar a cabo su vida diaria.

Además, a esta especie se le suele conocer por su conducta agresiva, ya que ataca al menor indicio de peligro. Esto hace que sea temida por los pobladores por el riesgo que representa al ser una víbora venenosa y letal.

Alimentación de la víbora gariba

La víbora gariba puede alimentarse de una gran variedad de presas. Esto incluye mamíferos, aves, serpientes más pequeñas, lagartijas, anfibios e invertebrados. Su forma de cazarlos es simple, los acecha mientras espera que sus víctimas se descuiden. En el momento justo, se abalanza sobre ellos para inyectarles su veneno e inmovilizarlos. Con esto tiene tiempo suficiente para engullirlos sin prisa.

Reproducción

La época reproductiva de esta especie inicia en invierno y los machos comienzan combates entre ellos para definir su derecho a procrear. Para esto, ambos rivales se paran frente a frente y comienzan a aventarse con el objetivo de derribarse. Estas peleas no ocasionan daños al rival, pues solo buscan hacer que se rinda por medio de empujones.

Únicamente los machos ganadores tienen acceso a las hembras, por lo que copulan con ellas justo después del combate. Las víboras gariba son ovovivíparas y comienzan su gestación al terminar el apareamiento. En el momento del parto, cada camada de esta especie contendrá entre 8 y 29 crías.

Estatus de conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza considera que la víbora gariba es una especie de menor importancia. Esto significa que por el momento no afronta ningún riesgo crítico, aunque esto puede cambiar en apenas unos años. Hay que recordar que la especie representa una amenaza para la población, de modo que se podría ocasionar un conflicto que ponga en peligro a la especie.

Te podría interesar...
Víbora de sangre: hábitat y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Víbora de sangre: hábitat y características

Conoce a la víbora de sangre y todo lo relacionado con ella, una serpiente fascinante que es constrictora y venenosa a la vez.



  • Ananjeva, N.B., Orlov, N.L., Papenfuss, T., Anderson, S., Srinivasulu, C., Srinivasulu, B., Thakur, S., Mohapatra, P., Kulkarni, N.U., Deepak, V., Egan, D.M., Els, J., Borkin, L., Milto, K., Golynsky, E., Rustamov, A, Nuridjanov, D. & Munkhbayar, K. (2021). Echis carinatus. The IUCN Red List of Threatened Species 2021: e.T164694A1068235. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2021-3.RLTS.T164694A1068235.en.
  • Katkar, G. D., Sundaram, M. S., NaveenKumar, S. K., Swethakumar, B., Sharma, R. D., Paul, M., ... & Kemparaju, K. (2016). NETosis and lack of DNase activity are key factors in Echis carinatus venom-induced tissue destruction. Nature communications, 7(1), 1-13.
  • Patra, A., Kalita, B., Chanda, A., & Mukherjee, A. K. (2017). Proteomics and antivenomics of Echis carinatus carinatus venom: Correlation with pharmacological properties and pathophysiology of envenomation. Scientific reports, 7(1), 1-17.
  • POZZANO, V. (1987). Reproduction of Echis pyramidum (Geoffroy Saint Hilaire, 1827) in captivity. Litteratura Serprntium, 272-7.
  • Rhadi, F. A., Rastegar-Pouyani, N., Karamiani, R., & Mohammed, R. G. (2015). First record and range extension of Saw Scaled Vper, Echis carinatus sochureki Stemmler, 1969 (Squamata: Viperidae), from AL-Basra, Southern Iraq. Amphibian and Reptile Conservation, 9(2), 6-9.
  • Sengupta, S. R., Tare, T. G., Sutar, N. K., & Renapurkar, D. M. (1994). Ecology and distribution of Echis carinatus snakes in Deogad Taluka and other areas of Maharashtra State, India. Journal of Wilderness Medicine, 5(3), 282-286.
  • Warrell, D. A., & Arnett, C. (1976). The importance of bites by the saw-scaled or carpet viper (Echis carinatus): epidemiological studies in Nigeria and a review of the world literature. Acta tropica, 33(4), 307-341.
  • Mohammed, M. R., & Yousif, U. H. (2019). Morphometric and meristic characteristics of Echis carinatus (Schneider 1801) inhabiting Al-Qadisiyah Governorate, Iraq. Marsh Bulletin, 14(2).
  • Khan, M. S. (2002). Notes on saw-scale viper Echis carinatus and its status in Pakistan. Pakistan Journal of Zoology (Pakistan).
  • Kasturiratne, A., Wickremasinghe, A. R., de Silva, N., Gunawardena, N. K., Pathmeswaran, A., Premaratna, R., ... & de Silva, H. J. (2008). The global burden of snakebite: a literature analysis and modelling based on regional estimates of envenoming and deaths. PLoS medicine, 5(11), e218.