Todo lo que necesitas saber sobre la displasia de cadera en gatos

Yamila · 21 abril, 2019
En este artículo te contaremos todo lo que deberías saber sobre la displasia de cadera en gatos, una enfermedad que quizás no es tan frecuente, pero que tiene consecuencias indeseadas

Si bien es algo poco común, y que tiene que ver con lo genético, es importante conocer este trastorno que afecta el andar natural de los animales. En este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre la displasia de cadera en gatos.

¿Qué es la displasia de cadera en gatos?

Se trata de un problema poco común en los felinos, y es que suele ser más habitual en los perros. Básicamente, la displasia de cadera produce un desarrollo anormal y una degeneración en las articulaciones de esa zona.

Existe cierta predisposición hereditaria a padecerla; la raza Maine Coon y las hembras la sufren más que otros y en casos graves puede derivar en huesos que se alojan de forma irregular, cartílagos dañados por movimientos poco naturales, artrosis por cojera y hasta dolor paralizante.

La displasia de cadera en gatos comienza cuando el animal es cachorro, es decir, cuando sus huesos aún no se han desarrollado por completo, pero se hace más grave con el paso del tiempo. Las dislocaciones y los daños en los cartílagos van generando microfracturas que impiden al animal caminar bien, trepar, saltar o jugar.

Miedo a la visita veterinaria

¿Cuáles son los síntomas de la displasia de cadera en gatos?

Si bien el diagnóstico lo debe realizar un veterinario, como dueños de la mascota tenemos la ‘obligación’ de prestar atención a ciertos síntomas o señales que puedan alertar de displasia de cadera en gatos:

1. Menos actividad

Muchas veces se atribuye el descenso de la actividad en los gatos a la edad, pero los adultos y ancianos sanos también corren, saltan y trepan árboles. Por lo tanto, si tu mascota deja de jugar o hacer ciertas actividades como antes, es necesario que la lleves a la consulta.

2. Dolores

La displasia de cadera en gatos es muy dolorosa, por lo que es normal que el animal se queje ante alguna postura, movimiento o pisada. Si lo tocas en la parte de la espalda baja quizás maúlle fuerte; no es porque no le gusten las caricias, sino porque le duele.

3. Chasquidos

Presta mucha atención a los ‘sonidos’ que hace tu gato al caminar, dormir o moverse. Cuando hay displasia es normal que se escuche un chasquido en la cadera. Principalmente, esto sucede cuando se quiere levantar después de haber pasado varias horas echado o tumbado en la cama o manta.

Displasia

4. Hombros ensanchados

Otro de los síntomas de displasia de cadera en gatos es ver que la parte delantera está cada vez más ancha o agrandada. ¿A qué se debe? A que el animal ha modificado sus movimientos y todo el peso del cuerpo lo lleva hacia adelante. Es como si fuese al gimnasio y solo entrenase el torso.

5. Espalda arqueada

En relación a lo anterior, la displasia causa cambios en su columna vertebral. Cuando camina debe volcarse hacia delante y, para no generar peso en las patas traseras, encorva la espalda. Verás que casi no apoya sus almohadillas de atrás para moverse. También es probable que lo veas cojear.

Tratamiento de la displasia de cadera en gatos

Debido a que existen otras enfermedades que también provocan síntomas similares, la displasia de cadera en gatos no siempre se diagnostica como corresponde. En muchos casos, la cojera extrema –de uno o dos lados– es la prueba fehaciente de que sufre este trastorno.

El veterinario se encargará de estudiar las articulaciones de la cadera y se le harán radiografías en la zona de la pelvis para identificar el problema. Una vez que haya sido diagnosticada, existen diferentes tratamientos para paliar los síntomas y evitar que siga avanzando. Hasta el momento, no hay cura para la displasia de cadera en gatos.

Se puede incluir terapia física, restricción de las actividades, uso de antiinflamatorios por vía oral o inyectable, control de peso y, en casos más avanzados, una cirugía que hasta puede incluir un reemplazo total de cadera.

  • Moraleda, L., Albiñana, J., Salcedo, M., & Gonzalez-Moran, G. (2013). Displasia del desarrollo de la cadera. Revista Espanola de Cirugia Ortopedica y Traumatologia. https://doi.org/10.1016/j.recot.2012.10.005