Tratamientos para la depresión en gatos

16 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Gonzalez Juarez
Aunque no lo parezca a primera vista, los animales domésticos también pueden sufrir patologías mentales. Es necesario buscar tratamientos para la depresión en gatos cuando esta se presenta, ya que su salud mental también es importante.

La salud mental es una de las grandes olvidadas en la medicina, especialmente en los animales. Para que puedas conocer más sobre este tema y cómo ponerle remedio a los desajustes emocionales de tu mascota, aquí tienes algunos tratamientos para la depresión en gatos.

Como tutores de otra especie, es posible que a los humanos nos cueste reconocer los signos de la depresión en los felinos, por lo que en primer lugar podrás leer una descripción de los signos de la depresión. No te los pierdas.

Signos de depresión en gatos

Sí, los gatos también pueden deprimirse, como cualquier otro animal capaz de sufrir. Estos seres vivos son capaces de experimentar la pérdida de un ser querido, desestabilizarse al perder su libertad si antes salían a la calle o ver su tranquilidad mermada al sufrir un cambio muy brusco en su ambiente.

Todas estas razones, entre otras, promoverán que tu compañero felino sienta tristeza. Por desgracia, si esta no se trata a tiempo, puede cronificarse y derivar en una depresión. Si tu gato muestra alguno de estos comportamientos, es posible que esté sintiendo un fuerte malestar:

  • Anorexia: el gato deja de comer o come menos. Lo notarás porque su cuenco no se vacía, el felino no pide comida y es posible que también lo veas bajar de peso.
  • Anhedonia: la anhedonia consiste en la incapacidad para sentir felicidad, lo que en gatos se manifiesta con inactividad, ausencia de juego y/o de acicalamiento o aislamiento durante largos periodos de tiempo. En este estado de ánimo, es común verlos aletargados, pero sin signos de estar a gusto —como entrecerrar los ojos—.
  • Hipersomnia o sueño alterado: al ser animales que duermen muchas horas y durante el día, este signo es difícil de detectar en gatos. Sin embargo, si crees que aun así tu mascota está durmiendo demasiado o lo hace en horas que no son las habituales, deberías sospechar de una patología emocional.

Como ves, los síntomas de la depresión en gatos son bastante parecidos a los de los humanos. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones que se detallan más abajo.

Limpiar la nariz a un gato no es difícil.

Ansiedad y depresión: diagnóstico diferencial

Es importante distinguir entre los trastornos de depresión y de ansiedad, ya que pueden dar lugar a los mismos signos comportamentales, pero son procesos opuestos. Si observas alguno de estos comportamientos en tu compañero felino, puede que se trate de ansiedad y no de depresión:

  • Vocalizaciones excesivas: si el gato maúlla continuamente o a horas que no suele hacerlo, es posible que algo le provoque ansiedad.
  • Deposiciones anormales: si no está usando la caja de arena o esta se encuentra sucia y desordenada, también es sospechoso.
  • Agresividad: por lo general, cualquier cambio brusco de carácter puede ser indicativo de que algo pasa.
  • Comportamientos obsesivos: acicalarse en exceso, mordisquearse los dedos, caminar en círculos o arañar continuamente el mismo mueble son ejemplos de estas estereotipias.

También es muy importante descartar trastornos de origen físico que puedan estar afectando al ánimo del animal. De hecho, un examen de su salud fisiológica es necesario antes de aplicar los tratamientos para la depresión en gatos.

Tratamientos para la depresión en gatos

Una vez tengas el diagnóstico correcto, es hora de pasar a la acción. Aquí tienes varias medidas que puedes tomar para prevenir y curar la depresión en tu gato de una vez por todas.

Enriquecimiento ambiental

Es común pensar que no sirve de nada buscar al felino con juguetes, pues ya está deprimido y no les hace caso, pero nada más lejos de la realidad. Estimularlo a jugar y darle cosas nuevas que explorar lo motivarán a salir de su letargo e iniciarás el proceso de recuperación.

No solo existen juguetes para tratar la depresión en gatos: las golosinas estimularán su apetito, el enriquecimiento olfativo los hará moverse para investigar y los juegos de inteligencia pondrán en marcha su cerebro. Estas son solo unas de las múltiples opciones que hay.

Mucho cariño

¿A quién no le viene bien el cariño cuando está triste? Pasa tiempo con el gato, acicálalo, juega, háblale: dale amor, en definitiva. No se debe pensar en ello como la panacea —pues un trastorno depresivo no solo se arregla con mimos—, pero es la base necesaria para la recuperación.

Sin embargo, cuidado con reforzar las conductas depresivas con cariño. Sobra decir que castigar al animal por ellas está prohibidísimo.

Favorece su tranquilidad

Mantener un ambiente tranquilo y libre de estresores es fundamental para evitar agravar la depresión o crear ansiedad. La música ambiental para gatos o el uso de feromonas son medidas cada vez más usadas para esto.

Además, puede que tu gato pase muchas horas inactivo, pero no está descansando bien. Proporcionarle una cama más mullida o mantas calientes puede ayudar a mejorar su descanso y prevenir que su déficit agrave el estado depresivo del felino.

Hierba gatera o catnip

Esta hierba que tanto atrae a los felinos contiene una sustancia llamada nepetalactona en sus tallos, hojas y semillas. Este componente puede producir euforia en los gatos, pero no debe administrarse a la ligera.

Normalmente, los tratamientos que incluyen la hierba gatera están muy controlados para que no produzcan sobredosis ni adicción en ellos. Además, es posible que tu gato no sea sensible a esta sustancia: solo 1 de cada 3 felinos experimenta sus efectos.

Tratamientos para la depresión en gatos con medicamentos

La farmacología puede ser una buena base para tratar una depresión en tu felino si esta es muy fuerte, pero nunca debe ser la única medida. Los antidepresivos producen adicción y tienen ciertos efectos secundarios que no siempre son fáciles de sobrellevar.

Los principios activos más usados son la clomipramina y la fluoxetina —también conocida como Prozac en medicina humana—. Deben ser recetados y dosificados exclusivamente por un veterinario.

La depresión en gatos se puede tratar con medicamentos.

La prevención como la mejor arma

A veces no es posible evitar una depresión, pues la vida da muchas vueltas y las mascotas también sufren los efectos de una pérdida o la tensión de una rutina agobiante. Las enfermedades mentales son como las físicas: con tratamiento y paciencia, el animal debería experimentar una clara mejoría.

Como apunte final, es importante recalcar 2 cosas: si quieres evitar la aparición de la depresión en gatos, debes cuidar su vida emocional. Si tienes que tratarla, es necesario acudir a un experto en comportamiento animal.

Contreras, G. C. IV. Semiología comportamental del paciente felino. ETOLOGÍA CLÍNICA VETERINARIA DEL GATO, 85. Bueno, R. Á. (2020). Etología felina: Guía básica sobre el comportamiento del gato. veterinaria. Villani, N. A. (2011). Heritability and Characteristics of Catnip Response in Two Domestic Cat Populations. University of California, Davis.