Tortuga mora: características, comportamiento y hábitat

Eugenio Fernández · 11 noviembre, 2018
Conoce cómo diferenciar una tortuga mora de una mediterránea, pese a que ambas se parecen mucho físicamente.

La tortuga mora (Testudo graeca) es una de las pocas especies del género Testudo existentes, y una de las tortugas de tierra más conocidas; de pequeño tamaño, esta tortuga está ligada al Mediterráneo y habita en los tres continentes que lo circundan.

Características de la tortuga mora

Su nombre científico significa tortuga griega ya que su caparazón recordaba al de los mosaicos griegos, sin embargo es más correcto el nombre común de tortuga mora ya que hace referencia a gran parte de su distribución.

Al igual que otras tortugas, la tortuga mora es una especie longeva que puede llegar a los sesenta años de edad. Dada su diversidad de subespecies y edades, es difícil dar un peso medio: por ejemplo, en Bulgaria se han visto ejemplares de siete kilos, mientras que los ibéricos no suelen llegar a los 600 gramos.

Su caparazón es abombado, con tonos verdosos tirando a negros sobre fondo amarillo. La placa que hay sobre la cola está sin dividir, lo que hace fácil su identificación si conoces este detalle.

Características de la tortuga mora.

Comportamiento de la tortuga mora

Al igual que otras tortugas de tierra, en la hibernación en la cual se quedan enterradas, le sigue un cortejo bastante insistente por parte del macho. Llegan a la madurez sexual alrededor de los 10 años, y el sexo viene determinado por la temperatura a la que se incuban los huevos.

Hay que destacar que al igual que otras especies, las crías de tortuga rompen el huevo gracias a un tubérculo córneo temporal en las narinas a modo de pico, el cual desaparece a los pocos días ya que este es su único objetivo.

Como muchos otros quelonios, han demostrado poseer la inteligencia de los reptiles más astutos, y se ha comprobado que pueden reconocer personas. También poseen una excelente orientación y pueden seguir la mirada de otros individuos, una característica que antiguamente se pensaba que apenas ninguna especie animal la podía ejercer.

Diferencia entre tortuga mora y mediterránea

Se hace en ocasiones complicado diferenciar a esta tortuga de la tortuga mediterránea, sin embargo hay que saber que en el caso de la especie mediterránea tenemos un capuchón córneo en la cola, mientras que no presenta los tubérculos córneos de la tortuga mora situados en los muslos.

Normalmente, la tortuga mediterránea si posee la placa supracaudal dividida en dos, aunque hay ejemplares sin esta partición. Otra diferencia es la primera placa vertebral, que es más grande que la segunda en la especie mediterránea, y más pequeña en la mora.

Hábitat de la tortuga mora.

Hábitat de la tortuga mora

La tortuga mora se puede encontrar en Italia, Grecia, España, Turquía, la costa del Mar Negro y algunas islas del Mediterráneo. En Asía aparece en Irán, Siria o Israel, mientras que en África puede encontrarse en gran parte de la costa del norte del continente, como en Marruecos o Argelia.

En estos países podemos encontrar a la tortuga mora en paisajes áridos, donde predomina el matorral y el arbusto de pequeño tamaño. En España habita la subespecie Testudo graeca graeca, y puede encontrarse en Murcia y Doñana, aunque existe una pequeña población residual en Mallorca.

Durante años se desconocía como había llegado la tortuga mora a la Península Ibérica, e incluso se llegó a pensar que la especie había sido introducida. Sin embargo, la llegada a España se produjo hace 20.000 años, una edad previa a la expansión marítima de los pueblos del mediterráneo.

La especie se encuentra en peligro de extinción en la Península Ibérica, principalmente porque el ser humano la adquiere como mascota, pues hay que recordar que nuestro país es considerado como una de las puertas al tráfico ilegal de animales en Europa.

Pérez, I., Giménez, A., Anadón, J. D., Martínez, M., & Selma, M. Á. E. (2002). Patrones de actividad estacional y diaria de la tortuga mora (Testudo graeca L. 1758 ssp. graeca) en el sureste de la Península Ibérica. In Anales de Biología (No. 24, pp. 65-75).